martes 25 de julio del 2017

LA MUSA, UN PERRO AMBULANTE

 salazar rota

Salazar Luna exhibe "Los senderos del perro azul" en el Museo Verde

En las acogedoras salas del Museo Provincial de Artes se puede visitar hasta el 30 de julio la exposición ”Los senderos del perro azul”, del artista chileno radicado en Suecia, Salazar Luna. Se trata de un proyecto inspirado en los perros callejeros o más bien sin dueño, que ambulan sin destino y van dejando huellas marcadas sobre caminos y senderos. Huellas que a su vez se abren paso por distintos continentes y revelan las inspiraciones del pintor. Huellas en las que predominan los azules, -aunque casi siempre aparece el toque cálido-, en una composición abstracta personalísima. Huellas que denotan una creatividad sin imposiciones, ni estilos preconcebidos y que invitan al espectador al cautivante juego de interpretaciones.

Las obras de Salazar Luna no llegaron solas a La Pampa. El artista está aquí, con su presencia inquieta y extrovertida. Con mucho para compartir sobre su hacer y en especial sus lazos de amistad, que lo unen a esta tierra pampeana en la que pasó varios años y que le permitió dar sus primeros pasos en el arte.

Y qué puede haber más interesante en una apacible siesta pampeana que conversar con un artista, poder adentrarse en su universo creativo y en los singulares pasos de este perro azul que con sus huellas cobra vida en las salas del "Verde". Así, en un recodo del museo hablamos sobre su recorrido artístico, la importancia de la creatividad, y ese sentimiento que lo habita de que aún hay mucho por aprender, por descubrir y por buscar. Ésta fue la charla:

- ¿Cómo se dio tu vinculación con el arte?
De chico vivía en Maitecillo, un pueblo ubicado en la costa chilena , y tenía en esa época un amigo que se dedicaba a las artes, Pablo Goldenberg. Vivíamos casa de por medio, y yo siempre lo acompañaba a las exposiciones, hasta que un día -yo tendría unos 20 años- le pedí que me enseñara a pintar. Y nunca me olvido sus palabras: "Para hacer arte lo más importante es la creatividad, no necesitás nada, con cualquier cosa podes hacer arte, instalaciones, usar desechos.
Entonces quise hacer algo de eso, yo trataba de copiarlo, en el estilo, en todo, pero experimentando por mi cuenta. Un día intenté hacer un mural y cuando le pedí su parecer me dijo que estaba bien, pero que la academia era importante, para aprender composición y otros aspectos técnicos.

-¿Seguiste su consejo, o te hiciste de manera autodidacta?
Siempre autodidacta, aprendí observando. También tomando talleres, trabajando con artistas. En una ocasión un artista de origen cubano fue a Suecia, lo invité a mi casa, y así me fue explicando ciertas cosas.

-Pero antes de Suecia estuvo La Pampa...
Si , con el golpe me vine a Argentina y me establecí en La Pampa. Al principio me dedicaba más a la instalación. En el año 85 pude realizar mi primera exposición, en el actual Museo de Historia Natural, que tenía salas de arte. Aquella muestra me permitió conocer a dos grandes artistas y amigos: Eduardo Di Nardo y Alfredo Olivo. Pero no fue fácil convencer a las autoridades del museo de hacer la exposición ya que yo solo tenía una idea, y ningún modo de mostrar lo que pretendía montar. La sala del pensamiento estaba libre y me la ofrecieron. Como yo trabajaba en obra me procuré materiales, y ya tenía el concepto clarísimo: quería denunciar lo que estaba pasando en Chile. Resultó una muestra muy fuerte. Encontré una canción chilena: Chile lindo, cargué un ruberoid de rostros, una línea simulando alambres de púa, abajo decía "Ayúdeme usted compadre...", los colores de la bandera chilena al revés. También presenté una jaula de alambre de púa, dos cuadros hechos con radiografías intervenidas. Esta muestra fue el puntapié inicial y me abrió muchas puertas.
Después me hice amigo de Gustavo Gaggero, él me abrió las puertas de su taller y empecé a pintar. Saqué dos premios en Salones. Trabajé mucho con el tema de la Isla de Pascua, empecé a utilizar óleo, pero siempre de manera autodidacta. Mientras tanto, trabajaba en una fábrica cosiendo camisas.

instala

1985 Instalación La Tierra de los Zorzales y Rojos Copigües (Santa Rosa, LP)

- ¿Cómo se dio el camino desde la figuración hacia la abstracción?
Me he pasado toda la vida ilustrando historias: Crónicas de viento y arena, el tema de la emigración. Pero yo quería hacerme abstracto y experimentar. Asique lo hice, con lava volcánica en Canarias, con cartones, con arena, con crayones, y estudiando mucho a los artistas que eran mis referentes. Por primera vez pude ver un Kandinsky, un Picasso, Tapies, Cy Twombly. Miré a los pintores que me daba curiosidad ver cómo trabajaban.

- Los distintos lugares en los que viviste: Chile, La Pampa, Canarias, Suecia, ¿qué influencia han tenido en tu obra?
No creo que me haya influenciado mucho estar en distintos lugares. De hecho hay una idea que lo refleja muy bien en esta serie "El perro azul". Cuando empecé a pintarla, unos amigos finlandeses me dijeron que estaba inspirado en el norte de Suecia, por los colores. Luego, mi amigo chileno Goldemberg me dijo "tu nostalgia es tan grande, que estás pintando tu lugar de la infancia", y los pampeanos identificaron también su lugar en la obra.

- ¿Considerás que en Europa son mayores las posibilidades de desarrollarse como artista?
Sí, muchísimo más, tienes todo muy cerca y muy accesible, los museos, poder ver obras de los grandes maestros, las muestras viajan de un lugar a otro, es más fácil hacer circular la obra y los cuadros se pueden transportar libremente por la Unión Europea.
Igual siempre recuerdo que La Pampa me permitió tener una vida de pintor y crear vínculos con otros artistas. En el 99 tuve la posibilidad de invitar a once artistas pampeanos a exponer en Estocolmo, entre ellos: Paula Rivero, Gustavo Gaggero, Marta Arangoa, Dini Calderón, Griselda Ferreyra, Raúl Fernández Olivi, Horacio Paturlanne, Eduardo Ferma. Algunos de ellos pudieron viajar e incluso trabajar allá.

- ¿Vivis de tu producción artística?
No. Mi hobby es trabajar para poder hacer lo que hago. He trabajado en el correo, de recepcionista en un hotel en España, aquí en La Pampa en la construcción y en una fábrica de camisas. Y ahora trabajo de técnico de exposiciones en una sala de arte y doy clases.

salazar

- Cuando arrancas un cuadro, ¿tenés una idea preconcebida?
Cuando empiezo a trabajar en un concpeto, busco una historia y escribo lo que quiero contar. En el 2009 empecé a escribir todo sobre "El Perro Azul", los caminos de la vida, quería contar sobre las huellas que van dejado los perros que van haciendo caminos y senderos, esa fue la semilla de la idea. En una segunda etapa, que es la parte física del trabajo, empiezo a jugar, a tirar pigmentos, médiums. Tengo 5 o 6 telas que voy manchando, todo es expresionismo. Luego las coloco en la pared, sobre planchas de aglomerado, me voy al fondo del taller, tomo unos mates, las medito, y me meto en lo más técnico: con una brocha ancha doy los toques finales.

- ¿Qué buscás transmitir con tus obras?
Siempre pienso dar un mensaje, no tiene que ser decorativo para nada. Trabajo lo que me sale de adentro.

- ¿Qué significa este volver a La Pampa?
Es muy emotivo, como volver a casa. Tengo grandes amigos aquí y es lo más importante. Casi es un pretexto para venir a saludar a los amigos. Este museo es un lugar interesante y me gusta que me hayan invitado a exponer aquí. Es volver por la puerta grande. Me fui en el 87, volví en el 98, hacía casi 20 años que no venía.

- ¿Dónde crees que está la clave de tu crecimiento como artista?
La clave es luchar, trabajar y creer en lo que uno hace. No me considero artista, soy un aprendiz, estoy en constante desarrollo y tengo mucho por buscar.

Acerca de Salazar Luna
Nació en Maitencillo, Chile, en 1956. En el año 1980 se radicó en La Pampa. Luego de de siete años de viviendo aquí se mudó a Suecia, convirtiendo a Estocolmo como su lugar de residencia durante trece. En el 2001 fijó destino en las Islas Canarias de España, donde vivió hasta fines del 2012. En la actualidad, radicado nuevamente en Suecia , vive en la ciudad de Åkersberga.

Comenzó en la pintura como autodidacta y con el tiempo realizó estudios de arte en academias particulares, como también con otros artistas. Lleva dedicado al arte casi cuatro décadas. Se inició realizando performance e instalaciones, intentando denunciar las atrocidades reinantes en su país de origen. Es por esto que su obra siempre ha estado vinculada con temas sociales y políticos.

Más allá de haber incursionado en otras disciplinas como la escultura o la gráfica, Salazar Luna elige experimentar con la pintura y las técnicas mixtas.

A lo largo de su carrera artística ha expuesto en diferentes lugares como museos, galerías y salas de Arte en Argentina, México, Francia, Polonia, Finlandia, España, China y Suecia.

(Por V. Cavalié)

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

logo

La Pampa // Argentina

NO TE PIERDAS LAS ULTIMAS NOVEDADES!
CONECTA CON NOSOTROS.