miércoles 22 de noviembre del 2017

Construir mensajes como flechas

Nos visita una artista inusual, comprometida socialmente y que apela a diversas técnicas para expresar su sensibilidad, ubicada debajo de varias pieles pero no por ello oculta. Ella es Mariela González.

Mari_rotador.jpg

Mariela Inés González es ilustradora, egresada de la Escuela Superior de Artes Visuales “Martín A. Malharro” de Mar del Plata. Nació en Relmo, La Pampa, el primer día de 1974.

Integra el equipo docente del Proyecto “talleres integrales de Arte para mujeres”, que realiza un trabajo artístico y comunitario en barrios periféricos de la ciudad de Santa Rosa, La Pampa. Participó en diferentes Salones, en muestras colectivas, muestras individuales y endiversas actividades artísticas: eventos, murales, obras de teatro, intervenciones callejeras, producciones colectivas.

También realizó producciones artísticas para obras teatrales y puestas teatrales callejeras (escenografías, utilería, vestuario, muñecos, música, etc.). Ha incursionado en la edición, a través del diseño gráfico e ilustraciones en distintos medios gráficos y libros de Editoriales Pampeanas y otras Instituciones.

Produce dibujos, pinturas, instalaciones, objetos, juguetes y videos con el grupo “tres melones pelones”. Participó del grupo de intervenciones públicas “Mujeres en bandada”, que realiza una producción artístico musical de puestas escénicas con temáticas de género.

Realizó intervenciones en garitas y murales en la ciudad de Santa Rosa con el grupo “Meninas Sin Velazkes”. Participó del Grupo “Desde el jardín” con muestras de artistas en lugares alternativos.

Pertenece al grupo de la “Editorial Independiente Kexploten Lunas” de la Biblioteca Popular Teresa Pérez del barrio Escondido de Santa Rosa, La Pampa y es parte de la comisión organizativa de esa biblioteca.

Pero cuando le piden que explique quién es dice: “soy mujer, blanca, de clase media, nacida en Relmo, un pueblito del noreste de La Pampa. Soy esperadamente sensible, inquieta, curiosa y afilada.”

 Mari01.jpg

¿Qué técnica utiliza en su trabajo y por qué?

Pinto, dibujo, corto, pego, filmo, saco fotos, escribo, canto, bailo. Todo y nada. Siempre juego.

¿Qué fue lo que definió su vocación?

Creo que tener muchas cosas para descartar hizo que busque la posibilidad de decir sin tener que hablar mucho. Cuando era chica me daba mucha vergüenza poner en palabras lo que sentía porque era muy tímida, soy.

¿Cuál es su formación?

Estudié ilustración en una escuela de artes y me creí armada. Con los talleres y el vínculo con otras personas aprendí banda, sobre todo del trabajo colectivo y de las mujeres.

¿Fusiona usted su disciplina con alguna otra manifestación del arte o la cultura?

Estoy absolutamente a favor del feminismo, de la anti-opresión (me refiero a religión, racismo, sexismo, censura, patriotismo, patriarcado, capitalismo). A favor de la libre elección sexual, de la creatividad a través del arte, de la música, del amor, de la amistad, de los animales y de la rebelión organizada contra cualquier representante de la autoridad y del sistema.

¿Qué temas son los que más le interesan?

Quiero construir mensajes que sean flechas, que eliminen como un cuetazo las opiniones derechosas, a los machistas, a la religiosidad culposa, los mandatos sociales, las etiquetas y a las relaciones de poder, pero también quiero ser naif porque me encanta construir lugares mágicos, imaginarios, habitables, con honguitos y cielos arcoirisados, con personajes absurdos en paisajes fantásticos y de libertad re contra plena. Aunque si pienso todo esto un poco más detenidamente, todo lo que dije podría ser también una gran mentira.

¿De qué se alimentan sus procesos creativos?

Me gusta fumar, los gatos, escribir, leer biografías, mirar fotos, la pintura, los ojos de las personas, la sinceridad, la gente anti, la lluvia que sorprende, el verano, los recitales, tener un violín aunque nunca aprenda a tocarlo, mis hijos, tener una familia y un compañero de fierro, mis amigas, los perros y los pájaros que se bañan en la pileta, los cactus, mi casa y la música, odio cocinar, no me cabe caminar ni hacer ningún deporte, no hago huerta, no me peino.

¿Cómo describiría su estilo?

Me da asco hablar de mí, de sentir que tengo que caer bien, de justificar las respuestas a un par de preguntas sin siquiera tener muy en claro por qué hago lo que hago y por qué estoy haciendo esto.

No sé bien cómo nombrar mi estilo tampoco. Hago lo que puedo como cualquiera, trato de ser sincera y espontánea.

¿Qué es lo que le deja cada obra?

Liberación. Libertad.

¿A quién admira?

Admiro a muchas mujeres que hacen música, que escriben, que se la juegan. Amo a Björk, a Patti Smith, a América Scarfó, a Alejandra Pizarnik, a Olga, a Simone, a Virginia Wolf, a Victoria Ocampo y a un montón de escritoras nuevas de por allá y de acá y a muchas bandas de rock medio punkis, Bikini Kill, PJ Harvey, Sex Pistols, The Clash, Pixies, Sonic Youth, Nirvana, Portishead, Pussy Riot, Violent Femmes, Los Visitantes, Kumbia Queers y montones más. A muchos escritores que me volaron la peluca y artistas como Dubuffet, Miró, Kandinsky, Leonora Carrington, ilustradores, cineastas y gente que me rodea y produce arte, se cuestiona, reflexiona, transforma.

¿Qué significa para usted el arte?

No sé qué es el arte o cómo podría definirlo. Siento que es una energía humana que no para, que se mueve y se corre de lugar constantemente, que se transforma, deviene, muta, por lo tanto indefinible. En mí se asocia al placer o a encontrar un lugar donde puedo guardarme porque hay algo que me protege. Una especie de guarida contra el desamparo, de escape invisible, de sitio cómodo y cotidiano, un espacio bien libre y mío. Creo que la palabra arte tiene tantas connotaciones como personas la invoquen. El arte es expresión y la expresión es individual pero luego también es colectiva y lo que se nos impone como arte también puede ser mierda que también es expresión y vale, y así sucesivamente sigue y sigue y sigue, por lo tanto movimiento.

Algunos datos

Desde 1997 ha realizado una gran cantidad de muestras e instalaciones, tanto colectivas como individuales, dentro y fuera de la provincia.

También, y consecuentemente, ha recibido varios premios, entre ellos el Primer Premio en el Salón Pampeano de Arte, en grabado (1997); el Premio a la mejor obra de autor pampeano en el Salón Pampeano de Pintura (1999) y el Premio al mejor autorretrato en el Salón de la Municipalidad de Santa Rosa (2007). Además ha recibido la beca Presidencia de Nación 1998 y la Beca grupal del Fondo Nacional de las Artes (intervenciones callejeras con el grupo Meninas Sin Velazkes).

Mari02.jpg