jueves 15 de noviembre del 2018

Un auténtico Carrasco

El carpintero, ebanista y luthier se mueve hacia otra veta dentro del universo de la madera.

Hace dos meses, aproximadamente, el ebanista y luthier pampeano Oscar “Negro” Carrasco comenzó con un nuevo proyecto, siempre dentro de su pasión por la construcción con madera.

Gracias a los planos aportados por Cerámica Piromaquia y por encargue del ceramista piquense Gustavo Beloqui, Carrasco realizó el prototipo de un torno para la realización de piezas de ese material, en lo que pareciera ser un viaje sin retorno hacia el fantástico mundo de la contrucción de herramientas.

Se trata de una máquina completamente mecánica y desarmable, que cabe en un caja de viaje y que mediante un “pedal” hace girar el plato metálico (realizado por un tornero local) en el cual se va trabajando la obra. Esto sucede porque el pedal mueve una rueda que hace las veces de motor y gracias a que ésta es hueca y está rellenada con arena, hace que la inercia al empuje sea mayor y aliviane la tarea.

Cuenta también con una manguera de desagote para ir expulsando el líquido sobrante y está montada sobre bolilleros. Además de resultar completamente práctica para los artistas y artesanos, es –sinceramente- una obra de arte en sí misma, situación que suele darse en algunas construcciones utilitarias cuando se conjugan la nobleza de los materiales, la justeza de la hechura y el buen gusto. Técnicamente, este aparato se llama “torno patero”, porque es impulsado por el pie accionando un pedal, que también es regulable.

La noticia es que de aquel primer prototipo realizado, hoy se conoció que el tercer torno patero construido por Carrasco partió hacia el "Décimo tercer Simposio Internacional de la Escuela de Cerámica de Avellaneda", uno de los encuentros del ramo más importantes de Sudamérica y donde –seguramente- será admirado y utilizado por verdaderos entendidos en la materia. Mediante algunas fotografías, aquí les presentamos al auténtico Torno Carrasco.

Carrasco_torno00.gif