viernes 24 de noviembre del 2017

Los Daiana y A Cara de Perro

Unos cuantos motivos de celebración habrá este sábado 15 de julio en La Luna, cuando se presenten I Love Daiana y A Cara de Perro.

daiana_01.jpg

Es que ambos grupos, cultores del punk, tienen novedades calientes para sus seguidores. Será una buena oportunidad para desandar los temas de sus sendos nuevos trabajos discográficos. En el caso de los Daiana será una especie de presentación de “Morir Despiertos”, en tanto que los muchachos oriundos de Trenque Lauquen seguirán afianzando “Caminando por las paredes”.

Por supuesto que en el show ambas bandas aprovecharán para repasar viejas canciones, algunas ya clásicas, más algunas novedades.

El encuentro será este sábado en el bar La Luna, Alvear 38 de Santa Rosa, La Pampa, y la velada dará comienzo a la medianoche con música apasionada que in crescendo va a ir motivando el ambiente.

Como ya es costumbre en los shows que organizan los I Love Daiana, también habrá algunos regalos para que cada asistente se lleve un recuerdo material, “además de las vivencias que allí sucederán y que es lo más honesto e irrepetible que sucede en los recitales”.

I.L.D. viene registrando cada paso creativo en discos frescos, a medida que aparecen nuevas composiciones, en formato EP. Apegados a un punk melódico pero que deja lugar a la rabia e intensidad propia del género madre, se van consolidando a la vez en las presentaciones en vivo.

Sus letras hablan del desamor, del tiempo pasado y mejor, de la locura y la soledad. Es un trío de raigambre ramonera con Maxi Nicoletti en batería, Alan Riva en guitarra, José Luis Tomas en bajo y voz y el agregado –en calidad de invitado estable- de Martín Gilardoni en la segunda guitarra.

Por su parte los A Cara de Perro traen una intensión agresiva, con un punk bien vieja escuela, desde Trenque Lauquen. Al trío lo componen Albano Tello en guitarra y voz, Bruno Taconau en batería y Walter Martini en bajo. Asiduos visitantes de Santa Rosa, han compartido escenario con todas las bandas del género locales, tanto en festivales, como en shows que los han tenido como invitados, en prácticamente todos los sitios en los que con periodicidad se producen recitales de rock. Curiosamente y para los desprevenidos, hasta llegó un momento en que se barajaba la duda de si no fijarían domicilio en Santa Rosa.