martes 20 de noviembre del 2018

LAS XV DE TELÓN

Un "ida y vuelta" con Franca González

Hoy Telón Pampeano inaugura una serie de notas que vislumbra transformarse en un paso clásico de nuestra casa. La idea es hacer interactuar a los artistas, hacedores culturales y personas relacionadas con las artes y el espectáculo, con nuestros lectores. A la vez también se pretende que con este sondeo los propios consultados “descubran” rasgos de su personalidad y de su trabajo que quizás estaban un poco más abajo de la superficie: invitarlos a que se desnuden. Es por ello que homenajeamos con esta sección al imbatible “Cuestionario de Proust”, aggiornándolo a la temática y los personajes que nos interesan, para que se conozcan facetas guardadas, para que se confirmen suposiciones y/o para que ustedes se entretengan con las respuestas. Que se corra, entonces, el telón.

 

Franca González es una documentalista que la ciudad de General Pico (La Pampa) exportó al mundo. En su currículum se detalla que –además de directora audiovisual- es intérprete, productora, guionista, camarógrafa, sonidista y fotógrafa; inclusive de algunos de sus propios trabajos. Estudió Artes en la Universidad de Buenos Aires y por aquellos tiempos descubrió y orientó su formación –y podríamos decir “su vida”- al cine documental, capacitándose y trabajando con maestros de Argentina, Francia, Canadá y España. También ha sido jurado del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA), tutora de proyectos para televisión del ente estatal, ha estado al frente de MG Film y es docente. Podríamos decir que como realizadora ha recorrido el globo de punta a punta, ya que cuenta en su haber con producciones en Alaska y en Tierra del Fuego. Esta es una breve introducción que nos pone en corriente de la parte “conocida” de nuestra invitada de hoy, pero ¿qué es lo que hay dentro?

1. ¿Cuál es la rama en la que mejor se desenvuelve? ¿Por qué?
Cuando hablamos de rama, ¿a qué árbol estamos haciendo referencia? Si fuera la rama de un árbol confortable y fuerte, como el roble, la que más me gusta, es la de las comunicaciones con el otro. No le tengo miedo a vincularme con extraños. A conocer otras culturas y otras formas de vivir y comprender el mundo. Me gusta la rama de los viajes y la de los desafíos personales. Cantar en público, también me encanta, aunque me cuesta animarme y recordar las letras de las canciones.

2. ¿Y cuál la que más lo intriga y le gustaría participar?
La que más me intriga es siempre la esfera más íntima y personal, incluso de mí misma. También me intriga saber qué pasa adentro de la cabeza de un músico cuando compone, o de un asesino, cuando necesita su presa. Me gustaría participar de un viaje en velero por el trópico, vivir un tiempo frente al mar.

3. ¿Qué es lo que debe transmitir un artista?
El torbellino que lo revuelca y lo atraviesa. Su mirada más personal. Eso que lo hace único frente al mundo. Su huella irrepetible.

4. ¿Quién o quiénes son sus predilectos?
Seguro que alguno se va a ofender si no lo recuerdo, dado que no tengo una lista de predilectos. En general, mis artistas preferidos son aquellos que se jugaron e hicieron una marca, un cambio de paradigma en sus disciplinas. Los que no le temieron a ir contra la corriente, sea cual fuere su espacio creativo.

5. Fuera del Arte y la Cultura ¿cuál es su actividad fetiche?
Disfrutar de un scotch mientras miro una película. Cocinar recetas caseras. Ver jugar al tenis a los grandes como Delpo o Federer. Compartir un buen vino con amigos.

6. Si pudiera cambiar algo ¿qué sería?
No volvería a casarme. Trataría de cometer menos errores e intentaría ser menos responsable y más libre.

7. ¿En qué época le gustaría vivir?
En una época en la que las satisfacciones cuesten menos alcanzarlas. Donde viajar no cueste tan caro y los amigos lejanos no estén tan ocupados o pobres como para vernos tan pocas veces en la vida. No sé si esa época existió o existirá, pero es la que me gustaría vivir.

8. ¿Cuál ha sido su mayor satisfacción?
Pensar en una historia, escribirla, filmarla y verla proyectada en un cine lleno de gente.

9. ¿Qué cosas lo inspiran o lo ponen en positivo?
Tener tiempo, un bien muy escaso para mí.
Estar sola, en un ambiente limpio, ordenado, donde huela rico y haya una música que me ayude a concentrar.
La mirada de los otros, sobre todo, cuando aportan reflexiones positivas.
Que me amen profundamente y que me cuiden.

10. ¿Y cuáles logran el efecto contrario?
Las críticas destructivas, el caos, el desamor, las peleas, la ciudad de Buenos Aires, internet, facebook, las pelusas debajo de mi escritorio. La dispersión. La falta de aire. Los ruidos de los vecinos.

11. ¿Cómo le gustaría que lo recuerden?
Como a alguien que lo poco que consiguió no sólo fue a fuerza de talento, sino de muchísimo trabajo. Como un ser que amó intensamente. Me gustaría que me recordaran con algunos kilos menos de los que tengo y con una sonrisa franca siempre presente.

12. ¿Cuáles son sus virtudes?
La perseverancia. El empuje. El respeto por los otros. La tozudez. La paciencia. La inteligencia, aunque le saque bastante poco provecho.

13. ¿A qué personalidad le gustaría parecerse?
Creo que a ninguna. ¿Hablamos de personalidad como “persona importante” o como “forma de ser”? Cada una tendrá lo suyo. Ya lidiar con mi personalidad es complicado, no quisiera tener que ponerme en la personalidad de otra persona, por más maravillosa que haya sido.

14. ¿Por qué cosa dejaría todo?
No hay nada que me haría dejarlo todo. Quizá sea demasiado terrenal, pero nunca pude abandonarlo todo y empezar de cero en otro lado, ni cuando toqué fondo. Ni cuando me enamoré. Ni cuando creí que la vida estaba en otra parte.

15. ¿Cuál es el lema que sustenta su existencia?
“Los hombres no son prisioneros del destino, sino prisioneros de su propia mente”.