sábado 23 de junio del 2018

"Infierno Grande", en pleno rodaje

alberto manu rotador

Un film que recorre exquisitos horizontes pampeanos.

Por estos días se está filmando en La Pampa “Infierno Grande”, una película que tiene ingredientes de cine fantástico, de western y de road movie, y que aborda una historia atravesada por la violencia de género.

Para llevar a cabo esta aventura cinematográfica, desembarcó en Toay un gran equipo capitaneado por el director del film, Alberto Romero y la productora Rocío Gort, con el fin de rodar escenas en algunos de los más bellos paisajes pampeanos: Naicó, Parque Luro y zonas campestres de Toay. En la película, -que cuenta con un subsidio del INCAA-, participan dos pampeanxs, la productora Leticia Hernando, y el niño que hace de “el changuito”, Manuel Matzkin.

Sinopsis
Infierno Grande es la historia de María, una maestra de pueblo de la provincia de La Pampa que sale al desierto a buscar un lugar en el que criar a Nachito, el niño que lleva en su vientre. Perseguida por su marido golpeador, María escapa hacia el sur de la provincia. En el camino se encuentra con excéntricos personajes. Algunos, amigables, y otros decididamente peligrosos. Aquello que la espera en los desiertos del sur pampeano es su propio destino de liberación.

En medio de estos agitados días en La Pampa, el director habló con Telón Pampeano sobre la película, sus principios y actual desarrollo .

- ¿Cómo fue el recorrido cronológico de Infierno Grande?
En primer lugar la película fue seleccionada en el 7°encuentro de proyectos audiovisuales en desarrollo “Nuevas Miradas” que se realiza cada año en el marco del Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana, Cuba. Allí el film participó de un laboratorio de proyectos, -que permite mejorarlos y retocar sus debilidades- y recibió el premio al mejor Guión.

Ésto me permitió participar de una tutoría de guión en la Escuela de Enric Rufas -un guionista catalán muy reconocido-, y elaborar una acción de guión sólida. Fue un proceso de muchos años.

Después me asocié con la productora ZIOK Cine y Puente Films, y Rocio Gort quien está a cargo de la Dirección de Producción.

En el año 2016 la película fue declarada de interés por el INCAA, y recibimos un subsidio para llevarla a cabo.

- Entretanto surgieron algunos obstáculos para llegar a la instancia de rodaje. ¿De qué se trató?

Hubo problemas relacionados con cambios en el INCAA, en las conformación de las autoridades y de normativas, y se fueron dilatando los tiempos para comenzar. Se pudo retomar en noviembre 2017, cuando se normalizó la situación. Con la dificultad de que los subsidios no se actualizaron.

Nuestro primer diseño de producción era filmar 5 semanas en La Pampa. La idea era tener la mayor cantidad de actores pampeanos posible, por eso convocamos a un casting en 2016. Pero al acotarse el presupuesto por las demoras, decidimos incluir más actores de Buenos Aires, y estamos filmando en La Pampa sólo por 10 días. El único actor local que participa es el que hace de “el changuito”, porque yo quería que fuera de acá.

Contamos con el apoyo de la Municipalidad de Toay que nos dio alojamiento en el albergue y somos unas 35 personas trabajando incluyendo los actores.

- ¿También cuentan con apoyo desde la Pampa en la producción?
Si. Leticia Hernando está produciendo desde acá. Es una gran ayuda y trabaja muy bien, conoce del tema y es muy profesional.

- La película no se ata a un sólo género, ¿vos como la definirías?
No es ni realista ni naturalista. Tiene elementos de género de cine fantástico, unos de western y algunos de road movie.

La historia trata un tema de mucha actualidad como es la violencia de género y las lógicas patriarcales.

- ¿Podría decirse que ese es el concepto que buscaste desarrollar en el film?
Si, pero no desde un tono testimonial ni realista, sino desde los elementos de los géneros.

- ¿Por qué La Pampa?
Mi familia es de Bernardo Larroudé y parte de la familia de mi mujer de Toay. De chico en lugar de ir a la playa venía a La Pampa a pasar tiempo con la familia. Siempre tuve ganas de filmar acá, le tengo mucho cariño a La Pampa.

- ¿Como se viene desarrollando el rodaje?

Se formó un equipo muy lindo, con mucha afinidad y buena onda. Se hace todo a una velocidad que no es la ideal, -por las dificultades presupuestarias-, pero el material viene quedando muy bueno, hay un equipo muy profesional y muy bien armado. Estoy muy contento con el material y lo estoy disfrutando mucho.

- Algo que agregar...
Quiero agradecer mucho a la provincia de La Pampa por ofrecernos todos estos paisajes y las historias que tiene. Da la sensación que uno pone la cámara en cualquier lado y hay algo interesante para contar. Estoy pensando mi próxima película que será un documental sobre la caza furtiva en La Pampa. Un proyecto trae al otro. Asique voy a volver a filmar otra vez por acá.

alberto manu