La Madriguera, una tienda disidente

madri2.jpg

Hoy presentamos este refugio de arte y militancia donde podés encontrar objetos, prendas y obras de arte en consonancia con tres ejes temáticos. Aquí te contamos el concepto de este espacio novedoso y necesario que se suma como propuesta cultural a la capital pampeana.

Verónica Mac Lennan es el alma de este emprendimiento, y contó a Telón Pampeano de qué se trata:

El 15 de diciembre de 2019 abrió sus puertas La Madriguera. Ese día nada se sabía de los tiempos que hoy nos tocarían vivir. En medio de una tarde de calor, les amigues se acercaron a Garibaldi 140, entre Lagos y Mansilla, a festejar la alegría esperanzadora que genera un nuevo emprendimiento. Hoy adaptando sus horarios y medidas de higiene de acuerdo a lo que el aislamiento preventivo permite, La Madriguera sigue adelante y resistiendo, como bien saben hacerlo les laburantes autogestives. De lunes a viernes de 14 a 18 y los sábados de 9 a 13, recibe de a une para que conozcan, recorran, elijan y se lleven desde una prenda de vestir o un libro, hasta una obra de arte.

Explicar qué es La Madriguera, es más fácil si empezamos por conocer cuáles son sus ejes temáticos: la diversidad sexual, el feminismo y el antiespecismo. En base a estos disparadores lo que allí encontrás está embebido de esas propuestas. Si hay un encendedor, entonces estará hecho por algún pequeñe emprendedor que con la herramienta de las imágenes digitales hace de ese simple objeto un lanzador de mensajes en favor de los DDHH del colectivo LGBTIQ+, o del derecho de todos los animales a una vida plena. Lo mismo con las billeteras ecológicas, parches, chokers, aros, medias, dispositivos para que las personas con vulva puedan orinar de pie, gorros, cartucheras, mochilas, banderas del orgullo gay y las específicas a cada disidencia. Claramente también desde la lectura que fomenta. En su biblioteca encontrás autorxs como Chimamanda Ngozi Adiche, Monique Wittig, Paula Jiménez España, Leticia Hernando, Dafne Idemunt o Sasa Testa, por nombrar a algunes.

madri3.png

La Madriguera cuenta con dos habitaciones. En la primera, de sus paredes cuelgan pinturas, grabados y dibujos de artistxs que saben que tienen allí un espacio donde exponer y vender sus realizaciones. En el segundo están los probadores para una mejor comodidad de quienes se prueban pantalones cargo, tapados, remeras, buzivestidos o camisas. Prendas que respetan las premisas de fomentar la diversidad de cuerpos, confeccionadas con telas veganas, de alta calidad, con amplitud de talles, buenos precios y claro, por fuera del binarimo que impone unas ropas para hombres y otras para mujeres.

El nombre del local estuvo inspirado en ese lugar construido para guarecerse de depredadores y el mal tiempo, para sentir el cobijo de lo agradable y lo cuidado. La invitación surgió hace poco tiempo y sin embargo ya ha logrado contar con el apoyo de un amplio sector de seguidorxs que encontraron en el local, una propuesta disidente, novedosa y sin dudas que le hacía falta a Santa Rosa.

madri1.png

madri5.jpg