jueves 24 de septiembre del 2020

Toay tiene su "Biblioteca al paso"

bibliotecas_al_paso_en_toay.png

Una vecina de la localidad de Toay dio el puntapié inicial del proyecto "Bibliotecas al paso". En la nota nos cuenta cómo surgió y de qué se trata.

Emilce Aimar vive en Toay. En la calle M.A. Vigne y Mattiauda -enfrente de su casa- junto a sus hijos colocaron una biblioteca al paso, como una acción para construir un sentido de comunidad en el barrio y para contagiar la lectura comunitaria.

"Las bibliotecas al paso son proyectos libres, acciones comunitarias que se ven en diferentes ciudades de nuestro país y el mundo, se encuentran en los barrios como una manera diferente de atravesar la lectura en comunidad, fomentar la lectura con igualdad de derecho. Se ubican en veredas o sectores públicos, también hay en pasillos de universidades, clubes y hace poco leí un artículo que se  habían colocado algunas en una línea de colectivos en Capital", nos cuenta Emilce.

"Las acciones transforman, y ver a mis hijos entusiasmados con esta acción me llena de alegría. Las bibliotecas al paso funcionan, con una persona  o un grupo de personas que actúen como mediadores de la misma, con una simple premisa “LLEVATE UN LIBRO Y DEJÁ OTRO” O “LLEVALO, LLEELO Y DEVOLVELO”.

bibliotecas_al_paso_toay.png

El uso de la bibliotecas al paso nos enseña que el libro no es sólo mío sino de todos, es otro camino para llegar a la lectura, una experiencia colectiva. Juntarnos con los otros, los libros, las historias, nos atraviesan en distintos tiempos de la vida. La lectura da amplitud, premite salir de tu mundo y poder conocer otro, es una puerta abierta hacia otras perspectivas.

Las bibliotecas al paso irrumpen en el espacio público y van en contra de lo fijado y pautado, el acto de leer en cualquier horario y libremente. Generan  una  responsabilidad  hacia el otro: devolver el libro o dar otro a cambio significa pensar en los demás.

Los libros y la lectura son también una posibilidad de encuentro con los otros, una forma de construir comunidad en el barrio  que vivimos. El objetivo es contagiar el proyecto y que otros vecinos de otros barrios puedan crear su propia Biblioteca al Paso generando una red comunitaria, compartir experiencias, ideas y  también el intercambio de libros. Está destinada a toda persona, sin importar la edad. Los libros las y los esperan no importa si no sos  del barrio también podés pasar, porque de eso se trata que pases.

El proyecto cuenta con una página Facebook: Biblioteca al paso Toay.

"Está bueno que nos sigan porque una vez por mes vamos a realizar un ronda de lecturas , el vecino o vecina que tenga ganas de compartir algo de lo que leyó o el que tenga ganas de leerle a los más pequeños que son los que más recurrentes a la Biblio".

Finalmente Emilce compartió una anécdota: "cuando pensamos con mis hijos donde colocar la casita habíamos pensado en la vereda de nuestra casa. Después nos dimos cuenta que tendría que estar debajo del caldén mas hermoso y grande del barrio que muchos vecinos tenían como reservorio de acumulación de basuras. El día que decidimos colocar la biblioteca ahí tuvimos que sacar carretillas de escombros, ramas y bolsas, ahora el caldén está protegiendo la casita rodeado de chicos y chicas. Una acción puede transformar. Estamos muy contentos con mis hijos, el acercamiento de los vecinos de todas las edades , el cuidado de la biblioteca  entre todos y especialmente de ver los libros en otras manos que se abren y que se los llevan a sus hogares e intercambian", manifestó.