miércoles 22 de noviembre del 2017

El mundo que se construye ella misma

Fedra Kloster se somete a la interpelación de su obra a través de una disección minuciosa de los porqués de la creación, en este apartado de Telón dedicada a las Artes Visuales.

fedra01.jpg

Tras La Obra es un dispositivo que actúa como disparador reflexivo poniendo en el centro de la escena el trabajo de los artistas plásticos convocados a participar. Es un mecanismo que propone volver sobre los pasos y revisar el qué, cómo, dónde y cuándo pero no desde una postura anecdótica, sino más bien articulando el recuerdo del proceso creativo con las sensaciones de aquel momento y el resultado posterior. Si bien el apartado es relativamente novel, los creadores que han sido invitados se han enganchado gustosos, tal vez seducidos ante la idea de revisar y revisarse por primera vez.

Tal es el caso de Fedra Kloster.

Su obra es –en la primera impresión- una “cosa rara”; un conglomerado de escultura clásica, vidrio fundido, luces fluorescentes, guijarros agujereados, cacharros rotos y vueltos a armar con alambres, y algunos otros elementos que –debido a su particular extrañeza- parecieran traídos de otros planetas. Es hermética.

Aunque parezca un juego de palabras obvio, para “deconstruir” primero hay que saber construir. Y eso es lo que se ha dedicado a estudiar Kloster, llegando a la Licenciada en Escultura, egresada de la Universidad Nacional de Córdoba. Además, dentro de su universo, es docente.

 fedra05.jpg

¿Qué técnica utiliza en su trabajo y por qué?

No tengo una técnica que sea la que representa mi obra, comencé haciendo cerámica, después en la facultad conocí distintos materiales y en algunos indagué más. Trabajo el vidrio, el papel y así voy en la búsqueda. Lo que sí se repite es el uso de materiales que me permitan armar la obra por medio de la técnica de construcción. Me gusta mucho el resultado de la incorporación de la luz en la obra.

Disfruto de investigar y probar las posibilidades de manejo y de transformación de la materia.

¿Qué fue lo que definió su vocación?

Creo que la definió la búsqueda de “algo más” en la vida. Ahora me doy cuenta, en el momento que empecé fue por pura curiosidad.

En la plástica, y específicamente con el uso de la materia en el espacio tridimensional, es donde me siento capaz de hacer y crear, de expresar lo que me motiva a hacer una escultura. En el transcurso del proceso de la obra se ve que no hay límites, siempre hay más por saber, por explorar, por probar, son infinitas las posibilidades del hacer y eso me motiva mucho.

¿Cuál es su formación?

Estudié en la escuela de Bellas Artes de Santa Rosa, La Pampa, y al terminar hice la Licenciatura en Escultura en la Universidad Nacional de Córdoba. Los estudios me sirvieron como base, pero donde más aprendo es haciendo obra y sobre todo cumpliendo el rol de docente, porque de los alumnos y de los colegas se aprende mucho.

¿Fusiona usted su disciplina con alguna otra manifestación del arte o la cultura?

Sí, la fusión es algo que ha surgido últimamente, el haberme salido un poco de la escultura como objeto solitario y trabajar más la instalación, donde el espacio es parte de la obra y permite la incorporación de variados elementos. Me permitió incorporar otras disciplinas como la fotografía, la música, la biología, etcétera.

La obra se engrandece mucho con el aporte de varias personas, lo colectivo siempre es más rico y más completo.

 ¿Qué temas son los que más le interesan?

Me interesan los temas que tienen que ver con el ser, su origen, su esencia, su conciencia, es lo que aflora en el transcurrir del proceso creativo y se devela más tarde. Pero el inicio del trabajo surge como un juego con el manejo del material que utilizo, las formas, los colores y todo lo que va apareciendo.

¿De qué se alimentan sus procesos creativos?

Creo que se alimentan de todo mi entorno y de cómo ese entorno, siempre cambiante, se procesa en mi interior.

fedra06.jpg

¿Cómo describiría su estilo?

Supongo que no tengo un estilo definido, trato de ser receptiva y de nutrirme de lo que me llega.

¿Qué es lo que le deja cada obra?

Cuando está recién terminada me deja como un “vacío”, que con el tiempo va desapareciendo y se convierte en algo muy lindo. La disfruto más mientras la veo emerger.

¿A quién admira?

Admiro y aprendo mucho de artistas cercanos, sean amigos o conocidos; conocer la intimidad de cómo trabajan y realizan sus obras siempre me nutre.

Artistas consagrados me gusta mucho la obra de Brancusi, Matisse, Le Parc, Kosicce, Anish Kapoor, Christian Boltanski, Banksy y muchos más.

También admiro y disfruto de muchos músicos, me gusta escuchar el relato de sus procesos de obras, aprendo mucho de ahí.

¿Qué significa para usted el arte?

El arte para mí es algo en lo que puedo desarrollar y materializar cosas que están en mi interior, es un lugar donde fluye la transformación y lo creativo de manera más consciente y tangible que en el transcurrir diario.

Me genera una infinita satisfacción difícil de explicar con palabras.

APÉNDICE

Artista plástica y docente; actualmente dicta clases en la Escuela Superior de Artes Plásticas “Luz Vieira Méndez”, Laboulaye, Córdoba.

Ha realizado las siguientes Exposiciones:

Participación en el encuentro SUMAR, instalación “Subacuática”. Córdoba.

Contemporánea Feria Itinerante de Arte, Micro-Instalación, lumínico sonora. Obra conjunta musicalizada por Pablo Behm. 2016.

 “El Registro Kloster” en el Museo Provincial de Historia Natural de Santa Rosa, La Pampa. 2013. Con la colaboración de Joaquín Rodríguez (fotografías) y Guillermina Bilbao (textos).

 “Expoarte Vidrio Contemporáneo 2014”. Declarada de interés provincial.

Museo de la Fundación Rómulo Raggio, Vicente López. Buenos Aires.

Muestra individual en el Cine Amadeus. “Materializaciones Acuosas”. 2014. Santa Rosa, La Pampa.

También obtuvo el Segundo premio, Salón de Artes Visuales de La Pampa. Artes del Fuego 2014.

Con la obra “Medusa”. Categoría Vitrofusión.

(Las fotografías que ilustran esta nota son de Jimmy Rodríguez, Ariel Lell y la propia artista)