domingo 19 de agosto del 2018

Ganando y perdiendo en Laborde

Terminó el Festival del Malambo y a los pampeanos les quedaron tres ganadores y muchas incógnitas.

Laborde01.jpg 

Dúo Vocal y Solista Femenino de Canto fueron solamente los rubros en los que La Pampa obtuvo primeros premios en la reciente 51º edición del Festival Nacional del Malambo realizado en la localidad cordobesa de Laborde del 7 al 13 de enero pasados. Daniel González y Lila Acevedo (en el dúo y como solista) obtuvieron la preferencia del jurado.   

En tanto que el bailarín Tomás Fuentes Cabral quedó segundo en Malambo Juvenil, tras llegar a la final con los representantes de Santiago del Estero y Santa Cruz, siendo este último quien resultó ganador. Al ganador y al segundo los preparó el pampeano Walter Llanson.

Pasó un nuevo encuentro de la cita máxima del malambo a nivel nacional y –otra vez- quedaron buenas y malas sensaciones en el epílogo.

Si bien esta vuelta las satisfacciones estuvieron acotadas en los rubros netamente de danza, donde La Pampa tiene una gran historia de malambistas campeones, las preseas vinieron desde el canto, donde Daniel González de General Pico y Lila Acevedo de General Acha, trajeron para la provincia los únicos primeros premios.

Es destacable, por supuesto, el segundo premio de Fuentes Cabral en una categoría sumamente competitiva como lo es la juvenil de Malambo.

En el resto de las categorías, que son muchas, los representantes pampeanos ni siquiera tuvieron la oportunidad de pasar a la final.

Las malas no son nuevas, si no que son siempre las mismas “desatenciones” de los organizadores del Festival para con los participantes, pero empeorando año a año. Nuevamente se renovaron las quejas por el estado calamitoso de los albergues, en el caso de la delegación de La Pampa, “la escuela” Instituto Superior Presbítero Juan Guirula.

El colmo llegó en esta 51º edición del festival cuando los bailarines, músicos, cantores, preparadores y demás miembros de la delegación ni siquiera contaron con agua para bañarse.

El edificio donde deben alojarse los pampeanos está en un estado decadente, con los baños sucios, los colchones rotos y mugrientos, las paredes de las aulas que hacen las veces de habitaciones presentan agujeros con nidos de insectos (es característico en Laborde, por las noches, una especie de invasión), paredes apolilladas por la humedad y que no tienen revoque dejando al descubierto los caños de servicios, cajas de luz sin tapas y con los cables asomando, y el agregado a la mala atención de este año que fue la clausura de la cocina, con el impedimento de poder calentar agua o preparar el desayuno. Sinceramente cuesta creer que durante el año funciona allí una escuela a la que asisten personas.

El predio donde se realizan las galas noche a noche tampoco escapa a la desidia: los vestuarios donde los artistas deben cambiarse, concentrarse, precalentar y tener esos momentos previos a la actuación tan especiales y tan necesarios, son patéticos, sin ventilación, de dimensiones ridículamente pequeñas y con un mantenimiento que brilla, pero por su ausencia. Los baños, también en mal estado, son mixtos. La comisión del Festival no está cuidando el principal capital que tiene: los artistas, y es por eso que cada año es peor y se nota.

Lo paradójico de esta “mugre escondida debajo de la alfombra” fue que en una de las noches del Festival se hizo gran pompa, arriba del escenario y para todo el país, de la entrega de un jugoso subsidio por parte del gobierno para el apuntalamiento del evento, ante la presencia de funcionarios nacionales y de la municipalidad.

La segunda paradoja y que provoca gran tristeza es que el Festival de Laborde nació con la efervescencia de los años ‘60s, cuando hubo una explosión de las expresiones artísticas autóctonas que llevaron a la creación de estos encuentros a nivel nacional. Pero ahí quedaron en los anaqueles las épocas doradas en que el evento de la localidad cordobesa le peleaba el puesto en importancia, cantidad de asistentes y calidad de artistas a los principales festivales del país.

Parece una broma, si no fuera la triste realidad, que uno de los principales referentes artístico culturales de Laborde, quien con su llegada en 1942 impulsó un enorme tarea con la creación de coros, bandas y divulgación en general, fue quien da nombre al lugar donde penosamente se aloja la delegación de La Pampa: el presbítero Juan Guirula.

Según consta en el acta entregada por el jurado, estos son los ganadores 2018:    

Campeón Argentino de Malambo: Matías Giménez (Tucuman).

Sub Campeón: Ernesto Díaz (Córdoba).

Malambo Infantil: 1° Tucumán (Jorge Pedraza). 2° Jujuy (Leonel Mamani Rodríguez). 3° Salta (Gastón Torres).

Malambo Menor: 1° San Luis (Francisco Saez). 2° Salta (Santiago Peralta). 3° Tucumán (Federico Leiva Otreras). Mención Especial a Neuquén.

Malambo Juvenil: 1° Santa Cruz (Lautaro Driussi). 2° La Pampa (Tomas Fuentes Cabral). 3° Santiago del Estero (Nicolás Soria).

Malambo Juvenil Especial: 1° La Rioja (Luciano Britos). 2° Santiago del Estero (Rubén Monje). 3° Córdoba (Lautaro magarzo). Mención Especial a Tucumán.

Malambo Veterano: 1° Tucumán (Gustavo Orona). 2° Santa Fe (Luciano Núñez). 3° Salta (Eduardo Bosch Haquin).

Malambo Combinado Menor: 1° Salta (Martin-Barragan-Reyes-Toledo). 2° Tucumán (Jugo-Tintillay-Luna-Coronel). 3° Córdoba-Gonzalez-Martinez-Bustamante-Beltramino). Mención Especial a Buenos Aires.

Malambo Combinado Mayor: 1° Salta (Spoz-Yebara-Belarde-Perez). 2° Buenos Aires (Suárez-Pérez-Chazarreta-Echaue). 3° Jujuy (Torres-Saenz-Cruz-Palacio). Mención Especial a San Juan.

Solista de Canto Femenino: 1° La Pampa (Lila Acevedo). 2° Chubut (Antonella Piñero). 3° Río Negro (Romina Mellado).

Solista de Canto Masculino: 1° Santa Fe (Ezequiel Loza). 2° Buenos Aires (Gustavo Gomez). 3° Neuquén (Andrés Cabrera). Mención Especial a Santa Cruz.

Dúo de Canto: 1° La Pampa (Lila Acevedo-Daniel González). 2° Río Negro (Gasco-Carrasco). 3°  Neuquén (Bostan-Muñoz).

Conjunto Vocal: 1° Córdoba (Ponce-Surbano-Pierrot-Vettorazzi). 2° Chubut (Bais-Acosta-Muchilo). 3° Neuquén (Muñoz-Delpino-Muñoz).

Solista Instrumental: 1° Jujuy (Alejandro Ramos). 2° Entre Ríos (Nadia Ojeda). 3° Santa Fe (Franco Bracco).

Conjunto Instrumental: 1° Santa Fe (Calcabrini-Córdoba-Saltiva-Bracco). 2° Jujuy (Vilca-Aramayo-Chapor-Coyo Quispe). 3° San Luis (Miranda-Lucero-Lucero)

Recitador Gauchesco: 1° Misiones (Carlos Ríos). 2° Chaco (Orlando González). 3° Mendoza  (Gustavo Aveiro). Mención especial a Buenos Aires, Santa Fe y Río Negro.

Revelación Musical: Conjunto Instrumental de Santa Fe.

Locución-Animación: San Juan (Juan José Recabarren).

Pareja de danza: 1° Tucumán (Agostina Collante-Maximiliano Soraire). 2° Entre Ríos (Figueroa-Abrard). 3° Córdoba (Magarzo-Torres). Mención especial a  Salta.

Conjunto de danza: 1° Jujuy. 2° San Juan. 3° San Luis. Mención especial a Chaco.

Conjunto Histórico Nacional: 1° Buenos Aires. 2° San Luis y Córdoba. 3° Santiago del Estero. Mención especial: Santa Fe.

Conjunto Costumbre Regional: 1° Jujuy. 2° Tucumán. 3° Chaco. Mención Especial a Neuquén.

Mejor Delegación: Tucumán.

(L.G.)