domingo 18 de agosto del 2019

Nicanoff en la Feria del Libro

Mañana, lunes 29 de abril y desde las 19 horas, Valentina Nicanoff estará firmando ejemplares de sus libros El nudo y Animal sediento, cuyas portadas están ilustradas por al artista plástica pampeana Ana Belmonte.

Valentina_Nicanoff.jpgEn el stand de Fuegx Colectiva Editorial (Nuevo Barrio, stand 2113), en la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires, la escritora de La Pampa, afincada hace largo tiempo en la Ciudad de Buenos Aires, en lo que marca una de las presencias locales en el máximo cónclave de las letras a nivel nacional y regional.

Valentina Nicanoff nació en Santa Rosa, La Pampa, el 16 de febrero de 1989. Empezó a formarse como escritora ni bien decidió dejar de ser judoca, a la edad de 18 años. Se mudó a Buenos Aires y conoció los talleres literarios que dirige Karina Macció, quien se terminó convirtiendo en su maestra. De la mano de Karina, y escritores como Alejandra Pizarnik, Olga Orozco, Oliverio Girondo, Susana Thénon, Virginia Woolf, Franz Kafka, Sarah Kane, etcétera, se fue afianzando en su vocación de poeta.

Su primer libro, Amapola (Colección Valijita) se publicó en 2010, y fue reeditado en 2012, con prólogo del poeta pampeano Edgar Morisoli. Amapola, escrito casi en su totalidad en primera persona, es un recorrido alrededor de una mente que indaga sobre el sentido de la vida y la posibilidad del suicidio. De hecho, los poemas nuevos que integran la segunda edición, son introducidos por un epígrafe, que consta de la siguiente frase de Emil Cioran: “Porque podría matarme para matar el sufrimiento, es que seguí viviendo”.

En 2014, publicó El Nudo (Botella al Mar), un poemario que continúa profundizando el tema de la muerte propuesto en su predecesor, pero que también incluye relatos: desde entradas de diario, hasta apuntes sobre lecturas y obituarios a un zapallo.

En 2016 se edita Animal sediento (Textos Intrusos). Ahora la voz poética logra escaparse de la cárcel ensimismada de la mente, y, atravesada por la vida, se encuentra por primera vez con el mundo exterior, real. Esta vez la pregunta es cuáles serán los límites del amor.

Valentina también escribió una adaptación dramatúrgica titulada Psicopompo (adaptación libre de poemas de Alejandra Pizarnik y extractos de 4.48 Piscosis de Sarah Kane). También dirigió Lengua viuda, ciclo de poesía, música y teatro. Algunos de sus poemas han sido seleccionados en una convocatoria realizada por Ediciones Presente, y publicados en una pequeña tirada artesanal bajo el nombre de Me pregunto dónde estoy. También forma parte de la antología de poetas jóvenes Apología 2 (Letras del sur). Hoy se encuentra escribiendo su próximo libro de poemas.