jueves 25 de abril del 2019

DE OTRO POZO

el_perfume_netflix_gisela_colombo.jpg

“El perfume”. Crímenes y una indagación sensorial del amor

* Por Gisela Colombo

El Libro

“El Perfume” es una serie de origen alemán cuya inspiración es el libro de Patrick Süskind, del mismo nombre, aunque con el subtítulo subyugante de “Historia de un asesino”. El texto es una novela en la que el protagonista Jean Baptiste Grenouille desarrolla un olfato fuera de serie, hasta convertirse en una de las “narices” creadoras de perfumes durante el siglo XVIII. Es capaz de captar a mucha distancia un olor y también de desmenuzar cuáles son los componentes del perfume natural de cada quien. En un periodo de retiro permanece como un ermitaño en una cueva y es entonces cuando cae en la cuenta de que él no posee ningún olor en particular, lo cual es realmente extraordinario.

El propósito de su vida será, precisamente, crear un perfume que restablezca la humanidad en él, que tapie su naturaleza inodora, a la que atribuye el no haber sido amado por nadie jamás. Así, se aplica al plan de crear la fragancia perfecta, que despierte un amor irrefrenable. Para ello, se convierte en un asesino serial. De cada víctima va extrayendo las glándulas responsables de segregar olores.

La historia ocurre en París en el siglo XVIII, pero la obra fue escrita en 1994. Se tradujo a cuarenta idiomas y fue record de ventas.

En 2006 se hizo una película de gran belleza visual aunque malograda en el final debido a la hipérbole con la que resuelven el conflicto de Grenouille.

el_perfume_asesino.jpg

El libro en la serie

Esta vez, en la serie recientemente estrenada, las cosas son diferentes. Por empezar, no es una adaptación de la novela. En cambio, es una ficción diferente en la que los personajes se nuclean en torno de las ideas que surgen del libro. Forman un grupo que persigue fines similares a los del perfumero parisino.

La historia comienza mostrándonos el hallazgo de un cadáver mutilado. Cuatro hombres y una mujer que se criaron juntos en un internado asisten al funeral de la sexta integrante del grupo. La cantante con quienes varios tuvieron un romance. Al cuerpo se le han extraído las glándulas sudorípadas, la piel del pubis y el pelo.

La investigadora policial, por su parte, mantiene un romance secreto con el fiscal, hombre de familia, y ella tiene una historia de abandono en la infancia, rasgo que comparte con varios personajes. Durante la ronda indagatoria a los miembros del grupo, la detective va descubriendo la importancia que tiene el olfato y sus estímulos en el caso. Mientras tanto, se producen otras muertes de similares características y corre a la par su conflicto con el fiscal.

Moritz, uno de los miembros de la “sociedad secreta”, devenido en perfumista importante de París, sin perder su capacidad de hábil declarante, es quien más le revela la trama a la investigadora.

Conforme van pasando los capítulos, vamos conociendo en raccontos permanentes los episodios de la vida del internado, las perversiones y abusos, la ausencia de vínculos sanos con los adultos y una serie de experiencias que debieron dar forma a las psiquis de los acusados. En esa indagación, se produce el hallazgo: la novela de Süskind aparece bajo el colchón del cuarto de soltera de una de las dos mujeres del grupo. Así conocemos el enlace con la perversión de Grenouille.

A partir de la lectura del libro, los chicos emprenden una experimentación que incluye muertes, violaciones y mutilaciones aun en aquellos tiempos cuasi infantiles.

Como en el texto, el concepto raíz de toda la obra es difícil de sostener. El tema es el poder del perfume natural en la capacidad de atraer o ser atraído.

En la película de 2006 fracasa el modo de exponerlo debido a la explicitud excesiva y la hipérbole con que se lo exhibe. El público que espera la ejecución de Grenouille ingresa en un trance orgiástico colectivo provocado por el perfume irresistible que trae el acusado. Naturalmente, ese amor espontáneo y grupal lo salva de morir.

Si bien en la serie existe el mismo riesgo, se resuelve con mucha mayor pericia y un equilibrio necesario para no tornarse ciencia ficción, o provocar la intromisión de un deus ex Machina absurdo, al final.

el_perfume_critica.jpg

Amor en tubo de ensayo

Si el lenguaje corporal puede develar de nosotros mucho más allá de lo que decimos verbalmente, tal vez lo mismo suceda con cómo olemos. Las investigaciones sobre feromonas y androsteronas no son concluyentes. Popularmente tampoco incorporamos la faz de la atracción que los perfumes suscitan. En un mundo que ha profundizado mucho su ciencia, concebimos el amor como una magia espiritual, que rebasa por mucho la química entre dos cuerpos. Sigue siendo insuficiente hablar del lenguaje corporal, de los perfumes o cualquier otro concepto científico para explicar el pozo misterioso de donde provienen la atracción y el rechazo.

Quizá, como plantean el film y su referente literario, el olor de la piel puede influir significativamente en el romance. Quizá no. Tal vez sea un modo de reducir a reacciones químicas la naturaleza de algo mucho más inexplicable; algo atravesado por ingredientes espirituales, sociales, psicológicos no mensurables. Sin importar cuál es la respuesta y si llegará a contestarse académicamente algún día, el hacernos la pregunta es en sí mismo un ejercicio interesante.

En suma, vaya aquí mi recomendación de esta serie alemana que, en sólo seis episodios de estética descolorida y característica del cine alemán, desarrolla una trama interesante, plantea un problema todavía a medio explorar, e invita a descubrir la obra “El Perfume”, una de las novelas alemanas más valoradas del siglo XX.