De otro pozo

AAshakespeare rota

"Shakespeare enamorado"

* Por Gisela Colombo

Entre las películas que se han transformado en muy pocos años en clásicos del cine está Shakespeare enamorado. Una producción del director inglés John Madden que recrea una historia perfectamente compatible con la realidad pero sin asidero en ella. La mayoría de los hechos son ficticios, aunque los personajes existieron en la Inglaterra isabelina. Se trata de lo que pretende ser el relato de la génesis de Romeo y Julieta. Nada tiene de grave y trágico, por el contrario, exhibe un tono cómico, lleno de recursos de la comedia teatral.

Mientras Shakespeare, que es un actor y escribe obras teatrales para otros, intenta una nueva pieza, y lo hace sin éxito por falta de inspiración a la que suele llamarse “musa”, se cruza con él una mujer enamorada tanto de sus Sonetos como de la disciplina teatral. Viola de Lesseps, prometida en matrimonio con el duque de Wessex, llega a audicionar como actor para la compañía. La prohibición de que hubiera mujeres entre las intérpretes la obliga a travestirse. Desde un papel masculino impresiona al joven escritor, quien contrata a Thomas Kent, como se hace llamar Viola en su papel de actor. Será luego cuando William descubra que no es un hombre sino una mujer, hija de nobles, y dispuesta a escapar para ver o, directamente, hacer teatro.

Viola, interpretada por Gwyneth Paltrow, despierta la inspiración del autor que se aboca a escribir una obra retitulada alternativamente hasta que halla la fórmula perfecta de “Romeo y Julieta”. Colin Firth interpreta al duque de Wessex con una comicidad que contrasta con otros papeles mucho más serios que interpretaría después. Como conviene a una comedia, cierto grotesco le gana a la verosimilitud y en su personaje es más visible que en ningún otro detalle. Es casi un antagonista de cuento de hadas.

William Shakespeare es interpretado por Joseph Fiennes, actor inglés, que no colma el prototipo del adonis cinematográfico y al que auxilia en ese propósito un Ben Affleck joven y díscolo, que da vida a un actor egocéntrico.

El relato es atractivo, ágil, y le cuadran todos los elogios aplicados a un film, excepto el de veraz. No sólo la historia no es real. Cuesta creer que Romeo y Julieta haya salido de un genio inconstante, travieso y mudable como el que tiene el Shakespeare de Fiennes. Incluso lo vemos titubear permanentemente respecto al género de tragedia o de comedia, lo cual hace pensar en cierta visión de improvisador teatral que no se corresponde con la perfección literaria del mejor de los dramaturgos que dio la humanidad.

AAshake2

La puesta en escena de “Romeo y Julieta” acaba generando un salvataje muy “Hollywood” del proyecto. Viola, que conoce la letra sobradamente se agrega, oportuna, y representa a Julieta, cuando toda esperanza se ha ido de la compañía. A Romeo, naturalmente, lo hace el mismo Shakespeare.

De fondo una apuesta ante la Reina Isabel lanzada por el prometido de Viola. El hombre pone en juego una pequeña fortuna dispuesto a perderla si la compañía logra mostrar un amor genuino, digno de vivirse en la realidad. Cree que no será posible que lo consiga. Viola, en cambio, está convencida de la autenticidad del amor entre Shakespeare y ella, relación de donde extrae la inspiración el autor. Mucho menos duda de las capacidades para escribir que posee su amante. Por ello apuesta por que exhibirán lo universal y genuino de un amor real.

Shakespeare gana la apuesta y se queda con el dinero. Lo que sucede entre Viola y él, no lo diremos pero sea como sea, esa resolución redunda en la ascensión de Viola a la categoría de musa perpetua, musa a quien el personaje de Fiennes le promete toda su literatura posterior.

La cantidad de nominaciones y premios recibidos en 1998, cuando se estrenó, puede engañar respecto al valor histórico del film. Pero fuera de ese peligro, se trata de un espectáculo divertido, romántico y cómico alternativamente, bien actuado y dinámico que no dejará más que el dulce sabor de una degustación. Acaso eso alcance para convidar a nuevo público al contacto con la literatura excelsa y siempre vigente de William Shakespeare.

logo

La Pampa // Argentina

NO TE PIERDAS LAS ULTIMAS NOVEDADES!
CONECTA CON NOSOTROS.