sábado 16 de diciembre del 2017

“Siempre soñé con que mis instrumentos volaran alto”

El viernes 9 de junio Oscar Carrasco vivió una noche muy singular y emocionante en el Teatro Español.

Singular porque no es frecuente que un concierto se desarrolle en torno a los instrumentos creados por un luthier. Pero el pampeano Oscar Carrasco se dio este gusto y tuvo su velada, en la que participaron destacados músicos del medio y contó además con la presencia de un invitado especial llegado desde el Teatro Colón, el joven luthier Gervasio Barreiro. Merecido reconocimiento a un trabajo intenso, sostenido y valioso.

carra1

(Ph: Adrián Pascual)

El espectáculo se tituló “Desde la raíz...”, y por primera vez, Carrasco presentó en sociedad sus creaciones, que sonaron en manos de talentosos músicos como: Antonella Gallardo y Nacho Gadano; Juan Carrasco y Bárbara Hurrell; Enzo Ludueña y Viviana Dal Santo; Damián Gigena; y el Cuarteto de Cuerdas integrado por Enzo Ludueña, Santiago Morete, Tobías Pignol y Roberto Sessa. Participó de la producción artística del show la pianista y compositora Viviana Dal Santo, quien también creó algunas obras exclusivamente para la ocasión.

carra2

Telón Pampeano conversó con este ser apasionado, talentoso, y siempre bien dispuesto a la charla, que es Oscar Carrasco.

- ¿Qué significó este concierto para vos?, hablaste de un momento bisagra…
Si! la visita de mi maestro Gervasio Barreiro fue determinante aunque él ni se enteró. Pero me trajo de regalo un juego de maderas de alta calidad para construir un violín de excelencia con su supervisión, me encantó! tanto que he decidido abandonar la fabricación de guitarras, ukeleles, cuatros, viajeras, reparación de eléctricas para poder dedicarme sólo a cuerdas frotadas, es decir violines, violas, cellos y contrabajos. Me sorprendo pensando en solo violines, me llena de gozo, agradezco a la vida.

- ¿Te imaginaste alguna vez que tus instrumentos despegarían de este modo?
La verdad es que siempre soñé con que mis instrumentos vuelen alto, aunque sabía que sólo era una pretensión. Hoy veo que viajan, que vuelan y que pueden ser mejores en lo estético y en lo sonoro. Esa es otra de las razones que me hizo tomar la decisión de dedicarme solamente a la fabricación de violines, violas, etc.. y en principio a algunas restauraciones de violines y criollas.

- ¿Cómo es el proceso de trabajo y el tiempo que demanda la creación de un instrumento?
Yo digo que no soy artista, que más bien soy un trabajador de la madera, pero a veces necesito de eso que ellos llaman inspiración para trabajar en estos instrumentos, además de concentración, buena luz, orden en el taller, buen filo en las herramientas y la pava cerca. Tiempo de trabajo? un violín se puede hacer en dos o tres meses, eso con dedicación exclusiva, pero es casi imposible.

- ¿Cuántos años llevás dedicándote a este oficio?
Desde que empecé a barrer aquel taller de carpintería pasando por la ebanistería y hasta hoy, 40 años, y 27 desde que empecé a hacer las primeras reparaciones en instrumentos musicales.

- Haber comenzado a compartirlo con tu hijo, ¿qué te provoca?
Uf! la sensación es hermosa, me da mucho orgullo decirlo, me gusta saberlo y sé que lo más importante que tengo para dejarle es el oficio. Él lo está tomando y yo feliz!