lunes 21 de agosto del 2017

Kuaresma y I Love Daiana en La Luna

Dos bandas amigas que hacen culto del punk rock pero en vertientes sensiblemente diferentes, se dan cita en el bar de Alvear 38 este viernes 16 de junio.

14725700_950090318429839_3650716358162593603_n.jpg

Los “Daiana” (foto) vienen registrando, casi de manera obsesiva, el material que generan, en formato EP. Practican un estilo melódico pero que deja lugar a la “rabia” e intensidad propia del asunto. Con letras que hablan del desamor, del tiempo pasado y mejor, de la locura y la soledad. Es un trío en el que Maximiliano Nicoletti se encarga de darle contundencia desde la batería, Alan Riva aporta esos filos característicos con la guitarra, y José Luis Tomas se para al frente con el bajo y la voz, desgarradora y sensible a la vez.

Por su parte Kuaresma, con una corta pero efectiva carrera, se afianza a presión de adrenalínicas canciones en una veta que tiene ribetes de los primeros Talking Heads o los temas más afiebrados de The Clash o Dead Kennedys. Ellos son Camilo Ezequiel Mena en batería, Hugo Peramato en bajo y Diego Verna en guitarra y coros.

La ambientación musical será acorde a los ánimos y estará a cargo del residente del local, Rimini Erre.

En diálogo con el líder de ILD, José Luis Tomas, explicó que este será un show especial “para toda la gente de Santa Rosa, La Pampa.” Y explicó esto preguntándose “¿quién te dice que no encontrarás a tu media naranja en La Luna, a tu futura esposa, la que te proporcionará cariño a ultranza y mucho dramatismo en dosis sarcásticas?”.

-¿De qué se trata I Love Daiana?

-De pasión, locura, engaño y soledad. Es un culto a nosotros mismos y a la misma fantasía que eso crea. Porque no creemos en nadie más.

-Me refería a lo estrictamente artístico. Quienes no han tenido la oportunidad de verlos en vivo o escuchar sus trabajos ¿con qué se pueden encontrar?

-Con historias tristes, los desencuentros amorosos, la lejanía, los que ya no están, las que se nos fueron. El desenfreno individualista, el desenfreno existencial, crea un ambiente social que nos marca como ganado vacuno directo a la feria.

-¿Hay algún mensaje que quieras darle a los seguidores?

-Sí. Vamos a morir, pero tratemos de morir sabiendo, conociendo, reconociendo con los ojos bien abiertos los chakras atentos del cuerpo y del alma. En fin... morir despiertos. Solo hay que esperar que se pueda entender nuestro mundo, para así lograr entrar o salir cuando se quiera.

-¿No hay algo positivo, algo para rescatar dentro de este panorama negro que pintás?

-Por supuesto que lo hay, hay una cosa para festejar: festejemos que toca I Love Daiana.