domingo 20 de septiembre del 2020

"El Lunfardo nos hace únicos culturalmente"

evange_corredera.jpg
En el Día del Lunfardo, conversamos con Evangelina Corredera, joven especialista en esta jerga argentina. 

Autora del libro "No es morfi, pero llena", nos contó detalles sobre cómo este argot llegó a su vida y las motivaciones que la llevan a seguir investigando continuamente.

- ¿Cómo te encontraste con el lunfardo y qué fue lo que te cautivó?
Me encontré con el lunfardo a través de la música. Cuando tenía 7 años, comencé piano en Colonia Barón, con el profesor Alejandro Yicareán, mis hermanos Martín y Sebastián también iban a aprender acordeón y bajo eléctrico. Había momentos en que nos poníamos a escuchar los tangos, valses y milongas, para sacar de oído y luego pasar a una partitura la melodía y armonía, y allí es donde me empecé a intrigar por esas "palabras raras" que aparecían en sus letras. Mi mamá, con toda la dedicación, me copió la letra de "El choclo" y sobre las palabras lunfardas, arriba, escribía el significado, sencillamente preguntando a gente mayor de qué se trataba cada una. A medida que fue pasando el tiempo, más sobre la adolescencia, era una piba que no cuadraba mucho con los pares en la escuela, era el "bicho raro", y siempre me quedaba en los recreos, dibujando, escribiendo o adelantando tareas para después tener tiempo en casa de seguir con mi arte. Lo cual por supuesto me hacía quedar como "el último orejón del tarro", o lo que ahora llamamos bullying. Pero aún así puedo decir que lo logré... mi familia, y con más protagonismo mi mamá, Mirta, me incentivó a seguir con esta colifatez (locura) que se me había cruzado de resurgir en poemas a nuestra tan amada jerga.

- Muchas veces usamos palabras que creeemos nuevas, pero son muy antiguas ¿Qué le incorporó el lunfardo, con el paso de los años, al idioma español?
Bien sabemos que nuestra lengua está llena de modismos, y que nuestro idioma es casi un dialecto del Español oficial, pero surgen muchos argentinismos como "guitarreada", que no es parte del lunfardo, y también surgen muchos lunfardismos como "chabón" que habitualmente los más jóvenes usan, o el vesre "un feca con chele". Cuando usamos el lunfardo, lo que queremos es agregarle una cuota de humor y picardía a lo que estamos diciendo, esto genera que nuestra lengua se enriquezca aún más y que nos haga únicos culturalmente. En particular me sucede, con mi hermana menor, Luciana, que va en camino a ser una gran fotógrafa, que me pide traducciones al lunfardo, para titular sus imágenes, lo cual hace que la jerga viva y reviva cada día, como una suerte de romanticismo lunfardero.

- ¿Existe alguna estética del lunfardo?
Es difícil decir que el lunfardo puede tener una estética, pero sí se asocia al mundo del tango. A todo lo que tiene que ver con la indumentaria de la danza del tango. Aunque no es el único género musical en que se utiliza. Luego de la dictadura, durante la cual se habían suprimido los lunfardimos en las letras del gotán, surge con más rebeldía en el rock. Y allí se logró un nuevo auge de la jerga que hizo que no se olvidara por completo.

- ¿Qué te motiva a no dejar de investigar el lunfardo?
Lo que más me motiva a seguir estudiando este argot, es que es parte de nuestra cultura, de la inmigración, de nuestros abuelos. El lunfardo es historia, es pasión, es necesidad de la gente que arribaba al puerto de hacerse comprender de alguna forma, por ejemplo con el cocoliche, que es el idioma italiano cruzado con el castellano, mal dicho un "español atravesado", tiene que ver con nuestra colectividad y nuestra construcción como sociedad que nos hace identificables respecto de otras. También poder desmentir ésto de que el lunfa, es la "mala palabra", hablar al revés, o un idioma de delincuentes, nada tiene que ver con eso, son conceptos muy 'acartonados' que no aportan nada positivo a lo que realmente es.

- Contanos acerca del libro que escribiste.
Así es, que me surgió plasmar en poemas toda esta pasión. En mi último libro "No es morfi, pero llena", además de haber hecho las ilustraciones, me dediqué a realizar un glosario que va al lado de cada poema, para que el lector tenga un mini diccionario con la acepción de la palabra que utilicé, y pueda disfrutar de un texto humorístico, al mismo tiempo que nutrirse de cultura y 'desasnarse' un poco.

- ¿Dónde se puede conseguir?
Para los que quieran metejonearse con el lunfa, y junar algo de lo que hago, pueden conseguir el broli contactándose al 2392676712, en instragram @evangecorredera, facebook Evangelina Corredera, o directamente con la editorial cooperativa Siete Sellos.