miércoles 22 de noviembre del 2017

La peculiar y encantadora óptica Carassay

Una nueva entrega de Tras La Obra, la sección que convoca a los creadores visuales a develar la contracara del paño, nos trae a una artista que se aferra a la vida a través de la figura humana.

Carassay~2.gif

El objeto central de esta parcela de Telón Pampeano es parapetar la dinámica informativa coyuntural e intentar detenerse, analizar, profundizar. En Tras La Obra proponemos diseccionar el trabajo -es decir el resultado-, en conjunto con su creador.

En el epicentro siempre está el fruto, pero mediante algunas inquisiciones que actúan como disparador, los invitados –generalmente seres relacionados con la artes visuales- van contando (y se van preguntando) cómo es que llegaron hasta allí.

A esta tarea de pensar y de pensarse nos acompaña Griselda Carassay, una mujer que resalta en el mundo de la plástica por su singularidad y en cuyo trabajo se advierte esa particular manera de ver las cosas, una especie de salvajismo cuidadosamente estudiado, preparado y perpetrado. La prolijidad de sus trazos, casi impolutos, y una técnica filo oriental no interfieren, sin embargo, en la temática “existencialista” de sus cuadros, en lo trágico de sus temas o en una variante del nihilismo que apela al humor negro como posible salida al melodrama de la vida.

Puede emplear tanto el monocromo como coloridas paletas fluorescentes, pero lo que destaca en Carassay es la selección de los tópicos y la interpretación absolutamente sorprendente y novedosa que hace de éstos. No hay pudor a la hora de “pintar” la decrepitud humana ni vergüenza en dibujar a una vieja desnuda, porque –en cierta forma- la belleza estética con que están retratados los personajes todo lo ampara. De eso habla Carassay: de las personas, tal y como son, en esa dualidad sólo inherente a la raza humana.

Carassay03.jpg¿Qué técnica utiliza en su trabajo y por qué?

En dibujo empleo el grafito y la tinta china, son materiales amables, nobles, económicos y requieren -en el caso de la tinta china- decisión.

¿Qué fue lo que definió su vocación?

No lo decidí, solo comencé a trabajar y después sí decidí formarme.

¿Cuál es su formación?

Soy egresada de la gloriosa Escuela Provincial de Bellas Artes.

¿Fusiona usted su disciplina con alguna otra manifestación del arte o la cultura?

No sé si es válida la “fusión”, pero si relaciono mucho mi trabajo con la cuestión gastronómica.

¿Qué temas son los que más le interesan?

Mi tema es la figura humana, en todas sus formas y estados.

¿De qué se alimentan sus procesos creativos?

Básicamente de observar.

¿Cómo describiría su estilo?

No lo sé, no tengo una definición al respecto.

¿Qué es lo que le deja cada obra?

Mis obras me dejan nada más que ganas de seguir. Que no se acabe la inspiración. Nada he sufrido más que el no poder hacer.

¿A quién admira?

Pablo Ruiz Picasso, absolutamente!

¿Qué significa para usted el arte?

El arte es todo en la vida, es imposible vivir sin arte, y para mi hacer arte es la manera más franca de comunicarme.

Carassay00.jpg 

Griselda Carassay nació en la localidad de Anguil (La Pampa) y actualmente reside en Santa Rosa. Es egresada de la Escuela Provincial de Bellas Artes. Ha recibido premios y participado en varios salones dentro y fuera de la provincia. Es docente: dicta clases en su propio taller de Arte en Santa Rosa y en algunos otros puntos del interior.