jueves 24 de septiembre del 2020

De otro pozo

expiacion.png

“Atonement” o Expiación

* Por Gisela Colombo

Si un ejemplo se nos impone entre los textos literarios que han sido llevados a la pantalla, es la película que se tituló en inglés “Atonement”, que significa “expiación”.

Se trata de una de las novelas escritas por Ian McEwan, escritor inglés que hoy tiene unos setenta años y es uno de los exponentes más aptos de su generación. No es ésta la única obra del autor que fue llevada al cine.

En España llamaron a la película “Expiación, deseo y pecado”, una fórmula no muy feliz en virtud de su complejidad. “Expiación” habría sido el título más conveniente. Porque en definitiva el hecho central que cuentan tanto el libro, como la puesta en escena dirigida por Joe Wright, es el sacrificio de compensación moral de alguien que arruina la vida de su hermana y del hombre del que está enamorada.

expiacion2.jpg

La hija menor de los Tallis, Briony, que es una niña de trece años, escribe al inicio una obra teatral para homenajear a su hermano mayor que vuelve a casa después del año de estudios. Y regresa con un amigo. Sus primos gemelos y la hermana mayor Lola también están allí parapasar el receso de verano. Es entonces cuando Briony descubre el romance secreto entre su hermana mayor, Cecilia, y el hijo de un empleado y protegido del padre de ambas niñas. El escenario es una propiedad tradicional y sofisticada en la Inglaterra de 1935. Allí la niña, sorprende in fraganti a su hermana con el enamorado y descubre un mensaje por demás sexuado que envía el chico al personaje de Cecilia Tallis (KeiraKnightley). Su propio interés romántico en el amante de su hermana Robbie Turner, interpretado por James McAvoy, se traduce en una acusación lapidaria.

Una noche los gemelos desaparecen y Lola, la joven prima que está de visita con sus hermanos, es violada durante la búsqueda nocturna de los niños.

Cuando esto ocurre, Briony confiesa haber visto una escena que en rigor no vio. Es ella la testigo que determina la detención de Robbie y el dolor desgarrador de Cecilia. El verdadero agresor es un empresario del chocolate rico y prestigioso a quien nadie osa acusar, porque ha venido como amigo del hijo mayor de la familia Tallis.

El acusado es condenado y pasa tres años en la prisión hasta que el ingreso de Gran Bretaña a la Segunda Guerra Mundial le ofrece la posibilidad de salir con la condición de combatir con el ejército inglés.

Mientras tanto Cecilia se convierte en enfermera y se desempeña en las tiendas de campaña que reciben a los soldados malheridos.

expi.png

Briony, ya una mujer, se convence de que debe subsanar su culpa. Rechaza el ingreso a Cambridge para estudiar Letras y, en cambio, se inmola tornándose una enfermera también. Será enfermera de campaña abnegada y sufriente, mientras intenta dejar sin efecto la declaración que arruinó la vida de su hermana.

Sabremos por boca de la Briony adulta mayor, interpretada por Vanessa Redgrave, lo que finalmente sucede.

La novela tiene un tono nostálgico conmovedor. Está excelentemente escrita. Aun así, el film logra la misma poesía.

No sólo el guión conserva la sustancia y el peso del libro. La música y la imagen son un espectáculo de enorme belleza. La actuación de los protagonistas es magistral y ha cosechado, más que comentarios positivos, muchos premios.

Ambos productos son conmovedores: así lo creyó el público de varias latitudes. Estrenada en 2008 la película no ha perdido ninguna vigencia, por tratar temas tan universales como el amor furtivo, los celos, la malicia que despiertan y el poder destructor de la Guerra.

Una maravilla literaria y cinematográfica que siempre invita a recorrerse de nuevo.