jueves 23 de noviembre del 2017

La Casa Olga Orozco, en refacción y con propuestas

​Mientras se llevan a cabo las refacciones del edificio, se desarrollan propuestas educativas que recorren la provincia.

De la A a la Z

La Secretaría de Cultura de La Pampa, en el marco de la Ley Provincial de Patrimonio N° 2083, desde inicios de 2017, y con la aprobación de la Comisión Provincial de Patrimonio, viene realizando diversas refacciones y reparaciones en la Casa Museo Olga Orozco, a través y en conjunto con la Municipalidad de Toay.

Hasta la fecha, se han efectuado reparaciones en el techo, recolocación de la cubierta de chapas, colocación de nuevas canaletas y babetas en la totalidad de la cubierta, y cambio de chapa nueva en el sector central de biblioteca. Se repararon revoques en el patio lateral de la casa, se construyó una vereda perimetral angosta en el lateral del predio, y se colocaron dos calefactores tiro balanceado nuevos en el interior de la casa.

Durante el mes de agosto se está trabajando en reparación de revoques exteriores y las ventilaciones en la cámara de piso de pinotea, para lo cual se rehicieron revoques interiores, se revocaron y colocaron tapas en cámaras, y se reparó el piso.

Para los meses de octubre a diciembre se prevé continuar con las obras, en lo referido a reparación de carpinterías de madera, reparación de cielorrasos de madera y pintura general del edificio.

Sobre la Casa Museo
La Casa Museo Olga Orozco fue declarada Lugar Histórico Nacional por la Comisión Nacional de Museos, Monumentos y Lugares Históricos, por Ley Nº 12.665 de noviembre de 2006. Y declarada Patrimonio Provincial por Dictamen N° 7 de la Comisión Provincial de Patrimonio Cultural - Disposición N° 10 del 2009 de la Subsecretaría de Cultura de La Pampa.

El inmueble, donde funciona el museo y donde la poeta pampeana Olga Orozco nació y vivió parte de su infancia, se construyó en 1906. Allí aún se preserva su biblioteca personal con 4.500 libros y unas 500 revistas.

La Casa Museo Olga Orozco es un sitio de gran valor para el patrimonio toayense y pampeano; y como fuera el deseo expreso de la misma Olga Orozco, funciona como un Centro Cultural público abierto a toda la comunidad.

Durante las pasadas vacaciones de invierno, la Casa Museo presentó el Programa educativo itinerante “La casa ambulante”, reuniendo una serie de acciones fuera del ámbito del museo, en distintos contextos de participación comunitaria.

Equipo de la Casa trabajó a partir de los conceptos palabra y poesía, tomando como herramientas de pensamiento los modos actuales de producción artística. Integrantes de la Casa, iniciaron un recorrido por Bibliotecas Populares, llegando a tres localidades de la provincia, acompañados del equipo de Bibliotecas Populares de la Secretaría de Cultura.

De forma conjunta, se promovió compartir experiencias en familia con actividades que facilitaran la interacción social y la colaboración a través de dos acciones / talleres:

1) Con todas las letras (Poesía de la A a la Z). Taller de construcción de libros y escritura destinado a adolescentes y adultos; en la Biblioteca de Cuchillo Có.

2) Barriletes Arma Poemas. Taller de armado de barriletes y poemas; en las Bibliotecas de Quemú Quemú, Catriló y Cuchillo Có.

Estas acciones evidenciaron un alto grado de participación y compromiso. En primer lugar por la implicancia que tuvieron las Comisiones de las Bibliotecas, ya que fueron las impulsoras de estas actividades, y las que las promocionaron y difundieron en sus comunidades. Y por otro lado, por los numerosos participantes que se acercaron a participar de los dos Talleres.

Se evidenció un interés genuino en compartir y colaborar, y hasta en varios casos ampliando los alcances de las acciones propuestas. Por ejemplo padres y abuelos aportando su experiencia y saberes respecto a la construcción de barriletes y cómo remontarlos. Docentes y profesores realizando a la par que sus alumnos las actividades, adolescentes grabando en sus celulares los poemas realizados en el taller, para compartirlos en la radio de la escuela, o enseñando costuras posibles a sus compañeros para futuros libros; niños que se imaginaban cómo construir otro barrilete con nuevos materiales para que “vuele más alto”.

Estas experiencias nos demuestran que el museo también construye su comunidad cuando sus limites se borran y se involucra con otras instituciones. Nuestro patrimonio es en tanto importante en su materialidad, pero resuena cuando potenciamos la vitalidad de su forma intangible.

En septiembre estas propuestas arribarán a Intendente Alvear y General Acha.

Refacciones Olga Orozco 2