domingo 05 de julio del 2020

Latir entre el peso y la levedad

neto_tapa.png

El MALBA presenta "Soplo", una muestra retrospectiva del artista brasileño Ernesto Neto.

* Por Viviana Cavalié

Donde sea que me encuentre por cualquier circunstancia, voy a ver alguna muestra o visitar un museo. Creo que siempre puedo descubrir algo interesante. Pero a la exposición de Ernesto Neto no llegué por circunstancias casuales, me llevó el deseo y la avidez de encontrarme con su obra.

Apenas ingresás al espacio expositivo del MALBA, el espíritu del artista late en cada fibra, en cada trama, en cada diseño. Una gran obra que pende del techo -concebida con el mismo poliéster con el que se fabrican los medias, y llena de arena para formar figuras orgánicas y armónicas, que simulan un especie de “estalactitas de tela”- te da la bienvenida.

Y luego le siguen un grupo de unas 60 obras sobre papel, fotografías y grandes instalaciones inmersivas que habitan tanto el suelo, el techo, como las paredes de las salas. Un conjunto de piezas que manifiestan la conexión del artista con la naturaleza y con lo cósmico, y que activan todos los sentidos del visitante. "El artista es una especie de chamán. Él trata con lo subjetivo, lo inexplicable, aquello que sucede entre el cielo y la tierra, con lo invisible", dice el texto curatorial.

neto1.png

Neto crea un universo en el que conjuga fuerzas opuestas que giran alrededor de los conceptos de levedad y peso, tal vez invitando a cuestionarse cuál de esos dos ejes debería regir la vida.

Si bien se advierte una tensión entre estas dos energías antagónicas, no se percibe una victoria de una sobre la otra, sino un constante oscilar entre la ligereza y la gravedad, como en una búsqueda de armonía y equilibrio.

La sensualidad es protagonista en todo su cuerpo de obra, donde lo ritual y lo sagrado conviven también con lo lúdico. Y en este devenir de percepciones transcurre el recorrido de la muestra, que permite al visitante ser parte, internarse y deambular por túneles de tela, relajarse en una especie de cuna colgante, hacer sonar tambores, meditar, intervenir en el espacio y completar de este modo la propuesta artística: un “Soplo” de belleza que te invade y te acompaña mucho más allá de las fronteras perceptibles.

La muestra puede visitarse en el MALBA (Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires) hasta el 16 de febrero de 2020.

 

soplo2.png

neto3.png