De otro pozo, Effie Grey

elfi_grey.jpg

“Effie Gray”

* Por Gisela Colombo

“Effie Gray” es una película inglesa escrita por Emma Thompson, la famosa actriz británica, quien también se anima a un pequeño papel. Se estrenó en varios sitios entre 2014 y 2015.

Thompson, la guionista, que debió enfrentar un juicio en que se la acusaba de haber plagiado guiones de otras producciones, hizo un buen trabajo y eludió finalmente la responsabilidad de haber hurtado palabra ajena. Eso sí, no fue capaz de frenar el escándalo. Seguramente el revuelo contribuyó en los esfuerzos de la promoción.

No obstante, verán que al film no le faltaban ingredientes “gancho” para el público.

Comencemos por la historia:
La película narra un periodo de seis años en que Effie (Eufemia Gray) es dada en matrimonio a un célebre crítico de arte, sociólogo y escritor inglés que se llamó John Ruskin. (Es una historia real, sí claro.) El hombre desposó a Effie cuando era apenas una adolescente y él, un hombre maduro y consagrado. El relato cuenta, en definitiva, el matrimonio.

Por consagrado que fuera Ruskin, su esposa descubre pronto que tiene una relación extraña con su madre, que todavía lo baña. Ambos padres viven por y para él, pero exigen una genialidad en su heredero que enfermaría psíquicamente a más de uno.

Mientras tanto, Eufemia lidia con las horas muertas en las que nada le permiten hacer. Ni ayudar con los rosales, ni cocinar, ni remendar prendas, nada… Inquieta por naturaleza, Effie continúa buscando una ocupación hasta que Ruskin se resigna y hace vista gorda a que ella participe de bailes de la sociedad, con tal de que no obstruya su trabajo intelectual.

Varios viajes para que John escriba los lleva a la pareja hasta Escocia e Italia, especialmente a Venecia, pero contrariamente a lo que ella espera, la distancia de John con los padres no derrite la actitud gélida de su esposo. Effie sigue aguardando la consumación de su matrimonio que no llega.

grey.jpg

No se dice en el film porque tampoco se conoce en la vida real cuál fue el motivo por el cual el crítico se casó con una mujer joven y bella y rehusó durante años poseerla.

La hipótesis más extendida es repetida por Effie en el film. El cuerpo desnudo de su mujer le daba asco. Creo que la ciencia psicológica podría hacer una investigación jugosa de este intelectual, la relación con sus padres y la impotencia o el desinterés sexual por su esposa.

Lo cierto es que en la vida real el final de esta historia de matrimonio frustrado se debe precisamente a las pruebas de que Effie es todavía virgen cinco años más tarde. La justicia y la autoridad clerical anglicana anulan finalmente el enlace. Eso sucede cuando Effie ya está enamorada del pintor John Millais, a quien lejos de darle asco, le da ocho hijos.

John Everett Millais, como era de esperarse, recibe una crítica despiadada de Ruskin. Nunca más le reconoce los talentos que antes proclamaba incluso ante autoridades de la Academia. El pintor pertenece a la escuela “Prerrafaelista” de la que se diferencia después por una cuestión de necesidades económicas. La vigencia de otros estilos pictóricos en el gusto del grupo social que puede pagar un cuadro inclina la balanza en ese sentido.

El film es interesante, es materia histórica en varios aspectos, pero no sería justo pedirle nada espectacular, porque se trata de un relato intimista. La actriz Dakota Fanning, le presta el cuerpo a la protagonista y construye un personaje creíble, reservado, contenido y sufriente. Greg Wise es quien interpreta a Ruskin y también está muy atinado.

La luz refleja la emoción que la historia paralelamente despierta en el espectador. Las escenas son mayoritariamente pálidas u oscuras. El costumbrismo sólo permite ver el costado deprimente de una vida sobre la que avanzó tanto la convención social que lo natural fue desechado como una animalidad superada.

Recomendable, si no se alimentan grandes expectativas.