domingo 23 de febrero del 2020

Filman "El hacha" en La Pampa

migueal_fiorucci.png

La compleja relación del hombre con la naturaleza

Un nuevo proyecto cinematográfico trajo otra vez a La Pampa al realizador Alberto Romero, el mismo que dirigió Infierno Grande, la película rodada en locaciones de Naicó, Parque Luro y Toay en marzo 2018, y que fuera estrenada el año pasado.

Siempre es una grata noticia saber que escenarios e historias de La Pampa motivan a realizadores a filmar aquí. Y en este caso, la historia que Romero narra en El Hacha es de alguna manera una consecución de su trabajo previo, ya que el rodaje de Infierno Grande lo llevó a descubrir el universo de su protagonista, un campesino de la zona de Naicó.

Telón Pampeano tuvo la oportunidad de conversar con el realizador acerca de esta nueva aventura, y también sobre su expectativa respecto del futuro del cine argentino a partir de esta nueva gestión al frente de Cultura y del INCAA, entre otros temas.


- ¿Qué proyecto te trae por aquí esta vez?
Me trae de nuevo a La Pampa la realización de un documental con algunos elementos de ficción que se llama El hacha y que busca por un lado retratar el universo natural del monte de caldén típico del centro de La Pampa, y a su vez retratar la vida y las concepciones sobre la naturaleza que tiene Miguel Fiorucci, que es un campesino de la zona. De alguna manera vive una vida bastante armónica con la naturaleza del lugar, entendiendo que hay especies que son exóticas y que conviven con especies nativas, y que en algunos casos, las especies exóticas, tienen una lógica de plaga, y que por eso también se permite la caza en la región.

Buscamos explorar el universo de la caza, en sus variantes legales e ilegales. La película busca reflexionar sobre la naturaleza y la convivencia del hombre con su entorno natural. Miguel es un muy buen ejemplo de ésto porque tiene una concepción de la naturaleza muy interesante que queremos explorar.

- ¿Fue el rodaje de Infierno Grande que te llevó a descubrir al protagonista?
Efectivamente, en el proceso de rodaje de Infierno Grande conocimos a Miguel Fiorucci que es el protagonista de esta película. Miguel vino a un casting que hicimos en La Pampa para proponerse como actor. En ese momento no nos pareció indicado para el personaje que buscábamos, pero me hice amigo, charlé mucho con él. Y terminamos filmando partes de Infierno Grande en su campo. Seguí en contactó con él, y me interesó mucho contar toda su vida, su historia y sus ideas sobre la naturaleza.

el_hacha_miguel.png

- ¿Dónde se filmaron las escenas? ¿Habrá una segunda etapa?
En esta primera etapa de rodaje, que es más bien una etapa de investigación -con cámara- lo que hicimos fue filmar algunas cosas en el campo de Miguel, cerca de Naicó, y algunas escenas en la reserva Parque Luro porque también esta película tiene la particularidad de que está siendo rodada con una cámara infrarroja. Teníamos la necesidad de probar esta tecnología para el filme, y filmando los animales en parque Luro descubrimos muchas cosas que para futuros rodajes vamos a tener que apuntalar un poco, por ejemplo la necesidad de lentes más largos, porque los animales que habitan la zona son bastante elusivos. Esta primera etapa de rodaje, diría que más bien es una investigación. Y tenemos previstas por lo menos una o dos etapas más, durante el 2020.

- ¿Qué buscás transmitir al espectador con este relato fílmico?
Lo que buscamos transmitir son ciertas reflexiones sobre la naturaleza y la relación del hombre con la naturaleza, en toda su complejidad. Muchas veces estas reflexiones se hacen de maneras muy parciales e incompletas. Nosotros sentimos que Miguel Fiorucci tiene una concepción muy compleja de la importancia de la naturaleza y de la interacción del hombre con ella. En muchos casos notamos que hay ciertos ecologismos, o ciertos antiecologismos muy reduccionistas que, o romantizan la naturaleza, o la transforman en una mercancía sin ningún valor. Además, la película -al contar con ciertos elementos de ficción- va a tener una narración muy clara, del tipo de western también. Volvemos un poco a este género. Narramos la historia de Miguel, que se termina transformando en un cazador de cazadores en la parte más ficcional de la película. Esa es un poco la idea.

- ¿Qué pensás acerca del futuro del cine argentino -a corto y mediano plazo- a partir de esta nueva gestión al frente de Cultura y del INCAA?
La verdad que es un momento de mucha incertidumbre. Esperábamos que el cambio se diera de manera más rápida. Tengo esperanza de que esta gestión sea mejor que la gestión pasada, porque realmente fue desastrosa, directamente una política de destrucción del cine argentino. La idea era que el cine argentino desapareciera, y en muchos casos se logró. Muchas productoras fundieron, mucha gente se retiró del cine porque se transformó en una actividad imposible de llevar adelante. A Infierno Grande la pudimos filmar y quedó muy bien, pero con enromes dificultades. Esas dificultades, para otras películas se fueron agravando hasta llegar a un nivel de parálisis absoluta. Esperamos que la nueva gestión destrabe todas estas cosas, cumpla la Ley de cine y genere un nuevo plan de fomento. Ya eso sería una enorme mejora. No pedimos cosas extraordinarias. Sólo que se cumpla, cosa que la gestión de Ralph Haiek no hizo. Hay asociaciones que están iniciando procesos legales contra el ex director del INCAA y me parece una acción personalmente muy buena, porque un funcionario que incumple sus tareas de una manera tan flagrante tiene que pagar.

- ¿Qué repercusiones tuvo Infierno Grande luego de su estreno? ¿Ha participado en festivales?
Tuvo un recorrido por festivales bastante particular. Estuvo hace unos meses en el Festival de Cine Western de Almería, España, el lugar donde se filmaban los westerns italianos de Sergio Leone y todos esos films con Clint Eastwood. El festival se realiza en la ciudad de Tabernas que era el escenario de esos westerns. Es muy lindo porque concentra a todos los entusiastas del género que van de todo el mundo. Inclusive en la función de Infierno Grande había gente vestida de cow-boy y de curas del western, entre diversos personajes, asique es un festival donde la gente se compenetra mucho con el género. La película ahí ganó el premio del público, nada menos, asique muy contentos con eso.

Y ahora en el mes de marzo estamos yendo al Encuentro de Cine Latinoamericano en Bordeaux, Francia, donde la película va a estar en la competencia oficial. Este es el recorrido que viene teniendo, veremos si más adelante sigue participando en festivales.

El resultado del estreno fue muy lindo en Buenos Aires, pero sobre todo en Santa Rosa. Las funciones estuvieron en general llenas, y la gente muy contenta de poder ver en la pantalla una historia sobre su provincia. Con El hacha esperamos que pase lo mismo en La Pampa.


Alberto Romero es guionista y director. Forma parte del colectivo de directores Puente Films. Fue co-guionista de “Pichuco” y “Una noche solos”, de Martín Turnes; y "¿Quién mató a mariano ferreyra?" y "Alicia”, de Alejandro Rath. Escribió y dirigió el cortometraje "La loca Matilde", exhibido y premiado en festivales nacionales e internacionales. Escribió, dirigió y compuso la música original del documental “Carne propia”, seleccionado para la competencia Documentaries of the World, en el 40° Montreal World Film Festival, entre otros. Escribió y dirigió “Infierno Grande”.

el_hacha_equipo.png

Equipo de rodaje de El Hacha

logo

La Pampa // Argentina

NO TE PIERDAS LAS ULTIMAS NOVEDADES!
CONECTA CON NOSOTROS.