domingo 22 de abril del 2018

Universo femenino en tinta y tela

 brenda

Hoy en Tras La Obra es Brenda Cabral, joven artista con una carrera incipiente, quien acepta participar de este intercambio, y se explaya ahondando en los cómo y por qué de su hacer artístico.

Con 24 años, Brenda ostenta una marcada impronta y una densidad estética inspirada y atravesada por el concepto de femineidad. Formada en la ciudad de Córdoba; como artista plástica ha realizado muestras individuales y colectivas en Córdoba Capital, en la Ciudad de Buenos Aires y en Santa Rosa, La Pampa. Actualmente es docente en los niveles primario y terciario; y además posee su propio taller. Además, ha participado en el encuentro “Artistas y Docentes”, encuentro realizado en el marco del Proyecto de Práctica Curatorial. Sala Artes Visuales CEPIA (Centro de Producción e Investigación en Artes). Facultad de Artes, Universidad Nacional de Córdoba, 2014.

También formó parte de la actividad “Noche de los Museos”, Palacio Ferreyra, 2013; consistente en un voluntariado que implicó recepción de público, asistencia técnica y teórica en sala; cuya organización estuvo a cargo del Gobierno de la Provincia de Córdoba. Recibió una beca del FNA (Fondo Nacional de las Artes), para la realización del Taller de Análisis de Obra y Seguimiento en Proyectos en Artes Visuales. Octubre y noviembre 2015.

Aquí, la artista nos invita a sumergirnos en las motivaciones y sentimientos que hay "Tras La Obra".

- ¿Qué técnica utiliza en su trabajo y por qué?
Mi proceso creativo siempre estuvo vinculado al campo de la pintura y de lo textil. Quizás no pensarlo como campos disociados sino pensar el campo de la pintura como el más accionista dentro del arte. Se trata de producir cierto nivel de “ruido” visual con materiales y operaciones de costura que imponen otro orden –si se quiere- extraño y desplazado de las disciplinas específicas o propias. No se podría dejar de mencionar la disolución de los límites de las disciplinas tradicionales. La disolución del límite también se ve desde el campo de la pintura, del grabado o del arte textil. Esta disolución de las fronteras entre disciplinas es parte fundamental del estilo –la poética- de más de un artista. Las razones de mi elección -el porqué de que mis obras estén bordadas linealmente, que utilice retazos de tela, está relacionado con producir cierta extrañeza en lo reconocible, emparentando lo familiar con otro criterio u orden.      Esa cuestión sobre “lo reconocible” tiene que ver con la memoria, con lo aprehendido y en ese sentido no puedo dejar de mencionar a Berger cuando dice que “ La publicidad es en esencia nostálgica. Tiene que vender el pasado al futuro (…)”.

- ¿Qué fue lo que definió su vocación?
Desde muy chica, estuve siempre vinculada al arte de manera autodidacta y experimental.  A los 11 años comencé a concurrir a un taller particular, donde me brindaron  las herramientas básicas para poder desarrollarme en el campo de lo visual. Al seguir una orientación artística, en la educación secundaria, hizo que aún más se definiera esta vocación de la cual los artistas solemos hablar.
 
- ¿Cuál es su formación?
Comencé en el año 2010 mis estudios universitarios en la Universidad Nacional de Córdoba (UNC) la carrera Profesorado Superior de Educación en Artes Visuales especialidad Pintura. Recibiendo el título de grado con honores (Premio Universidad 2014 UNC). En el 2014 comencé mi tesis de grado de la carrera Licenciatura en Pintura finalizando la graduación a mediados de 2015, recibiendo el Premio Universidad 2015 UNC.

brenda
 
- ¿Fusiona usted su disciplina con alguna otra manifestación del arte o la cultura?
Si, en la última serie realizada con el mundo de la fotografía. El proceso de configuración de la obra comienza con la elección de una imagen referente (justamente la fotografía). Imágenes del campo de la publicidad parecen expresar tensiones entre el deseo y la posesión. Luego extrapolo esas imágenes desplazándolas de su origen, también ese desplazamiento se verifica en la fragmentación. Siguiendo la idea de José Luis Brea sobre la alegoría, podría decir que arranco un elemento de la totalidad, lo aíslo y lo despojo de función, para reinscribirlo en otra situación. Elijo bocetar en base a esas fotografías, en otras palabras, trabajo desde fotografías para construir el dibujo. De las dos imágenes entrelazadas que se visualizan en cada obra, una es bordada y la otra dibujada a mano alzada. Esto se debe a que la imagen bordada pertenece justamente al mundo de la costura y la moda y la otra al mundo de lo cotidiano (habla más de la ligereza con la que se hacen determinadas actividades cotidianas y es por eso que también se esboza y no pasa a ser un bordado completamente acabado).
 
- ¿Qué temas son los que más le interesan?
Busco impregnar todo mi trabajo artístico de un concepto de femineidad que pertenece a lo cuidado, al mundo de la estética, la moda y, a su vez, referirme a la mujer inmersa en situaciones cotidianas, con tareas habituales del día a día, estas situaciones junto con lo publicitario son el eje central sobre el cual gira mi producción artística. En esta versión de lo femenino se intenta poner un orden, y a la vez, generar un caos organizado. Intento condensar muchas ideas flotantes en distintos niveles y momentos, un aparente orden en el caos de una idea que pueda llegar a ser inquietante. La idea general que sustenta esta manera de entender el arte, está dada por la relación entre conceptos diversos, que devienen de complementarios. El mundo de lo publicitario, la moda, el estereotipo de la femineidad en relación con la mujer en lo cotidiano, mujeres escasas de tiempo por diversas razones, las técnicas manuales de costura, la moda, el pasado y el presente. Esta manera de trabajar (yuxtaponiendo imágenes) produce necesariamente un sentido de simultaneidad, son tareas o situaciones que se generan en distintos momentos o tiempos y en diferentes escenografías o lugares, pero aquí están colocadas al unísono o en simultáneo. En definitiva, es la fusión entre diversos mundos (mujer-moda estereotipada, mujer del día a día).
 
- ¿De qué se alimentan sus procesos creativos?
Desde lo personal, los procesos creativos se alimentan desde la mirada. Entiéndase, la mirada ante obras de otros artistas… sean referentes o no para mi producción personal. Yo considero que los enriquecimientos en la producción artística devienen de ver obras de diversos campos del arte.
 
- ¿Cómo describiría su estilo?
No se si hablar de estilo, o referirme a mi poética personal… Siempre sentirme parte del campo de la pintura y lo textil.
La poética desde la inscripción del acto creativo en el espacio de la costura y afines me permite un juego de deslizamiento de sentido y aunque resulte preponderantemente formal también resulta capaz de aunque sea rozar un potencial de significación. Manipulo los materiales y las imágenes y al hacerlo me corro del enfoque fotográfico que le dio origen a la imagen. Superpongo las siluetas, obturo algunos planos, bordo otros, frustrando de alguna manera la “transparencia” de la imagen fotográfica inicial. El resultado es extrañamente fragmentario, permitiéndome recapturar el potencial tanto de la fotografía del consumo de moda como el de la actividad cotidiana. No hay aspiración por una definición psicoanalítica del sujeto femenino ni tampoco me enrolo en las luchas de género. Soy consciente que opero a nivel formal pero que aún así se produce un pequeño quiebre que hacer ver otra cosa.
 
- ¿Qué es lo que le deja cada obra?
Cada obra es una experimentación de características únicas. En este momento con las ideas en la producción del 2018, son una serie de pinturas en diversos formatos. Vale aclarar, si me refiero a lo textil y a estas futuras pinturas como comparación de lo que me dejan, son series completamente diversas.

brenda2
 
- ¿A quién admira?
Tengo muchos artistas referentes de admiración como: Rosa Gonzalez, Leo Chachio y Daniel Giannone, Melisa Sánchez, Pablo Peisino, Ghada Amer, entre otros…
 
- ¿Qué significa para usted el arte?
Arte como expresión en concepto amplio y abarcativo. Para mí, existen muchas clases y formas de expresión, y la expresión artística es de alguna forma una respuesta a la necesidad de comunicar o expresar una idea o concepto por parte de nosotros los artistas, algo que queremos compartir con el resto del mundo, más allá de la respuesta, reinterpretación, repercusión que tenga o hagan los múltiples receptores de cualquier forma de expresión artística.

Mucha gente cree que la expresión artística se circunscribe solo a las artes plásticas, pero el arte no se resume a eso solamente, sino a todo aquello que sirva para representar un concepto, un estilo, una idea, un personaje de la ficción, una visión particular; en todos los casos con un trasfondo de poder decir algo a través del medio artístico.

Pueden ser muchas y distintas, las formas en las que se concibe y se describe el arte y las creaciones artísticas en la sociedad, así tenemos la visión que lo plantea como una forma de lenguaje, como un acto de comunicación del ser; otro punto de vista propone la obra de arte como un objeto creado con la
única intención de generar efectos estéticos, vinculados con lo bello y lo placentero; y una tercera forma que lo concibe como un acto significante, que además de comunicar, transmite emociones valiéndose de la imagen, la música, la palabra etc.

Pero al tratar de explicar de donde surgen las inspiraciones, la creatividad, o hablar sobre la influencia de las vivencias y la personalidad de un individuo en la expresión artística –puesto que cada creación artística es particular, única y diferente de lo demás, aun así planteen o representen lo mismo-; dejaría de algún modo, sin efecto, el segundo concepto –que reconoce al arte solo con fines estéticos- pues aunque tenga algún tipo de recepción del público en este sentido, es innegable que la inspiración, la imaginación y lo que el artista pone de sí en la obra, no son ni arbitrarios ni sin sentido o razón.