viernes 29 de mayo del 2020

"El don de dar" en el Museo Verde

El sábado 11 de febrero quedó inaugurada la muestra "El don de dar - Primeras donaciones de la colección" en el Museo Provincial de Artes. Su curador, Miguel de la Cruz, brindó una charla a los presentes, haciendo un recorrido guiado por las obras, que se repetirá el sábado 4 de marzo.

La muestra puede visitarse de lunes a viernes de 8 a 18 hs y los sábados y domingo, de 19 a 22 hs. con entrada libre y gratuita. El cierre será el 5 de marzo.

Could not load widget with the id 196.

Miguel De la Cruz, curador del Museo Provincial de Artes, -además de escritor y crítico de arte-, conversó con Telón Pampeano y nos brindó detalles sobre la concepción de la muestra, así como su siempre sugestiva mirada del arte.

La selección
“Tomé un elemento fundante que es Juan Carlos Durán. Un pintor de Buenos Aires que se radicó en los años 30 en La Pampa y a través de él vinieron las primeras donaciones, tanto de sus propias obras, como las de otros autores que él tenía, y de su propio padre, que también era pintor.

A través de Durán empezaron a entrar las distintas obras de la colección. Hay principalmente obras de dos períodos: uno contemplado entre agosto y septiembre de 1956, y otro período que va de 1959 a 1964.

La exposición se compone de 56 obras entre las que además de pinturas, grabados y dibujos, hay algunas esculturas. En cuanto al diálogo que se produce entre las obras de esta colección, se da en primer lugar entre el hijo y el padre, en otros casos por la procedencia, otras obras se vinculan porque fueron donaciones de los pintores de la Boca, con los que Durán tenía mucha relación, al punto que se exhibe un grabado en sala, dedicado a Juan Carlos Durán por Quinquela Martín.

Durán y su vocación de pionero
Respecto a esta inclinación natural de Durán, De la Cruz manifestó: “Fue el creador, -junto a otros pintores- del primer Salón de Otoño de La Pampa, que se realizó en Victorica en 1944. En el año 42 creó la primera Escuela de Bellas Artes. Se juntaban pintores y enseñaban a otros pintores y entre ellos, era como un Instituto. A través del Salón de Victorica entran premios como el cuadro de Ramoneda y un grabado del pintor belga Victor Delhez”.

Durán, además de ser una persona muy generosa, era un hombre con una personalidad fuertemente institucional. Sostenía que el arte tenía que ser protegido por las instituciones del Estado. Así es que en las escuelas podemos encontrar varios murales de él.

Procedencia de las obras
Casi la totalidad de las obras que se exponen llegaron a la colección de la mano de Durán. Salvo el caso de 12 litografías del año 47, con motivos de carnaval, realizadas por Enrique de Larrañaga, que aparecieron en unas carpetas y se desconoce su procedencia.

Es de destacar el valor simbólico que representan estas obras en la colección del Museo, especialmente cuando no es tan habitual recibir donaciones. Afortunadamente existen excepciones, y aún hay familias generosas en materia de arte. Como el caso de la familia Durán, -entre quienes ya es tradición-, y que donó nuevas obras al Museo. Y también, recientemente la familia de Griselda Ferreyra, reconocida artista plástica pampeana fallecida el año pasado, realizó al Museo una gran donación de obras y libros de la artista.

Donde se aviene lo contemporáneo
“Esta es una muestra de artistas muertos, pero está dentro de lo contemporáneo”, expresó De la Cruz, y en este sentido hizo referencia al profetismo de Thomas Elliot, que manifestaba que “estaba surgiendo un nuevo provincialismo, a principio del siglo XX. En ese provincialismo había una historia, una mera crónica, donde algunas cosas que fueron útiles pasaban a ser inservibles. En ese provincialismo, que era de orden temporal y no espacial, el gobierno de ese territorio temporal lo tenían a mano los vivos, pero los muertos no constituían ninguna presencia”.

“Por eso cuando uno cura una muestra, la exhibe, trae ese recuerdo, una forma de pintar. En esta exposición hay cosas más tradicionales, clásicas, algo de impresionismo, también hay algunos acentos vanguardistas. Ésto también es contemporáneo, está en la historia de esta modernidad. Si el término arte contemporáneo se refiere sólo a una época, en ese caso, estoy en desacuerdo. La expresión arte contemporáneo me parece autoritaria, si sólo contempla hacer las cosas de cierta manera borrando todo un pasado, dando paso a un arte promovido por las grandes bienales multinacionales, un arte cósico, que no está representando una elaboración, sino una especie de escenografía.

Por eso, esta colección también es arte contemporáneo porque los signos de estas obras nos remiten y tienen ecos de la contemplación, del oficio, del trabajo, de algo que nos hace falta. Nos hace falta detenernos, no seguir dándole manija a lo efímero, algo que siempre estuvo. Esta muestra de arte plástico brinda la posibilidad de contemplar, y acá la materialidad habla”.

Próxima actividad
El sábado 4 de marzo a las 20 horas habrá una charla a cargo de Miguel de La Cruz, quien ofrecerá al público una visita guiada con especial hincapié en algunas obras.