miércoles 22 de noviembre del 2017

La Sapegno que canta

María Emilia dice y hace todo sonriendo; quizás sea una actitud para sobreponerse y "traspasar" las situaciones conflictivas. Claro, es actriz. Y cantante. La invitamos a las XV de Telón.

MESapegno_rotador01.jpg

María Emilia Sapegno es la personificación del pensamiento positivo y de la espiritualidad. Viene en los genes, es innato, es adquirido, es producto de una sesuda elucubración, le sale naturalmente... No se sabe, lo cierto es que arriba del escenario, en rol de actriz o de cantante (¿no es lo mismo?) irradia buenas vibraciones ni bien abre la boca y deja ver su amplia, amplísima, sonrisa.

Si bien todas las personalidades –en mayor o menor medida- son complejas, y máxime tratándose de los artistas en donde convergen factores relacionados con la sensibilidad que logran un efecto de contradicción, estamos frente un caso de grata simplificación. Y esto es muy bueno aplicado al trabajo. Quizás –seguramente- la procesión vaya por dentro y los fantasmas aparezcan en la soledad. También la alegría está construida por pedazos de tristezas.

¿Es posible interpretar jazz, esa música vivazmente melancólica, sonriendo? Sí, es posible. Así como reconstruir desde lo desmoronado es mirar hacia adelante, hacia el lado del público.

Nacida y criada entre una familia en la que lo “artístico” está siempre intrínsecamente adornando la “realidad”, María Emilia es nuestra invitada a la clásica sección Las XV de Telón, en la que hacemos interactuar a los artistas, hacedores culturales y personas relacionadas con las artes y el espectáculo, con los lectores. A la vez también se pretende que con este sondeo los propios consultados “descubran” rasgos de su personalidad y de su trabajo que quizás estaban un poco más abajo de la superficie. Es por ello que homenajeamos con esta sección al imbatible “Cuestionario de Proust”, aggiornándolo a la temática y los personajes que nos interesan, para que conozcan facetas guardadas, para que confirmen suposiciones y/o para que se entretengan con las respuestas.

1. ¿Cuál es la rama en la que mejor se desenvuelve? ¿Por qué?

En la música y en la actuación,  porque es lo que más feliz me hace.

2. ¿Y cuál es la que más la intriga y le gustaría participar?

Me gustaría bailar, me encantaría.

3. ¿Qué es lo que debe transmitir un artista?

El artista debe transmitir su pasión y ahí dar lo mejor de todo su arte.

4. ¿Quién o quiénes son sus predilectos?

Mis artistas predilectos son los payasos, transmiten de todo con humor y alegría. Y una cantante: Dee Dee Bridgewater.

5. Fuera del Arte y la Cultura ¿cuál es su actividad fetiche?

Me gusta la jardinería.

6. Si pudiera cambiar algo ¿qué sería?

Cambiaria mi credulidad.

7. ¿En qué época le gustaría vivir?

Vivo en mi época preferida.

8. ¿Cuál ha sido su mayor satisfacción?

Estar siempre vinculada con el arte.

9. ¿Qué cosas la inspiran o la ponen en positivo?

Me inspira la buena onda.

10. ¿Y cuáles logran el efecto contrario?

El desgano, el malhumor, la mala vibra me desalientan.

11. ¿Cómo le gustaría que la recuerden?

Como artísticamente amorosa.

12. ¿Cuáles son sus virtudes? Si pudiera hacerlo ¿qué cosa de su pasado cambiaría?

Mis virtudes son la paciencia y el optimismo. De mi pasado no cambiaría nada.

13. ¿A qué personalidad le gustaría parecerse?

A muchas y a ninguna.

14. ¿Por qué cosa dejaría todo?

Por recordar quererme.

15. ¿Cuál es el lema que sustenta su existencia?

Hacer feliz mi camino.

Sapegno es la voz del Grupo de Jazz Santa Rosa, como lo fue de esa buena idea que era CAS y de otros proyectos, como por ejemplo el “Canciones al Cielo” que se realizara el año pasado en la sala ATTP. También es actriz; actualmente se encuentra participando de “Harina”, la obra de Carolina Tejeda y Román Podolsky con dirección de Leticia Hernando, en la que las vías están en infinita soledad, son fragmentos de país que se quedaron sin movimiento. Harina es una suerte de documental en vivo que registra la vida de Rosalía, una sobreviviente, alguien que se quedó con sus recuerdos cuando todos se iban.