jueves 13 de agosto del 2020

De otro pozo; "Norte y Sur"

norte_y_sur.jpg

"Norte y Sur"

* Por Gisela Colombo

“Norte y Sur” es una serie inglesa inspirada en una novela de la autora Elisabeth Gaskell, que vivió y produjo en tiempos de la reina Victoria, en Inglaterra.

El relato toma la vida de un clérigo retirado de su función sacerdotal que parte hacia el Norte, hacia la ciudad industrial de Milton, en plena Revolución Industrial. En el sitio se produce principalmente algodón para la industria textil.

Su hija, Margareth Hale, será la protagonista de la historia y el galán, John Thornton. Un industrial duro que perdió a su padre a quien deudas vergonzosas y la ruina económica lo llevaron al suicidio.

John y su madre, una mujer sumamente orgullosa y displicente con todo aquel que no dispusiera de mucho dinero o que fuera foráneo, dirigen una fábrica de grandes dimensiones. No obstante, la situación es compleja porque comienzan a ganar fuerza las luchas por mejores condiciones laborales y germinan huelgas y otras respuestas sindicales.

Margareth ve por primera vez a John en una circunstancia nefasta: el hombre golpea a un obrero que se ha permitido vulnerar las normas de prohibición para fumar en la planta de algodón por los riesgos de incendio. Sin pensarlo siquiera lo detiene y cuestiona duramente.

La posición ante estas cuestiones es la que distancia y hasta enfrenta a John con Margareth, que tiene una gran empatía con los obreros. No obstante la enemistad que magnifican por este motivo, la pareja comienza a enamorarse. La belleza de ella no deja de atrapar a Thornton a pesar de su distancia ideológica, que luego será superada por John en la medida en que el amor lo suavice.

El marco histórico valdría la pena por sí mismo. Todo se reduce a dos o tres tonos descoloridos que reflejan el humo, el tizne, los copos de algodón que flotan en el aire, la nieve y una dureza característica de los pueblos dedicados a la industria. La pobreza general, el frío extremo y una división profunda entre los dueños de las industrias y sus obreros son un retrato que recuerdan un poco a Dickens y retratan la verdad histórica de aquellos años.

Thornton, a pesar de las críticas a su actitud con los trabajadores que explicita ante testigos Margareth, se aventura a pedirle matrimonio porque la atracción es más fuerte. Ella lo rechaza. Pero pronto se va mostrando arrepentida.

Un secreto familiar la deja manchada injustamente y convence a John de que tiene amores indignos. A pesar de ello, y de la enemistad creada a partir del rechazo a la propuesta matrimonial, Thornton actúa con honor y con el propósito de protegerla.

Norte y Sur: amor entre algodones Pequeños placeres

Como en “Orgullo y Prejuicio”, las virtudes morales van inclinando la balanza y sirven de justificación para una atracción mucho más instintiva.

El resultado es una miniserie de cuatro capítulos de una hora de duración excelentemente narrados. Su director, Brian Percival, logra el tono del realismo literario inglés en cada detalle. La cercanía de la muerte es permanente, las enfermedades respiratorias provocadas por la pelusa del algodón, el hambre, la falta de abrigo van planteando un marco de tristeza y resignación.

Sin excederse jamás en su romanticismo, la obra logra una belleza innegable y se torna el documento histórico de un tiempo emblemático. Los trenes, los problemas de hacinamiento, las condiciones injustas del mundo laboral, la lucha de clases, la fragilidad de la salud, aunque también de la economía, van componiendo el laberinto.

Pero si algo consigue el texto y también la serie es la empatía. Con unos y otros. Si en principio Thornton nos parece alguien mercantilista y despiadado, pronto conocemos no sólo su historia de penurias y la fortaleza que debió desarrollar, sino también las necesidades patronales y la desesperación por defender esa fuente productiva que da de comer a tantos en Milton.

En este sentido la autora del texto parece anticipar el perspectivismo que dominará la escena novelística del siglo XX.

Norte y Sur, creada por la BBC, es un producto imperdible que ofrece el grupo “Fans de Orgullo y Prejuicio” en Facebook además de varias plataformas de streaming. Sólo cuatro capítulos. No hay excusas para no verla.