viernes 04 de diciembre del 2020

Proyectan jerarquizar las Tecnicaturas de la EMSAR

jerarquización_tecnicaturas_municipales.jpg
Entrevistada por Radio Municipal Santa Rosa, la Directora de Educación del municipio, Natalia Lara, brindó detalles sobre la reciente elevación de un proyecto al Concejo Deliberante relativo a estas formaciones.

El mismo está orientado a lograr el reconocimiento y validez a nivel municipal, de los certificados otorgados por las Tecnicaturas de Música y Danza que se dictan a través de la Escuela Municipal Santa Rosa.

En ese contexto, explicó que el municipio tiene a su cargo la Escuela Municipal Santa Rosa (EMSAR), creada por Ordenanza en el año 2010, la cual está constituida por 3 técnicaturas, la de Cerámica, la de Danza y la de Música.

Puntualmente, la funcionaria expresó que “apenas asumimos comenzamos a trabajar fuertemente en la jerarquización de estas 3 tecnicaturas, desde varios aspectos. Y uno de ellos, tal vez uno de los más importantes y que más se ha reclamado es la certificación, para que sus alumnos y alumnas puedan contar con un certificado que posea validez provincial y nacional. En base a ello, es fundamental y uno de los primeros pasos que debe darse, el lograr que las 3 tengan validez municipal, ya que hasta el momento, la única tecnicatura que tiene una ordenanza que la aprueba y le brinda validez a su certificado es la de cerámica”.

Con ese horizonte, indicó que se ha presentado al Concejo Deliberante de la ciudad el proyecto de ordenanza para lograr la certificación municipal de las tecnicaturas de Danza y Música, como el primer paso para apuntar luego a lograr las certificaciones provinciales y nacionales.

En ese aspecto, señaló que “queremos que haya un mayor reconocimiento al trabajador y trabajadora del área cultural. Porque en la idiosincrasia de nuestra sociedad el trabajo cultural está visto mayormente como un extra que se hace. Se es músico, pero se vive de otro trabajo; se es bailarín, pero vivo de otra profesión. Y bueno, es por eso que queremos potenciar nuestras tecnicaturas, como una forma de tener las herramientas para que quienes deseen formarse en estas artes, lo hagan con la convicción de que su trabajo vale, no solo en lo que se aprecia, sino también en los papeles, y por eso es tan importante la certificación”.

Por otro lado, hizo la salvedad de que las tecnicaturas de la EMSAR no están destinadas a formar profesores tal como lo hacen las carreras del Instituto de Formación Docente del CREAR. Las tecnicaturas municipales tienen una formación netamente artística. Están destinadas a formar técnicos, capaces de montar y desarrollar un espectáculo, desarrollar una banda de música, etc. Por eso este tipo de capacidades son fundamentales para una ciudad que quiera desarrollar y pensar en grande la cultura.

Organizar la actividad cultural en tiempos de pandemia

La funcionaria resaltó que a pesar de las grandes dificultades que trajo aparejadas la pandemia en general para toda la sociedad, y siendo el sector artístico-cultural una de las actividades que mayor impacto sufrieron, estos últimos meses de cuarentena fueron un gran proceso de aprendizaje, que sirvió para sentarse a debatir y repensar de manera virtual, la forma de poder continuar impulsando actividades como los talleres artísticos, las clases de las tecnicaturas, y otras actividades relacionadas con la cultura y la educación, sin descuidar la cuestión sanitaria.

En ese marco, mencionó que desde la fan-page de Facebook de la Dirección de Educación, se viene dando la oportunidad a distintos talleristas y empleados de la Secretaría de Cultura, de poder organizar y compartir clases virtuales a través de videos y fotos, con actividades especialmente pensadas para realizar en casa.

En relación a tal iniciativa, sostuvo “creo que desde la actual gestión somos unos apasionados de lo que hacemos y tenemos una fuerte convicción y ganas de aportar a lo que consideramos es fundamental para la ciudad, en cuanto a que la cultura enriquece el alma, y que la educación cambia las vidas. Con ese fin trabajamos todos los días a pesar de las enormes dificultades. Eso mismo nos impulsa a sentarnos a debatir y pensar, junto a las y los trabajadores de la cultura, que a nuestro entender tienen muchísimo para aportar, y tienen un enorme potencial que debe ser apoyado y respaldado, convirtiéndolo en trabajo en equipo”.