martes 14 de julio del 2020

De otro pozo

leyes_termo_rota.jpg

"Las leyes de la termodinámica"

Por Gisela Colombo

“Las leyes de la Termodinámica” es una película española novedosa por donde se la mire. Una especie de híbrido entre un documental de difusión científica y una comedia romántica.

El personaje principal que interpreta Vito Sanz es Manel, un adjunto en la cátedra de Termodinámica cuya personalidad se acerca bastante al estereotipo de científico reconcentrado y atento permanentemente a las leyes de la física, pero incapaz de manejar con la misma ductilidad sus vínculos amorosos.

El inicio del film nos hace testigos de una colisión callejera entre cuatro personas que pronto, serán dos parejas. A partir de ese momento el relato se torna una reflexión sobre el paralelo entre las leyes que rigen los procesos termodinámicos en la física y el curso que toma un romance.
Manel conoce por medio del accidente a Elena (Berta Vázquez). Su belleza lo cautiva y lo pone especialmente locuaz. Pronto ella escuchará las teorías que obsesionan al científico y se ordenan a explicar la mecánica que siguen las relaciones románticas.

Si en principio atribuye la atracción a la ley de gravedad, aunque no entendida entre las criaturas y la tierra, sino la que se da en el Universo entre planetas o cuerpos similares. Así, del mismo modo se atraen dos personas.

Mientras académicos hispano- y anglo- parlantes van explicando las verdades científicas, somos testigos de la evolución del vínculo entre la mulata y el profesor universitario. Mientras tanto, la pareja restante nacida también en aquel choque pedestre, conecta sexualmente aunque ambos segregan y fingen ignorar la posibilidad de enamorarse. Pablo es un argentino que no finge su acento aunque sí incorpora muletillas bien castizas. La resistencia a dejar que las relaciones vayan más allá del intercambio de fluidos y placeres será motivo de una de las charlas jugosas entre Pablo (Chino Darín) y Manel.

leyes_termodin.jpg

Es posible vislumbrar en esta historia de amor un ingrediente característico de las nuevas generaciones. Sin el más mínimo recato ni retraso, Eva y Pablo van a la cama. La condición de explicitud que tienen las escenas de sexo acentúa el efecto. Sin embargo, estos dos personajes tan representativos, guardan todo el pudor para el mundo emocional. No se avergüenzan de vivir plenamente la atracción instintiva de la especie, pero juzgan inconveniente y hasta vergonzosa la posibilidad de amar. Pablo lo niega de modo tal que se introduce la posibilidad de la duda y se da lugar a que finalmente se realice. Manel y Elena parten de la conexión intelectual y en ningún momento se desentienden de ella. Y si algo se hace objetable en el relato es que estos dos personajes tienen algún viso estereotípico. Ella es emblema de modelo y actriz y él, del rigor racional, un fanático del orden, la lógica y la previsión.

leyes_termo1.jpg

En un segundo momento, cuando la conexión comienza a enfriarse e irrumpen las trabas, el concepto de entropía se explicita y desarrolla como el destino irrevocable de caos y desintegración de toda vida.

Varios conceptos introducidos por la física cuántica son citados por los académicos que obran con pericia para que, además de un entretenimiento, se cumpla la difusión de trabajos como los de Ernest Rutherford, Albert Einstein, entre otros.

Una propuesta graciosa y sumamente inteligente. Una historia original y muy bien actuada, al alcance de la mano en alguna plataforma de streaming.