sábado 15 de diciembre del 2018

EL CONVERSATORIO

Mauri_Flores00.jpg

Flores, el flechador.

Componer como ir amalgamando en un bastidor imaginario cada pedazo de idea hasta formar la “obra”. A su vez se reescribe, en cierta forma, cuando se presenta, cada vez.

Jugar con las palabras para que nazcan poemas, como jugar con las notas para ver crecer canciones. En ese lúdico devenir se basa la composición musical, simplificando la ecuación. Es ese juego libre en el que cada creador se inventa las reglas. ¿De un poema hacia una melodía, o es la música –primero- la que marca el ritmo de la letra? ¿Cuándo intuir que “ya está”? ¿Qué hay de cierto en que una obra la termina el “público”?

En esta sección intentaremos conocer y entender el proceso creativo que antecede a las canciones, pero también a las interpretaciones; porque un “cantante” o un “intérprete” realiza una “dramaturgia” de la canción, le agrega su visión, su color, su opinión: le da una tonalidad que la hace irrepetible, la transforma, la empuja a la adultez, la embellece. O la condena.

Pretendemos decodificar estos interrogantes con nuestros creadores, entendidos por quienes escriben e interpretan música. No es el objetivo desentrañar el misterio de la creación, pero si intentar entender el proceso creativo como una mixtura de inspiración y trabajo. Es por eso que convocamos a músicos pampeanos o con raigambre aquí para que nos ayuden.

Mauricio Flores es el cerebro de CatalinaTom; es quien aporta el raciocinio, la pausa, la planificación y el que está detrás de cada uno de los detalles; es el “productor”. Y después sube al escenario y toca la guitarra. ¡Y cómo!

Pero antes, recorrió las calles –y los escenarios- de Santa Rosa, desde el corazón de Villa Alonso, guitarrita al hombro, llegando hasta el “centro” previa parada con cada uno que se fue cruzando en cada esquina. Integró distintas formaciones que abrazaron –primordialmente- el blues rock. Quizás la más “conocida” fue Yergue la Oreja, pero hubo unas cuantas más. La cosa era tocar y participar de ese aquelarre en ebullición que era Santa Rosa en los 90s-2000.

Luego, instalado en Buenos Aires y siempre tirando del carro de los Catalina, comenzó a andar su camino en la producción artística mirando, aprendiendo, capacitándose pero también haciendo; a la vez que armó Vero y Los Jornaleros, un proyecto que sigue en pie y que remite a otra de las vertientes que le atrapan, musicalmente hablando: el folklore tradicional.

Lo interesante de este artista es que en él se desdibuja –si es que existe- el límite entre la actuación y la vida real. Cuando toca o cuando habla parece hacerlo luego de tener todo –o al menos bastantes cosas- en claro, como si hubiese masticado lo suficiente las notas y/o palabras. Es incisivo, determinante y justo, sin soslayar por ello la belleza, como el arquero que mata con la flecha, pero haciéndolo con un sentido estético bello y racional.

Mauri_Flores05.jpg

¿Cómo empieza su afición a la música?

Desde niño, escuchando los vinilos de mis viejos. Sobre todo una colección de música de películas donde se podía apreciar mucha variedad de géneros interpretados por las mejores orquestas. Mi favorito era el disco con la banda sonora de las películas de James Bond 007, mucha onda… también escuchaba mucho “Mujeres argentinas” de Mercedes Sosa y Ariel Ramírez, Gardel, Sandro. Hacia la adolescencia llegó Queen, Led Zeppelin, el blues, el jazz y ya me exploto la cabeza en todas direcciones.

¿El músico nace o se hace? ¿Por qué?

Un poco de info genética se trae desde el vientre, pero luego si eso no se incentiva y se trabaja es muy difícil que se desarrolle. Yo diría que dejando de lado las condiciones naturales, que en mi caso particular no tengo, el músico se hace y se mantiene en constante construcción.

¿Qué artistas han influido en su vida?

Casi todos y de todas las disciplinas a las que he podido acceder. Músicos, escritores, pintores, escultores, actores, etcétera. Los buenos y los malos también, o sea el "no ejemplo".

¿Las musas existen? ¿En dónde encuentra inspiración?

Si claro, con anchoas y aceitunas negras por favor.

Dicen que si nombras a tus musas se pierde la magia de la inspiración. Lamentablemente hoy en día las musas están un poco relegadas por una realidad que mas que inspirarnos nos da un palazo en la cabeza y nos obliga a despotricar en contra de todo eso.

La industria musical jamás hubiese imaginado hace algunos años que existirían “plataformas” donde publicar. ¿Qué hay de bueno y de malo en Internet para la música y los músicos?

Todo lo que sea de “libre acceso para todos” me parece positivo; si bien publicar un disco en internet no es tan romántico como hacerlo en vinilo, lo cierto es que para los músicos independientes es una gran ventaja y lo celebro. Lo malo es que la industria discográfica se adaptó rápidamente al cambio y ya está nuevamente en condiciones de seguir explotando a los artistas.

¿Cuáles son sus retos profesionales más inmediatos?

Los de siempre, tocar más (más shows, no más notas) y mejor.

Describa el proceso creativo que desarrolla para llegar a una obra

Primero el juego y la improvisación inconsciente, luego la contemplación y rescate del material más genuino e interesante y por último la producción a conciencia, siempre dejando la puerta abierta a la magia!

¿Utiliza la tecnología? ¿De qué manera?

Tecnología es un concepto bastante amplio, podría hacer una lista interminable, pero destacaría como un gran avance y una herramienta fundamental de mi trabajo, hoy, a los sistemas de grabación hogareños o portátiles que ya han alcanzado un nivel altísimo y facilitan muchísimo los proceso de producción.

Los grupos de whatsapp para coordinar ensayos tampoco son un avance menor jajaja.

¿Cuál fue el consejo que le cambió la óptica?

Menos verso y mas acción.

¿Qué es lo mejor que ha hecho?

Lo primero que se me ocurre decirte es Lucía, mi hija, pero no creo que se refiera a eso. A nivel artístico me parece que lo mejor es el génesis, o sea, armar una banda, crear un grupo de trabajo que se pueda consolidar y proyectar en el tiempo más allá de los logros. Eso me ha permitido aprender muchísimo de mis colegas, viajar, tener muchos amigos y por sobre todas las cosas disfrutar en plenitud mi camino.

¿Qué canción le gustaría que fuera suya? ¿Por qué?

Ninguna, no tengo ese tipo de aspiraciones. Admiro a los mejores compositores y me conformo con mi humilde aporte a la infinidad musical.

¿El arte es una forma de hacer política? ¿En qué sentido?

Si claro, en todo sentido. Inclusive si elegís hacer música pasatista y vacía de contenido, eso es una decisión política, aunque no te guste. Al ser una forma de expresión, tarde o temprano va a dejar expuestas tus ideas, intenciones, anhelos e inclinaciones. Yo particularmente prefiero en mi expresión artística, en lo posible, dejar de manifiesto mi posición con respecto a determinados temas.

¿Con qué dupla compositiva se siente profundamente identificado?

Como simple escucha me conmueve mucho Bustriazo-Jaquez, Lennon-McCartney, Gardel-Lepera, Jagger-Richards, Falú-Dávalos y una lista interminable de artistas tremendamente sensibles y talentosos.

¿Cuál es la canción perfecta?

La que está por venir.

¿Qué le gustaría que le preguntaran?

¿Cuando sale el nuevo disco?

logo

La Pampa // Argentina

NO TE PIERDAS LAS ULTIMAS NOVEDADES!
CONECTA CON NOSOTROS.