jueves 18 de julio del 2019

De otro pozo

el_sueño_de_la_mariposa_a.jpg

“El sueño de la mariposa”

*Por Gisela Colombo

“El sueño de la mariposa” es una de las propuestas que ofrece Netflix entre tantísimas otras que pudimos haber visto en cine o en televisión. Con la diferencia de que ésta, una obra de calidad, llevada al cine con la maestría que le valió varios premios internacionales no llegaría a nuestras salas. Es el destino que tiene un producto de procedencia lejana en geografía pero también diverso culturalmente.

En este caso, se trata de un film de origen turco basado en una historia real, ocurrida en los primeros años de la década de 1940. El título se inspira en el microrrelato que muchos conocimos por medio de la “Antología de la Literatura Fantástica” que hicieron en 1965 Borges, Bioy Casares y Silvina Ocampo. El relato decía así:

Chuang Tzu soñó que era una mariposa. Al despertar ignoraba si era Chuang Tzu que había soñado que era una mariposa, o si era una mariposa que soñaba ser Chuang Tzu.”

Un modo increíblemente sintético de cuestionar lo efímero de la vida pero también todas las realidades que creemos conocer y son un misterio que sólo el sueño o la poesía pueden abordar.

El personaje que narra es nada menos que Behcet Necatigil, uno de los más grandes poetas turcos del siglo XX. Como profesor de literatura, el escritor apadrina dos jóvenes aspirantes a poetas: Rüstü Onur y Muzzafer TayYip. Por medio del film se relata la vida de esos discípulos jóvenes a quienes las leyes turcas durante la Segunda Guerra Mundial, los obligan a trabajos forzados en minas de carbón. Allí contrae tuberculosis Rüstü, de quien se contagiará luego el amigo. La tragedia de apagarse lentamente, no será la única que enfrenten. Mientras sueñan y se esmeran por lograr la primera publicación de sus poemas, la miseria los cerca. Conseguir una máquina de escribir es, en sí misma, una proeza. Pero por escollos que se interpongan, está la columna que los sostiene. Porque si algo los sostiene es la poesía.

sueño_mariposa.jpg

Azarosamente conocen a una joven. La mujer se torna el motor para que ambos escriban y compitan líricamente. La hija de un comerciante rico será, por un tiempo, la musa de ambos. Con ella compartirán aventuras, la creación de una obra teatral y hasta una excursión ilegal a las minas de carbón. Pero la evidente enfermedad que los amigos padecen alerta al padre de la joven, que le prohíbe frecuentarlos.

Uno de ellos, Rüstu Onur, es enviado a un hospital de tuberculosos donde comienza a recuperarse. Tiempo después, Muzzafer, interpretado por Kivanc Tatlitug, corre la misma suerte y se interna en el mismo sitio.

Lo que sigue conmueve también.

Contado con el mismo espíritu de sus protagonistas, el film es una puesta poética sobre apenas algunos de los males subsidiarios de la Segunda Guerra como la pobreza y las enfermedades. Pero también un homenaje a todos esos artistas ignotos que no tuvieron como Necatigil la fortuna de seguir vivos para cumplir el sueño de ser leídos.

Los paisajes, la música y la reconstrucción de época hecha por vestuarios y escenografía contribuyen también a la poesía visual que caracteriza a la película. Y Tatlitug, que suele hacer papeles muy distintos, (hombres combativos, valientes y sumamente viriles), compone de modo sobresaliente este intelectual sufrido y algo aniñado. La postura corporal y los muchos kilos que perdió para el papel conquistan un aspecto enfermizo sorprendente.

el-sueno-de-la-mariposa.jpg

Hacia el final de la obra, unas placas nos descubren qué fue del destino de Rüstu y Muzzafer, y entonces, se revela la verdadera intención de Yilmaz Erdogan, director y guionista de la película: “El sueño de la mariposa” está dedicada a todos los poetas olvidados.

Y refiriéndose a los que inspiraron la película, concluye: “Éstos dos fueron olvidados… hasta hoy.”

Así logra Erdogan un espectáculo digno de verse y absolutamente literario.

logo

La Pampa // Argentina

NO TE PIERDAS LAS ULTIMAS NOVEDADES!
CONECTA CON NOSOTROS.