viernes 14 de agosto del 2020

El conversatorio, Ernesto Del Viso

ernesto_del_viso_1.jpeg

Savia del cancionero pampeano

Se define sencillamente como musiquero y letrista. Aún así, sabemos que se trata de uno de los músicos, investigadores y difusores más prolíferos que han surgido en La Pampa. Compositor, autor e intérprete, Ernesto del Viso hurgó en las raíces y la historia del folklore y la poesía local, y trabajó junto a destacados artistas para dar vida a una serie de trabajos que hoy, son un clásico.

Recientemente viene de presentar en sociedad, a través de la plataforma YouTube, ”Luna de Chical Co”, un tango cuya letra saca a la luz el problema de la falta del agua en el oeste pampeano. La poesía pertenece a Julio Domínguez El Bardino, mientras del Viso se ocupó de la música e interpretación. La realización del video estuvo a cargo de Juan Pablo Morisoli.

Telón Pampeano conversó con el artista sobre su vasto recorrido y su fecundo trabajo que perdurará en el acervo cultural pampeano y también acerca de sus desafíos por venir: "Quiero dejar testimonio de nuevas obras", contó.

- ¿Cómo empieza su afición a la música?
La música en mi casa era algo totalmente normal. Lo interesante, es que cada uno de nosotros, teníamos predilección por distintos géneros: mi madre con el tango, mi papá un tanto más amplio, le gustaba toda la buena música, pero predilección por los boleros, mi hermano por la llamada Música Clásica y a mi el Folklore musical. Pues entonces la llegada a la música se da en forma muy natural. Me veo sentado en un banquito blanco y con una guitarrita de madera terciada, de juguete, cantando zambas, tendría 5, 6 años. Nadie tocaba la guitarra en casa. Mi mamá le hacía al piano, muy poco, es más nunca la escuché tocar, solo en un acto de la Escuela N°1 cuando al faltar la maestra de música, le pidieron tocar el Himno Nacional Argentino. Debo confesar que quedé enamorado de esa interpretación. No hay Edipo en ello, sino tremendo asombro ver a mi mamá tocando el piano y ante mis pares. Nunca más la escuché ni tocó el piano tampoco. Mi hermano Eduardo estudiaba piano, pero pronto abandonó por razones muy personales. Yo si seguí con la guitarrita, hasta que los Reyes Magos (Aurora Ospital y Emilio Colombato, mis vecinos), me trajeron, el 6 de enero de 1968: una guitarra. De ahí hasta este mismo momento, no dejo de tocarla.

- ¿El músico nace o se hace? ¿Por qué?
Pienso que nace. Viene la orden en el ADN, y tarde o temprano se cumple, no se resigna. Una vez atendido el mandato el músico debe empezarse a hacer, a perfilarse, a encontrar su personalidad con tal o cual instrumento. Esto no solo vale para el académico, también el popular y pienso que más, debe empezar a buscarse, a confeccionarse en la calle, en los patios, en los fogones o donde la música lo esté esperando.

- ¿Qué artistas han influido en su vida?
Las influencias, son innegables. Primero mi profesor de guitarra Orlando Hernández, músico popular, guitarrero que encontró en los métodos que encargaba a Buenos Aires la fuente de toda su docencia y su camino. El me enseñó por música y también a rasguear y ahí era donde nos decía: “Ustedes deben hacer una introducción y luego mientras vayan cantando, no rasgueen toda la obra, toquen algunas notas, algunos acordes como hace Eduardo Falú”. Eso se me grabó a fuego y rápidamente me entregó al puerto de Falú, de Yupanqui, de Di Fulvio, pero tambiéin de Segovia, Narciso Yepes y del gran compositor de obras para la guitarra española: Francisco Tárrega.

ernesto_dv.jpeg

- ¿Las musas existen? ¿En dónde encuentra inspiración?
No sé si son las musas las que existen, yo diría que últimamente es el Señor quién guía mi mano y mi corazón. No debe entenderse ello como una señal mística o de orden religiosa, sino más bien de una disposición del alma y el espíritu de aquel señalado para la composición. La disciplina de sentarse todos los días a escribir aunque sea una línea poética o musical, más el estudio, la lectura y el estar atento a la cotidianeidad, hacen mucho en el acto de creación. Será musa?, cuando el otro día amanecí y se me representó una foto de Suba (Colombia) donde estoy con un niño que me regala dos caramelos de coco como agradecimiento a las canciones infantiles que hacía una rato yo había cantado y eso solo me dispara la primera línea : “ Gracias niño de Suba, de Colombia…” y compongo mi primera canción infantil, es decir letra y música, pues generalmente pongo músicas a los poemas. Es una musa? la que llega cuando un playero de una estación de servicio, me habla de su mamá de San Juan a la que no conoceré pues está fallecida? Y con solo su nombre: Carmen Diaz, escribo en el camino a mi casa “La iluminada” zamba con música de Oscar García. Pero como decían Piazzola y Galeano: 5% de inspiración 95% de “culo” en la silla jajaja.

- La industria musical jamás hubiese imaginado hace algunos años que existirían “plataformas” donde publicar. ¿Qué hay de bueno y de malo en Internet para la música y los músicos?
Lo bueno de todas las redes por las que hoy navegamos, reside en que es un medio muy rápido, cómodo, eficiente para difundir tu obra. Si tuviéramos que pensar en los derechos intelectuales, ahí ya no se como se preservan.

- ¿Cuáles son sus retos profesionales más inmediatos?
Mis pasos próximos, ya pensados antes de la cuarentena, son grabar discos y entre ellos hacer uno nuevo con canciones infantiles folklóricas pampeanas, no porque el primero que grabamos en 1997 se haya envejecido, cosa que no creo pues hay muchos que no reconocen su existencia, pero deseo dejar testimonio de obras nuevas y otras no tanto que he ido componiendo para los niños y los no tan niños en estos últimos 22 años.

- Describa el proceso creativo que desarrolla para llegar a una obra
No tengo un método, sí cuando surge algo en mi cabeza: una imagen, una frase, allí trato de anotarla rápidamente. Muchas veces volviendo de mi trabajo o yendo al mismo he tenido estos llamados y como siempre ando con un cuaderno y una lapicera, detengo mi móvil y la escribo. A veces puede que salga toda de una, otras la termino en mi hogar donde tampoco tengo un lugar especial para escribir. Puede ser el comedor, la cocina jajaja. Y a veces viene la letra junto con la música y otras pasan meses y allí surge el milagro de la melodía. Con los poemas sucede algo parecido. Corrijo poco, es una de mis debilidades -para algunos signo de gran defecto-, pero es mi forma de ser. Con los poemas de la primera década de este siglo que he escrito, ahora que los estoy sacando de sus papeles originales y pasando a la PC para su posterior publicación, allí si me permito alguna que otra corrección.

- ¿Utiliza la tecnología? ¿De qué manera?
Un poco ya está contestada al referirme al papel del internet y las redes sociales como cuando señalé como compongo. Si claro que he echado mano, definitivamente, a la tecnología. Es la que ha permitido, si se quiere, poner a consideración más rápidamente toda una producción que lleva años de realización. Es verdad también que todo lo que uno sube a las redes, resulta tremendamente efímero y acotado. Pero nos aseguramos que allí queda. No se por cuanto tiempo quedará, pero está y se lo puede consultar en forma simple y rápida. Llegará la depuración y selección de todo lo que sube…vendrá, no? Decía mi colega y amiga Silvia Zabzuck: “Ernesto, el Facebook, es como una gran plaza adonde todos llegamos a encontrarnos y a escucharnos, a mostrarnos y con una oferta descomunal…” Y es así, a veces llegan aplausos de quienes hace tiempo que no vemos, de otros que ni siquiera conocemos o solo hemos desarrollado amistades virtuales, y otros (muchos) que nos obvian, no?.

- ¿Cuál fue el consejo que le cambió la óptica?
El de Sandra, la mamá de mis dos hijos:”Ernesto, porque no te dedicás a cantarle a los niños, canciones infantiles de La Pampa”... Esto ya lo he contado muchas veces, pero en él reside la obra más importante de mi vida, después de Juan Ernesto y Emilio, mis hijos, que es “Sonidos y palabras para conocer La Pampa” – Cancionero Infantil folklórico pampeano de la provincia de La Pampa. El resto es un CD, libro en Braile de todo ese Cancionero, hecho por los detenidos en la Penal de Santa Rosa, hecho para los integrantes del Grupo Vocal de Niños ciegos y videntes que creamos y dirigimos con Sandra desde abril de 1998 hasta julio de 2002, un libro con 34 canciones infantiles de autores y compositores de la provincia de La Pampa, ilustrado por alumnos de la Esc. N° 38 de Santa Rosa, que hace 20 años está agotado y todas las actuaciones en Encuentros Nacionales y Latinoamericano, llevando este cancionero.

- ¿Qué es lo mejor que ha hecho?
Cantarle a los niños y cantarle a la gente en general la canción infantil pampeana.

del_viso_villalba.jpeg

- ¿Qué canción le gustaría que fuera suya? ¿Por qué?
El Peludo Valentin, que aclaro por enésima vez no es mía es de Marcelino Catrón y Lalo Molina, pero si tenemos el honor de cantarla con Sergio La Corte y la canto donde cuadre: Teatros, escenarios al aire libre, asados, fogones y por supuesto donde mas lo hago y me piden es en las escuelas. Esta obra me emociona y emociona y alegra al que la escucha…como solemos decir tiene un misterio muy extraño de desentrañar…la otra obra es “Canción Alegre” tema de jazz tradicional sobre un texto de la poetiza pampeana Hilda Olga Correa Lopez de Carrizo con música del querido pianista jazzero Coco GOMEZ. Esta canción que grabé con la Trigueña Jazz Band tiene una tremenda espiritualidad y alegría necesarias como para aprender la flora y la fauna de nuestra provincia de La Pampa. (Ph de portada: Vanina Paternasi Velazquez)

Sobre el entrevistado
Ernesto del Viso nació el 5 de junio de 1959 en Santa Rosa, La Pampa. En 1968 comienza sus estudios de guitarra con el Prof. Orlando Hernández en el Instituto Provincial de Bellas Artes, continuándolos con el Prof. Anibal Olié hasta que en el año 1976 obtiene el título de Profesor Elemental de Guitarra en la Escuela Congreso que por entonces dirigían los Prof. Isis y Pedro Bustos. Su carrera artística comienza a fines del año 1979 y lo hace como cantor solista de música folklórica argentina. Actúa en distintos escenarios de la provincia de La Pampa, en ciertos casos como “soporte” de artistas nacionales como Horacio Guarany, Los Trovadores, Raíces Incas, etc. También es tiempo de recorrer los festivales folklóricos de verano que en La Pampa se llevaban a cabo en Ing. Luiggi, Intendente Alvear y Toay. Pero es en 1980 cuando agrupado a otros músicos pampeanos inicia una verdadera difusión del cancionero regional y entonces forma parte de espectáculos integrales como “Cantares que van y vienen” en abril de 1980, “Musicanto” en 1981, 1982 que congregaba a miles de espectadores que apoyaban, por entonces, este tipo de realizaciones. Desde su primera actuación abordó obras del cancionero regional pampeano, pero su acercamiento definitivo lo efectúa como solista, cuando otro solista - Guri JAQUEZ- lo convoca para dar una serie de recitales en la provincia y con los auspicios de la UNLPam en las distintas unidades académicas que la Universidad posee en Santa Rosa y Gral. Pico, esto sucede por los años 1981 y 1982. En 1982 funda, junto a Guri Jáquez, Cacho Arenas, Sergio La Corte y Carlos Urquiza, la Agrupación Pampeana “CONFLUENCIA”, que ese año registrará en el soporte de cassette parte de la obra musicalizada del poeta pampeanao Juan Carlos Bustriazo Ortíz. Esta producción discográfica de septiembre del 82´ permitió al grupo presentarse en distintas localidades de La Pampa: Guatraché, Realicó, 25 de mayo, Intendente Alvear, etc. como así también brindar recitales en la Universidad de Belgrano y en el Teatro Gral San Martin de la Capital Federal y en teatros de la provincia del Neuquén.

Desvinculado de CONFLUENCIA, por espacio de dos años actúa junto a Sergio La Corte, como dúo, haciendo luego un paréntesis hasta que en 1989 retoma la actividad musical, como solista, presentándose en espectáculos de integración como han sido los “Encuentros de Músicos Patagónicos” realizados en Santa Rosa y en el Centro Cultural San Martin de Cap. Federal. En 1988 junto al Coro Municipal de Adultos de Santa Rosa, el poeta Julio Domínguez “El Bardino”, la artista plástica Teresita Lavoine de Echániz, el artesano de la madera Juan Carlos Fernández, realizó una gira por el N.O. argentino, visitando en tal oportunidad: Santiago del Estero, Frías, Catamarca, Salta y Jujuy. En 1986 funda, junto a otros músicos locales como Lalo Molina, Roberto Yacomuzzi, Paulino Ortellado, Beto Urquiza, Mario Figueroa, Tucho Rodríguez, Roberto Sessa, Julio Domínguez El Bardino, una Cooperativa de Trabajo Artístico (CoArte), de la que va ser Tesorero y Presidente por espacio de 6 años. Ocasionalmente se conformó la agrupación “Los Músicos de Coarte” la que grabará en 1990 una cantata “La Epopeya del Riego” con poesía de Edgar Morisoli y música de Lalo Molina y de ella también participó cantando el tema “Coplas del gajo nuevo”. 1993 lo halla cantando, en calidad de solista, junto al Coro Municipal de Santa Rosa, “Las Canciones de Juanito Laguna” obras poético-musicales inspiradas en el personaje de Berni que Isella había grabado a fines de 1975. Este trabajo se graba en esos años y se presenta en el Teatro Español de Santa Rosa y en el Aula Magna de la UNLPam, en las localidades pampeanas de Toay, Parera, en el Cantapueblo de Mendoza en los años 1993/94 y en el Encuentro Coral de Melipilla (Chile).

del_viso2.jpeg

A partir de 1994, se tornan esporádicas sus presentaciones artísticas, lo hace en Trenque Lauquen, en el Encuentro de Ceramistas latinoamericanos en febrero de 1995 o simplemente en presentaciones de libros de autores pampeanos. La inactividad en lo musical no es tal, ya que en este período brinda charlas en colegios primarios y secundarios sobre música aborigen, encara sus primeras investigaciones sobre la temática musical pampeana junto a la prof. Sandra Judith ENRIETTI, presentando dichos trabajos en el Congreso de Cosquín (1994), Congreso de Folklore Educativo desde Godoy (Santa Fe) y también en 1994, dicta junto al prof. Ricardo NERVI y la Prof. Enrietti el curso “Folklore y Pedagogía” en la Universidad Nacional de La Pampa, que en 2003 reiteraran a pedido del gremio de docentes privados de La Pampa SADOP. Asimismo asiste a las Jornadas de Musicología llevadas a cabo en Mendoza, participa activamente en las charlas que el foklorólogo chileno don Manuel Dannemann brinda durante los años 1994 y 1995. En definitiva, comienza en los años 90, a desarrollar su otra actividad, de plena complementariedad con la artística, que es la efectuar tareas de investigación y de docencia en torno de la Ciencia del Folklore. Gran parte de esta otra vocación, hermanada con la de escribir dará lugar a una importante colaboración en el semanario cultural “Caldenia” del diario “La Arena” de Santa Rosa, en donde viene escribiendo notas sobre la historia de las canciones de La Pampa, de la Argentina y de Latinoamérica, junto a reportajes a músicos y artistas de toda índole, desde 1993 aproximadamente. A la fecha 50 notas hablan de la necesidad de del Viso de expresar algo y compartirlo con los demás. Desde el año 2008, esa colaboración es más sistemática con publicaciones de dos notas por mes, aproximadamente. Pero este espíritu de difusión del folklore musical de un pueblo, por espacio de 26 años, desde marzo de 1976 hasta diciembre de 2003 condujo y realizó el espacio radial “Cantos en el Tiempo” por Radio Nacional Santa Rosa, el que en determinados momentos fue difundido por las filiales de Zapala y San Luis. Existieron otras experiencias radiales como los programas “Orígenes” en Radio Cooperativa, “Una cita con la historia” junto al Prof. De Historia Milton Rulli o “Vamos Juntos”. Este oficio de comunicador se trasladó a los escenarios donde le tocó presentar a diferentes artistas como Osvaldo Pugliese, Alfredo Zitarrosa, Ramón Navarro, el Ballet de Oscar Araiz, Osvaldo Piro, Miguel Angel Estrella, Orquesta Nacional “Juan de Dios Filiberto”, Ariel Ramírez, Raúl Carnota, Alfredo Abalos, Suna Rocha, Cuarteto Zupay, Sanampay, Juan Falú, Ballet Nacional de El Chúcaro y Norma Viola, Markama y por supuesto a los artistas regionales, es decir a sus colegas.

Entre los años 1993 a 1995, organizó el Archivo Sonoro Musical de la provincia de La Pampa junto a la clasificación de toda la colección de partituras (más de un centenar) y recortes periodísticos que hacen a la vida y obra del compositor e intérprete pampeano Argentino Valle de destacada actuación a nivel nacional entre los años 30´, 40´ y 50´. “Sonidos y Palabras para Conocer La Pampa” - Cancionero Infantil pampeano Sin duda alguna, este proyecto que nace los últimos días de junio de 1997 y que es nada menos que producir, por decirlo de alguna manera, un CANCIONERO INFANTIL PAMPEANO, es un punto de inflexión en el cantor, compositor y realizador que hay en Ernesto del Viso. Se trata de una tarea emprendida junto a Sandra Enrietti, la de rescatar las canciones y la poesía de los autores de La Pampa y musicalizarlas, y que hayan encarado la temática infantil. Descubrimos que muchos de estos poetas como Ricardo Nervi, Hilda Olga Correa López de Carrizo, Marcelino Catrón, han sido fundamentalmente maestros y que han compuestos versos para sus alumnos y así poder abordar la enseñanza de un determinado tema. El trabajo, en resumen, consistió en la edición de un libro con 34 poemas musicalizados con sus líneas melódicas, la explicación de la mayoría de los poemas efectuadas por sus autores y la ilustración de cada una de ellas realizadas por alumnos de la Escuela Nº:38 de Santa Rosa, una de las escuelas marginales de lo urbano de esta ciudad. Se grabó un CD que también se edito en cassette donde participan músicos locales y se armó un Coro Escolar, dirigido por su maestra de música con alumnos de la citada escuela Nº 38 y la Escuela de “Los Hornos”. Todo este trabajo se realizó en 3 meses y el 30 de octubre de 1997 fue presentado en el Teatro Español de Santa Rosa, luego en Trenque Lauquen e Ingeniero Luiggi en las jornadas del Pre-Cosquin que allí se realiza todos los años. La gestación de este Cancionero dará pié al nacimiento de lo que con el tiempo ha de ser el “Grupo Vocal de Integración de Niños Ciegos y Videntes” que tendrá un desarrollo desde 1998 hasta el año 2003.

Otro gran aporte a la cultura local lo hizo cuando fue Secretario de Cultura y Extensión Universitaria de la UNLpam en 1986 y Director Municipal de Cultura de Santa Rosa 2003/2007.