lunes 08 de marzo del 2021

DE OTRO POZO

contratiempo_mario_casas.jpeg

"Contratiempo"

*Por Gisela Colombo

Contratiempo es una película española de temática policial que fue estrenada en 2017 y las plataformas de streaming han sostenido vigente hasta hoy. Para el público hispanoamericano sigue siendo uno de los títulos preferidos.

En rigor, se trata de un policial complejo en que el espectador va descubriendo la historia que se esconde detrás de varias versiones enunciadas en una charla entre el protagonista y la abogada Virginia Goodman, que lo prepara como última tarea profesional antes de jubilarse. Así comienza y así termina la obra; el resto son racconto sque van poniendo en imagen los relatos del acusado, pero también las correcciones que va haciendo la letrada mientras busca la mejor coartada para Adrián Doria (Mario Casas).

Doria es un empresario exitoso, acusado del crimen de su amante Laura Vidal (Bárbara Lennie) ocurrido en un hotel de montaña, a trescientos kilómetros de distancia de Barcelona. Allí acuden los amantes convocados por un sujeto que los extorsiona. Un crimen anterior y silenciado es raíz de este segundo.

Doria y Vidal, ambos en pareja, habían salido rumbo a un fin de semana de amor clandestino aunque la versión oficial era un viaje de negocios a París. De regreso, sufren un accidente por la intromisión de un ciervo en la carretera, colisionan con otro vehículo y provocan la muerte de su conductor. Daniel Garrido, un joven empleado bancario de 23 años. A partir de entonces el encubrimiento del homicidio culposo se torna desesperado. Los amantes se separan en la ruta y Adrián parte a esconder el cuerpo y el vehículo. Laura es auxiliada por quien acaba siendo el padre de Garrido. Tomás Garrido (José Coronado) gana protagonismo en la trama a medida que se desenrolla la historia.Como un rompecabezas, va tomando forma un relato ambicioso y muy bien contado.

Contratiempo.jpg

En principio el acusado ofrece una versión que la abogada desestima. Es cuando Goodman le advierte al cliente que no hará la defensa a menos que le cuente cómo han sido en realidad los hechos.

Desde un rigor intelectual admirable, la abogada defensora (Ana Wagener) va derribando los detalles que la misma fiscalía atacará si no logran depurarlos antes. Su propósito carece completamente de moral. Conocer con minucia los sucesos es una necesidad esencial para la construcción de unaverdad conveniente. Sin embargo, esas versiones hipotéticas que van combinando el argumento del acusado con soluciones de la abogada, finalmente iluminarán lo que ocurrió. En ese diálogo de “180 minutos” en que consiste la película no sólo se cuestiona la declaración del acusado, sino cada una de las circunstancias que presenta la realidad. Todo está en duda. Todo es manipulable. La manipulación será la genuina protagonista.

El director, Oriol Paulo, y Lara Sendim son responsables de un guión sofisticado que termina siendo la clave de la eficacia del film. Los actores son creíbles y todo resulta tan inteligente que sólo un “Deus ex machina” en el mismo final, que podría haberse resuelto de modo más verosímil, hace tambalear un producto excelente.

El espectáculo vale cada minuto aun cuando peligre la credibilidad por un momento. Un cine policial digno de verse y disfrutarse, que supo merecer la vigencia de los clásicos.

logo

La Pampa // Argentina

NO TE PIERDAS LAS ULTIMAS NOVEDADES!
CONECTA CON NOSOTROS.