lunes 26 de junio del 2017

“Actuar es una experiencia enriquecedora y gratificante”

Madura cantante de gran sensibilidad y talento, y flamante actriz, María Emilia Sapegno comparte con nosotros sus elecciones musicales, la pulsión que la recorre cuando canta, y su nuevo desafío actoral, entre otros aspectos.

sapegno mariaIntegrante desde 2013 del legendario “Grupo de Jazz Santa Rosa”, agrupación que con la entrada de María Emilia en la voz, sale de la línea de jazz puramente tradicional incorporando temas de jazz contemporáneo, y da forma de esta manera al último trabajo discográfico “Tradicional y más…”.

Se define como una buscadora, y probablemente ésta sea la razón que la llevó a lanzarse en la aventura teatral de la mano de la joven directora Leticia Hernando. Esta nueva andanza se llama “Harina”, y se pondrá una vez más en escena en el espacio "Ruido y Nueces" de General Pico este sábado 6 de junio.

Ésto es lo que conversó con Telón Pampeano:

¿Cómo comenzó tu inclinación por la música? ¿Quiénes fueron tus primeros referentes?
Mi primeros recuerdos sobre música son de las guitarreadas donde siempre cantaba mi papá, a veces con sus amigos, en asados, fiestas familiares, siempre destacándose por su potente voz de tenor, interpretando intuitivamente temas de blues, bossa nova, además de folclore y boleros. Y los discos que me hacía escuchar mi abuelo de chiquita en General Pico; de Cafrune, Julia Elena Dávalos por ejemplo. Mis referentes son primero Ella Fitzgerald, Liza Minelli, Barbra Streisand, Sarah Vaughan, principalmente cantantes de jazz.

En tu familia todos han trazado un rumbo artístico, ¿de qué manera influyeron tus padres en ésto?
Mis padres son contadores públicos, pero con una fuerte vocación artística ambos, ejercieron su profesión durante muchos años, y cada uno en su arte se desarrolló de manera amateur, y nosotros, con mis hermanos, tuvimos el privilegio de elegir la carrera que quisiéramos seguir sin ningún condicionamiento, y nos hemos desarrollado cada uno por caminos distintos, pero relacionados, en el arte.

¿Te formaste musicalmente?
Mis estudios formales en la música comenzaron a los 7 años. En Bellas Artes de Santa Rosa, empecé la carrera de Música con profesores como Clementina Dorado de Hernández y Anibal Olié, entre otros, y hasta los 9 concurrí a ese lugar, aprendiendo mucho, pero luego me surgieron otras inquietudes y dejé. Lo aprendido en esos pocos años jamás me lo olvidé. Intenté hace dos años cursar la carrera de Música pero esta vez en la Escuelita del Centro Municipal de Cultura, pero el tiempo, las prioridades y la edad me jugaron en contra esta vez. Es algo pendiente…Pero en el canto participé siempre en coros, los años en Buenos Aires no tuvieron mucho canto, hasta que empecé a estudiar Canto Lírico con un profe, y al volver a Santa Rosa, fue con Sylvia Zabzuk que aprendí y tomé clases grupales e individuales varios años. Cuando viene algún cantante y da una clínica, participo seguro, y quiero seguir estudiando canto porque es fundamental para que la voz no decaiga, y desarrolle su potencial al máximo.

¿Cuándo descubriste que tenías ese swing para el jazz?
No concibo otro ritmo como primero en mi lista de géneros para interpretar, me gustan los boleros, el tango, cantar en otros idiomas y ritmos, pero desde que recuerdo me inclino por el jazz, lo siento.

¿Qué figuras te gustan dentro del del jazz y la improvisación, en cuanto al uso de la voz como instrumento?
Ella Fitzgerald fue la más grande, también me gustan mucho Uteh Lemper, Lisa Stanfield, Bobby McFerrin, Dee Dee Bridgewater, Esperanza Spalding, y otras y otros, seria interminable la lista.

¿A quién has visto en directo que te ha parecido colosal? ¿A quién te hubiera gustado ver?
Fui a ver, hace un par de años a Uteh Lemper a Buenos Aires y a Liza Minelli. Liza ya no es la misma claro, pero la vi, y para mí fue mucho. Me hubiera gustado ver a Ella, pero hay algunas que se le acercan en talento y quizás las vea algún día.

La historia del Grupo de Jazz Santa Rosa señala que en 2013 y 36 años después de su creación, por primera vez una mujer entra a formar parte de la agrupación. ¿Qué te ha aportado pertenecer al grupo y qué sentís que le has aportado vos?
Pertenecer al grupo primero me aportó nuevos amigos, talentosos amigos, y luego el compartir con ellos los ensayos y los distintos escenarios, tocando jazz, es lo máximo para mí. Además he aprendido mucho de su experiencia en escenarios nacionales e internacionales.

Del primer recital de jazz que diste, ¿qué recuerdos tenés?
El primer show en el que participé fue en el año 2004 creo y fue un día que tocaba CAS, el grupo en el que participé primero, al volver de Buenos Aires, en el bar de la esquina de Lisandro de la Torre y Garibaldi, canté dos temas a modo de prueba a la tarde y me dijeron que cantaba a la noche, me morí de los nervios pero me encantó.

¿Qué música estás escuchando mientras respondés a la entrevista?
En este momento estoy escuchando a Johann Strauss.

Pasando a tu flamante vertiente actoral, ¿dudaste en aceptar cuando Leticia Hernando te propuso interpretar “Harina”?
Dudé en aceptar el desafío de intentar actuar 5 minutos, pero lo tomé como un juego y una prueba, sabía que con Leticia iba a estar todo bien.

Actriz y directora nóveles, ¿Cómo fue esta experiencia?
La experiencia fue como lo supuse, muy enriquecedora y gratificante, Leticia es excelente persona y profesional, y muy amorosa en sus indicaciones, muy talentosa además. Y en cuanto a la prueba de actuación, no se como será para los demás, pero yo la paso genial.

¿Qué despertó en vos tu encuentro con María Emilia, actriz?
Me despertó mucha alegría primero, después mucho disfrute, intenso muy intenso, porque es distinto a cantar, me provoca menos presión, quizás porque no tengo que preocuparme por la afinación o corrección tanto como lo hago cuando canto, y es mas fluido para mi, simplemente fluyo. Nunca había surgido en mí la inquietud por actuar, todo es culpa de Leticia.

A partir de esta revelación, ¿te seduce seguir participando en obras de teatro?
Por supuesto que quiero seguir, ahora entiendo mejor a mis amigos directores y actores cuando hablaban de la actividad, de la pasión que sienten, recién empiezo pero ya me encanta, ojalá pueda tener nuevos desafíos actorales, y en grupo estaría genial para mi, seria probarme en algo distinto, cosa que me seduce siempre.

A horas de estrenar para el público, ¿qué sensaciones te atrapan?
Ansiedad y alegría, no puedo sentir otra cosa, pero no quiero estar ya ahí, disfruto desde el momento en que Leticia me dice: ¿podrías hacer Harina tal fecha en tal lugar?, es la segunda vez que lo hacemos en un lugar que no sea Santa Rosa, y es todo un desafío también exponerte a un público que no es el que más o menos conocés ya. Para el estreno en Santa Rosa, veremos.

¿Cómo está estructurado el unipersonal?
Es una sucesión de historias que esta mujer, Rosalía, -que sólo tiene sus recuerdos-, comparte desde su humilde cocina.

En tu camino, son varias las disciplinas en las que has puesto el cuerpo y el alma, ¿cómo te definís?
Como una buscadora.

Siempre nos queda algo en el tintero. Concretamente te gustaría añadir…
Que no hay nada más lindo que conocer, saber, querer y fluir, es lo que fui aprendiendo y lo aplico en todos los órdenes, y comparto para quien quiera.

logo

La Pampa // Argentina

NO TE PIERDAS LAS ULTIMAS NOVEDADES!
CONECTA CON NOSOTROS.