martes 23 de enero del 2018

Melodías animadas

Los I Love Daiana enfrentan este viernes a un público que los observará sentado, en la ATTP, un ámbito cada vez más proclive al rock.

Ilovedaiana00.jpg 

Una de las bandas de rock que mayor producción y crecimiento experimentó en el 2017, llega este viernes 15 de diciembre a su show más “serio”: los I Love Daiana preparan su “actuación” en la sala de la Asociación de Trabajadores del Teatro Pampeano (ATTP).

Desde las 21.30 horas, en el lugar que se ha convertido en una especie de “rito” para los grupos de rock –de rito entendido como un “paso” cuasi obligatorio en el desarrollo artístico-, la formación, desde hace un tiempo un cuarteto, desplegará sus canciones sentidas, una clásica mezcla de punk rock melódico, con destellos de un lirismo único, la contundencia de la base y los arreglos sutiles de las guitarras.

El desafío para los ILD será no menos interesante de observar: como en toda banda punk la mística del vivo se completa con la “actuación” del público. En el caso puntual de los muchachos daianeros esto se acrecienta, ya que es característico desde un tiempo a esta parte el “pogo soft” que los seguidores y seguidoras, practican durante las actuaciones, produciendo una amalgama única entre todos los presentes. Bueno, mañana los límites se dibujan: habrá un escenario y casi cien butacas. Esa barrera del medio, la que separa, será lo que tendrán que derribar; artística y emocionalmente hablando.

La banda se formó en diciembre de 2008, es decir que a la vez el recital accionará como una forma de conmemoración onomástica.

Actualmente está integrada por Maximiliano Nocoletti en batería, Martín Gilardoni en guitarra rítmica y coros, Alan Riva en primera guitarra y José Tomas en bajo y voz.

Los “Daiana” consumieron el año que se va entre la sala de ensayo, el estudio de grabación y los (pocos) lugares que hay para tocar, dentro de la capital de la provincia.

Casi de manera obsesiva, fueron registrando el material que generaron, en formato EP. Practican un estilo de punk melódico pero que deja lugar a la “rabia” e intensidad propia del asunto. Con letras que hablan del desamor, del tiempo pasado y mejor, de la locura y la soledad.

Con el fin de intentar entender de qué se trata, hace un tiempo conversamos con el creador de ILD, José Tomas, un personaje bastante singular. El resultado no fue el esperado, aunque es interesante igual.

-¿De qué se trata I Love Daiana?

-De pasión, locura, engaño y soledad. Es un culto a nosotros mismos y a la misma fantasía que eso crea. Porque no creemos en nadie más.

-Me refería a lo estrictamente artístico. Quienes no han tenido la oportunidad de verlos en vivo o escuchar sus trabajos ¿con qué se pueden encontrar?

-Con historias tristes, los desencuentros amorosos, la lejanía, los que ya no están, las que se nos fueron. El desenfreno individualista, el desenfreno existencial, crea un ambiente social que nos marca como ganado vacuno directo a la feria.

-¿Hay algún mensaje que quieras darle a los seguidores?

-Sí. Vamos a morir, pero tratemos de morir sabiendo, conociendo, reconociendo con los ojos bien abiertos los chakras atentos del cuerpo y del alma. En fin... morir despiertos. Solo hay que esperar que se pueda entender nuestro mundo, para así lograr entrar o salir cuando se quiera.

-¿No hay algo positivo, algo para rescatar dentro de este panorama negro que pintás?

-Por supuesto que lo hay, hay una cosa para festejar: festejemos que toca I Love Daiana.

Para acrecentar el misterio, el cantante dejó esta estrofa:

"Saltando invisible entre los pajonales
daré un rodeo atrás del cardo
voy a sorprender la espalda
de los que matan...
y por la espalda!"
Si este árbol ardiera mi vida sería un incendio!"