lunes 08 de marzo del 2021

Danzar con toda la sensibilidad en juego

tapa_marian.jpg

Bailarina y docente oriunda de Santa Rosa y radicada en La Plata, Mariana Mansilla Aybar se encuentra por estos días en su ciudad natal brindando talleres en Espacio Cheje.

La pasión por la danza que brota de Mariana es tan natural como la respiración, se trata de su misma vida. Charlamos con ella para conocer un poco de su historia y atisbar la profundidad de su vida consagrada a la danza, a la investigación, y a la búsqueda de una expresión propia, que hoy enraiza en el afro-contemporáneo. “Me atrapó la presencia de los tambores, la sensualidad en la técnica, la fuerza de la propia respiración, que me permitió encontrar movimientos inyectados de mi propia personalidad, y del temperamento que estaba buscando”.

¿Cuándo te iniciaste en el mundo de la danza y cómo llegás a la vida profesional?
La danza estuvo siempre desde muy pequeña, como un momento que no ocurría frecuentemente, creo que porque encontraba mucha libertad y placer, era un puente directo a toda la música. Cuando de adolescente comencé a salir a bailar, me pregunté ¿Por qué la gente adulta (de Santa Rosa, que es donde vivía) no baila, por qué no se baila en sus días, en sus semanas en su rutina, desde cuándo y porqué…

Cuando llegué a estudiar a la ciudad de La Plata me encontré con otros folklores, con amigos colombianos, chilenos, jóvenes folcloristas de otros países que buscaban una educación pública y artística, los centros culturales eran riquísimos musicalmente y la danza estaba en las veredas. Pero sobre todo conocí la peña y me encontré con propuestas de jóvenes de otras provincias con pensamiento social, con influencias de nuevos ritmos, y otra vez mi cuerpo me demostraba que tenía mucho más para expresar y sabía que era un lenguaje muy amplio que como todos los lenguajes había que estudiarlo, con el objetivo de poder decir y expresar más.

Me había encontrado con mis otras raíces que tienen que ver con Santiago de Estero, y ahí empezó un camino de investigación personal, que tiene que ver con lo familiar, con nuestra identidad, y sentí un fuerte compromiso de recuperar y vivir esa
expresividad, cierta pena de que por algunas generaciones en la vida familiar se haya perdido, ¡pero aquí estamos!

Culminé mis estudios de maestra con varios intentos de entrar a las escuelas de danza de La Plata que tienen un cupo muy reducido por la crisis presupuestaria que vive este arte, y además la cantidad de inscriptes, pero otra opción era ir directamente a les maestres, una hace camino sin darse cuenta que las elecciones que hacemos nos están acercando mas hacia lo que buscamos, aunque muchas veces tengamos que dejar grupes o maestres. Andando, conociendo maestros y propuestas fui a dar con afro contemporáneo y a mi actual maestra Gaby Fabro. Me atrapó la presencia de los tambores, la sensualidad en la técnica, la fuerza de la propia respiración, que me permitió encontrar movimientos inyectados de mi propia personalidad, y del temperamento que estaba buscando.

Por esos meses fallecía mamá…y recibí la invitación de la maestra a tomar clases en su escuela, sin darme cuenta de la magnitud de la oportunidad que se me presentaba. Allí, hace cuatro años, encontré el respeto al espacio, a la música, al silencio, tal como se me presentaba la esencia de la vida y la muerte en ese momento, y tal como lo había absorbido en mi educación musical y pedagógica anterior.

Yo tengo mis ruidos con la palabra “profesional” en cuanto a la danza en Argentina, porque como artistas, desde estudiantes, no cuenta con la valoración del estado, primero, y también cierta desvalorización de la sociedad, pero ésto está directamente relacionado con la discriminación de la danza en la educación general. Recién se está incorporando la danza en la educación primaria, la educación del cuerpo siempre estuvo relegada solo al deporte y la competencia, la mal llamada educación física, desintegrando otros aspectos que forman la integralidad humana.

Partiendo desde ahí en adelante, la ausencia de políticas de estado. Entonces todavía hay quien te la aconseja como “hobby”, o bien es una posibilidad reducida a una elite que puede pagar sus estudios.

Con esta pandemia les artistas de distintos niveles, -al menos los que me rodean en Buenos Aires- han quedado engordando la lista de indigencia del país. Entonces me parece un poco traicionera esa terminología si comparamos con cualquier otra área “profesional”. No se puede hablar de profesionalismo sin antes hablar de educación, y luego de derechos laborales.

Personalmente estoy muy gradecida porque encontré esa educación.

Lo que es incuestionable es que, para enaltecer este arte, con el compromiso de representar nuestra sociedad en este tiempo, el trabajo es de muchas horas mucha preparación, y el tiempo que se le dedica cuesta valorarlo en términos mercantiles.

Este año trabajamos mucho desde lo intelectual, por las distancias, le pusimos el cuero a las emociones, y el trabajo danzario nos contuvo, se produjo mucho pensamiento social alrededor de proyectos artísticos en la escuela “Proyecto Mestizo” donde me formo.

Respondiendo a tu pregunta para mí la profesionalización llega con la entrega al trabajo, superando las circunstancias materiales y coyunturales que todos conocemos, muchas veces encontrarme sola en la ciudad de Buenos Aires, y aun así no hay excusas para postergar la danza, todos los días me ocupa, el premio es recibir el aval de tu maestra y su confianza para acompañarme ahora en la etapa ya como alguien transmisor para iniciar otras personas en estas danzas.

¿Cuáles son los atributos que tiene que tener una persona que desea dedicar su vida a la danza?

Yo creo que el principal atributo es hacer valer el derecho que tenemos TODES de estudiar. La templanza y la autoestima, la danza siempre te está proponiendo desafíos, a veces te vas a tu casa y las cosas no te salieron como esperas. Lo más difícil es trabajar con esas derrotas personales. De afuera te pueden decir lo peor y lo mejor que puedas escuchar incluso pueden ser verdad, pero une es el que decide cuando se retira. Siempre tenés revancha, incluso desde lo físico el cuerpo responde todos los días distinto con el mismo ejercicio. Es importante tener fundamentos sólidos para permanecer de corazón.

Otro atributo para mi importante es cultivarse intelectualmente, se nota mucho cuando hay destreza, pero intelectualmente no tiene propuesta baila, sin motivo, por entretenimiento o deporte, y la danza es arte, que es distinto.

En ésto también se madura la emotividad, la sensibilidad se pone en juego, y esto también se entrena.

marianita1.jpg

Ominira (libertad) Compañía Proyecto Mestizo

¿Qué podés contarnos sobre la danza afro y sus orígenes, sus particularidades?

Estas danzas llegaron encadenadas en los barcos de los conquistadores en condición de esclavos; allí venían pueblos de distintas regiones de África con sus propios paradigmas sobre la vida, su música y sus danzas. Llegaron a todos los puertos de Latinoamérica y en cada lugar tuvieron distintas supervivencias. La iglesia católica fue la principal empresa a cargo de este proceso que empezó hace cinco siglos.

Para hablar su origen y sus particularidades me gustaría reconstruir ese clima.
“…esta resistencia conducía al alzamiento, a la fuga, a la cimarronería, al establecimiento áepalenques. Pero ni aun en estas comunidades rebeldes aisladas la religión, por más cerca que estuviese de las africanas originarias, podía salvarse totalmente del influjo de la catequesis cristiana. Porque junto al empeño de guardar limpias las raíces culturales, funcionaba también la urgencia de la adaptación.

A través de este proceso de sincretismo para nada homogéneo se dio origen a la religión Afrocubana, con sus danzas y músicas.de manera que cuando había celebración de santo católico, ellos utilizaban esa jornada para hacer su propio ritual a sus divinidades. “…la religión constituía el centro dominante de la protesta cultural del africano, reducido a la esclavitud, bautizado y occidentalizado a la fuerza...”ROGER BASTIDE.

Características
Dentro de las danzas de ritual de origen africano, encontramos la yoruba como una de las más complejas. El panteón yoruba es comparado con el de la mitología Griega, sus dioses poseen características antropomórficas, con virtudes y vicios similares al de los hombres; en los mitos se narran hechos, aventuras y etapas de la vida de estos dioses, que son evocados en cantos y danzas.
Estas, tienen como rasgos distintivos la ondulación de la columna, que repercute en los brazos hasta la punta de los dedos, una aparente monotonía,que, si desmembramos en detenimiento, son un conjunto de movimientos por demás complejos, además el uso de un atributo, que es la representación del poder característico de cada orisha.
también explican sus mitos de creación del mundo, por lo cual están fuertemente arriadas a lo comunitario.

Tengo entendido que son danzas que privilegian lo comunitario. ¿Es así?
Sí, todas las danzas folclóricas, nomenclatura occidental para definir la otredad, son comunitarias.

¿Cómo influyó la cultura afro en América, en el Río de la Plata, y en especial en Buenos Aires?
Uuffff!!! Está muy invisibilizada nuestra raíz afroargentina, yo creo que mi predisposición a estas danzas vienen de mi raíz santiagueña, provincia que data censos de 50% de población afro durante el colonialismo, provincia a la que llegué movida por mi curiosidad, identidad que fui desempolvando.

Los procesos políticos y económicos de Argentina no se pueden comparar con otros países de Latinoamérica, heredamos una formación militar de Europa que nos sacan los pies de la tierra, precisamente hablando…es mas en la pampa y la Patagonia ni siquiera tuvimos etapa colonial, esto fue conquista y genocidio, no podemos hablar de sincretismo, como en las provincias del norte donde albergaron distintos pueblos y se forjaron durante siglos otra identidad.

Igualmente el nacionalismo militar hizo estragos en todo el país, con los rasgos culturales con las sutilezas, con los aportes sobre todo afro y nativo y nuestras danzas también lo padecieron, lo que se ha cristalizado como danza folklórica habla de esto, en mi opinión.

Hay mucha investigación y trabajo de docentes y bailarines ,que están realizando exposiciones y proponiendo alternativas en la educación danzaría argentina, para dejar de ser participes de un folklore que es cómplice de un nacionalismo colonizador.

En Buenos Aires participé de un festejo por el 8 de noviembre, día de la afroaergentinidad, y lo conducía una mujer afrobrasileña, yo bailé con la compañía de danzas afrocubanas, y las compañeras afroargentinas, que nos cruzaron en el camarín no demostraron simpatía, creo que lo mas importante en este momento es recuperar el espíritu de la idiosincrasia de la cosmovisión afro que tiene mucho que aportarnos. Y también acercarnos a esa otra historia que se nos ocultó y que nos está esperando.

marian.jpg

Tinku. Zambaigos

¿Cómo vislumbrás el futuro de estas danzas? ¿Cuál es la importancia de que se conozcan no sólo sus ejecuciones sino también sus significados?

Estas danzas cada vez son más solicitadas por las sociedades occidentales, hay una búsqueda de la ancestralidad en la modernidad, a la par del avance tecnológico, también hay un volver a la energía primera, La civilización urbana moderna está basada sobre la idea de que la naturaleza es algo a ser comprendido y controlado. Esta idea está en contraste con este paradigma, que concibe a la naturaleza como una realidad viviente, que respira, consciente, que está en un estado constante de crecimiento, evolución, y transformación. Yo estoy convencida que este es un camino que aporta una integralidad al humano.

Afro contemporáneo es una preparación al lenguaje negro, es un entrenamiento que se vale de los principios de la danza moderna cubana para ir introduciendo a la persona en los hábitos danzarios desde lo mas intrínseco y personal que tenemos la respiración.

Las danzas afrocubanas, como vimos, representan la interpretación de las fuerzas espirituales, que tratar de definirlas, sería como tratar de agarrar el viento con la mano, la aproximación más sabia que podemos hacer quienes nos acercamos, es integrando pensamiento y emoción. Nuestro interior y el mundo. En este sentido creo que poner el cuerpo a estas danzas nos invita a desarrollar otra percepción, que acompañado de los tambores, accedemos a otra información que está en cada une hasta donde asumir.

¡En cuanto al futuro de estas danzas... ya está vislumbrado!
Toda esta información llega a mi por la oportunidad de formarme en escuela Proyecto Mestizo con sede en CABA, como dice su nombre es un proyecto que tiene continuidad y está en construcción, la identidad mestiza todavía está castigada por los discursos oficiales homogeneizadores , mientras no haya políticas de estado que avalen las prácticas artísticas como gestoras de nuestra identidad seguiremos en la sombra , hay que empezar a generar las propuestas que nos acerquen a nuestro suelo, que nos dejen disfrutar de una estética basada en nuestra realidad, que podamos abordar con conocimiento y estudio, con conciencia, con disfrute nuestro propio paradigma. Si no somos presa fácil del continuo colonialismo actualizado.

Desde tu rol docente, además de la técnica, ¿qué intentás dejarles a tus alumnos?
Desde mi rol docente me valgo primeramente de un estudio comprometido de esta técnica que tiene sus orígenes en Cuba, luego de la Revolución, Ramiro Guerra, quien retornaba para ese entonces de estudiar en Rusia ballet clásico y con Marta Graham en estados unidos.

La danza moderna cubana es una técnica exquisita que combina estos mundos con el folklor afrocubano.Ya que en cuba se a desarrollado ampliamente, es que hoy podemos hablar de la Escuela de Danza Cubana, donde en la actualidad todos los grupos folklóricos profesionales se entrenan y preparan técnicamente con ella.

La posibilidad de que esté al servicio de los bailarines argentines, de formarnos física e intelectualmente bajo esta línea estética como bailarina, me llena de optimismo y me da una posibilidad de hacer un aporte a mis raíces.

mariana2.jpg

OSHUN. Compañía Somos

Contanos acerca de los talleres que estás brindando en espacio Cheje…
Los ocho encuentros que estamos empezando en Cheje, son los primeros acercamientos a los principios de este entrenamiento, yo tenía muchas ansias de compartirlo en Santa Rosa porque tengo muchos amigues y compañeres querides que le ponen el cuerpo y el pensamiento a distintas causas sociales, a la construcción de espacios intelectuales y prácticos de la demanda social y artística de la esfera social pampeana. Y siempre me acuerdo de ellos, me parece que conocer la danza como una ciencia que nos acerca a nosotros mismos, nos empodera más, nos entrena y nos prepara para compartir con la sociedad que estamos forjando. Estoy contenta con la convocatoria, y la valentía de adentrarnos en algo que conocemos más de lo que pensamos.

Bio
Mariana Mansilla nació en Santa Rosa en el año 1988. Su primera experiencia artística se desarrolló en la Orquesta infanto juvenil de la unidad educativa n*7 como violinista y ayudante de profesor de violín; y violinista en la orquesta de cámara “Consonancias”, director Roberto Sessa. 2005-2011
Luego de participar como maestra en la escuela experimental “Los Chañares” en Santa Rosa, se traslada a la ciudad de La Plata para realizar sus estudios formales en el Instituto de formación docente Roberto Themis Speronni, donde se recibe de maestra de jardín y de grado, con la formación en pedagogía alternativa La Plata. 2008-2014
Bailarina en compañía de danzas folclóricas Zambaigos, espectáculo Mestizaje, direc. Rodrigo Quevedo Fuentes, en La Plata.2015
Bailarina en experiencia de danzas folklóricas con bailarinas agrupadas, direc. Omar Silva, en La Plata2016
En 2017 comienza estudios en la escuela Proyecto Mestizo, a cargo de la directora Gabriela Fabro. Participa como bailarina de cuerpo de baile invitado en espectáculo “Ominira”, Danza Moderna cubana de la Compañía de danza Proyecto mestizo, a cargo de la misma directora. (Capital Federal). En 2018 comienza estudios formales en “Tainos”, Tecnicatura de formación docente e intérprete en danzas folclóricas cubanas, a cargo de Yonel Blanco en CABA. Y se integra en la compañía de danzas cubanas “Somos” que dirige el mismo docente. También comienza estudios en la escuela de formación de bailarines folclóricos con devenir profesional, a cargo de Koki y Pajarin Saavedra, con quienes participa como bailarina del espectáculo “ Embriaguez, noches de danza y música”, en espacio María FUX y en Espacio Cultural Múgica. Capital Federal.