martes 04 de agosto del 2020

EL CONVERSATORIO

romina_pechin.jpg

Experimentación sonora y una hipnótica voz de terciopelo

La cantante y compositora píquense Romina Pechín nos convida sus aromas en la cocina de El Conversatorio. Invitada a participar de la sección que convoca a músicxs pampeanxs o con raigambre aquí, Romina conversó con Telón Pampeano sobre su amor por la música y los procesos creativos que la llevan a sumergirse en cada trabajo que emprende enlazando voces con sonidos electrónicos y combinaciones de cuerdas.

Su música abre un abanico artístico a la experimentación con sintetizadores digitales y programaciones electrónicas, dándole una impronta muy personal e innovadora.

En este intercambio, a modo de conversatorio, ahondamos en su trayectoria, sus proyectos y sus deseos, entre otras cosas.

- ¿Cómo empieza su afición a la música?
La música siempre fue parte importante en mi vida, de chica cantar y bailar con disfraces era el juego preferido. Mi mamá tenía una criolla con la que cantaba folklore y canciones infantiles, con mis hermanos nos encantaba escucharla.
Luego cuando comencé la secundaria agarré la guitarra y me puse a inventar canciones.

- ¿El músico nace o se hace? ¿Por qué?
Se hace. Podes nacer en un entorno que estimule tu mundo sonoro desde la primera infancia y crecer con el hacer musical como algo natural, pero puede que nada de eso suceda y que igualmente elijas ese camino. La voz se reeduca y los instrumentos se aprenden.

- ¿Qué artistas han influido en su vida?
Músicos un montón!!, no podría nombrarlos a todos. Algunos de los que elijo escuchar son Julia Holter, Benjamin Clementine, Gilberto Gil, Tom Yorke, Bjork, Debussy, Eric Satie, Neils Fram, Brian Eno, PJ Harvey, Monica Salmaso, Antony and the Jonson, Caetano Veloso, Jobim, Atahualpa Yupanqui, igualmente siempre estoy buscando música nueva; Connan mockasin, Mac Demarco, James Blake, etc. De acá El flaco Spinetta y muchos músicos increíbles de la escena musical independiente como Lucio Balduini, Lucy Patané, Ignacia, Noelia Recalde, Gabo Ferro, etc etc, etc.
Miles! desde Maria Elena Walsh en la infancia, hasta los de mi adolescencia; Nirvana, Pearl Jam, Red Hot Chili Peppers, Radiohead, R.E.M., Guns N’Roses, Marilyn Manson, Rage Against The Machine, Björk, Alice in Chains, Beck, Portishead, Blur, Mano Negra, Faith No More, Smashing Pumpkins... entre muchos otros. Y todos aquellos que no elijo pero que igualmente están sonando por todos lados e igualmente influyen

- ¿Las musas existen? ¿En dónde encuentra inspiración?
La inspiración la encuentro en la misma música, en el hacer haciendo música; buscando nuevos sonidos, nuevas melodías, nuevas formas de decir algo o de entenderlo, También escuchando a otrxs, leyendo un libro que me atrapó, mirando una película. Igualmente la musa es un instante fugaz que puede dejarte un gesto, un motivo musical, un par de notitas... que después hay que trabajar, desarrollar y a veces enojarte, desarmarlo, odiarlo y luego volver a escuchar

- La industria musical jamás hubiese imaginado hace algunos años que existirían “plataformas” donde publicar. ¿Qué hay de bueno y de malo en Internet para la música y los músicos?
Lo bueno es la posibilidad de poder compartir lo que haces y el acceso al conocimiento de otras músicas y de otrxs artistas. Gracias a las plataformas se democratizó la distribución de la música. Esto permite que mucha más gente conozca y escuche distintas músicas y llegue a conocer el trabajo de miles de artistas que no son conocidos masivamente.
Pero a su vez surgen dilemas: ¿Qué pasa con los derechos de autor? ¿cómo se desarrolla la profesionalización del artista músico? Las nuevas formas de compartir la obra traen nuevas preguntas a la industria, a los oyentes y a los que hacemos música.

- ¿Cuáles son sus retos profesionales más inmediatos?
Compartir la música y seguir creando

romina_pechin2.jpg

- Describa el proceso creativo que desarrolla para llegar a una obra
Me siento en el piano y juego, tarareo, invento palabras sonoras que no dicen nada pero que me ayudan a construir la línea melódica, grabo y lo dejo, a veces un día, a veces una semana, a veces meses. Luego lo escucho y tomo lo que me llama la atención y continúo trabajando desde ahí.

Otras veces grabo sonidos que me resultan interesantes, los paso por filtros y los mezclo con distintos sintetizadores digitales y voces, así voy armando capas de sonidos, como una textura desde dónde puede o no surgir una melodía para una letra.

Siempre grabo, dejo reposar y luego vuelvo a escuchar, tomo lo que me gusta, borro lo que me aburre y continúo trabajando desde ahí, como en un espiral, hasta que un día me obligo a dejar de cambiarle cosas jajaj y a cerrarlo, pero es un proceso que podría seguir...

- ¿Utiliza la tecnología? ¿De qué manera?

Si, grabo y proceso sonidos en el AbetonLive y utilizo sintetizadores digitales. Me gusta mucho la combinación de lo digital con los instrumentos acústicos, especialmente las cuerdas y la voz.

- ¿Cuál fue el consejo que le cambió la óptica?
El error es una posibilidad.
Lo importante es transmitir la música más allá de quien la hace.

- ¿Qué es lo mejor que ha hecho?
Tener una hija, cantar, componer, enamorarme, construir un hogar y cuidar el valioso tesoro de la amistad.

- ¿Qué canción le gustaría que fuera suya? ¿Por qué?
La que deja de ser mía para pasar a ser de otros.

- ¿El arte es una forma de hacer política? ¿En qué sentido?
Hacer en el arte es pararse donde no te arrase este sistema de consumo que nada tiene que ver con el sujeto, al contrario, se lo lleva puesto al sujeto. En cambio, el arte invita a consumir (metafóricamente hablando) de otra manera; construyendo un proceso y también de-construyéndolo, abriendo el espacio a las preguntas y la reflexión, sintiendo el cuerpo, la angustia, escuchando el silencio, transitando la hoja en blanco, buscando algo nuevo, compartiendo con otrxs.

Entonces, en este sentido el arte sí es una forma de hacer política, poniendo un paréntesis a esta vorágine.

- ¿Cuál es la canción perfecta?
La que te ayuda a estar donde querés estar, la que te conmueve.

romina_pechin_11.jpg

Breve Bio

Romina Pechin nació en General Pico, La Pampa y cuando terminó el secundario se fue a vivir a Capital Federal, Buenos Aires para realizar su formación musical y la Licenciatura en Musicoterapia.

Se formó con distintos músicos compositores y maestros de canto de forma particular y grupal, y también de forma autodidacta. Estudió y realizó seminarios y talleres con profesores como: Elisa Viladesau en el Método Funcional de la voz, Edgardo Cardozo y María Dolores Mazzoni en composición, Mariano Pattin en el Método Feldenkrais y la Voz. Fonoaudiología y Canto con Lidia Barbosa. Talleres de voz y conciertos con Maia Mónaco. Taller de Teoría y Composición musical con Alejandro Goldenberg. También cursó materias en el Conservatorio Manuel de Falla. Asistió a Jornadas Nacionales de Educación Funcional de la voz, Método Rabine. A cargo del Profesor Eugene Rabine y organizado por el Centro de trabajo vocal Da clases de canto particular y grupal desde el año 2008.

Trabajó como maestra y tallerista en el Jardín Musical "Risas de la Tierra”, donde participó de capacitaciones artistico-musicales a cargo de Magdalena Fleitas, Luis Pescetti, Violeta Hemsy de Gainza, Teresa Usandivaras, Rita del Prado, Mariana Baggio, Polo Vallejo, entre otros.

Ha integrado bandas de rock y folklore cantando y tocando guitarra. En el 2015 editó su primer trabajo discográfico llamado “Monte”.
https://open.spotify.com/album/6wwfrLXvUWwSsEkHssccbp
http://rominapechin.bandcamp.com

Actualmente coordina talleres de iniciación musical para mamás y bebés en Una Nube:
https://www.instagram.com/unanubetallersonoro/

y en el Museo de Arte Moderno de la Ciudad de Buenos Aires:
https://www.museomoderno.org/es
Y se encuentra trabajando en su segundo disco

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

logo

La Pampa // Argentina

NO TE PIERDAS LAS ULTIMAS NOVEDADES!
CONECTA CON NOSOTROS.