miércoles 19 de diciembre del 2018

Cantore y Jury embrujan el Español

Con Guillermina Gavazza como invitada especial, Clara Cantore y Luciana Jury prometen una velada en la que arderán las velas.

Jury_Cantore00.jpg

A comienzos de este 2018 Luciana y Clara se reunieron para grabar “No soy de aquí”, una canción bellísima que Cantore compuso para Santiago Maldonado. En ese encuentro desplegaron el encanto de dos estilos, búsquedas comunes y ganas de seguir compartiendo. O tal como lo entiende Jury: la música como una forma de amar y de pensar en forma conjunta.

El jueves 2 de agosto esa alquimia que se produce cuando hay música tendrá una nueva aparición en el Teatro Español de Santa Rosa. Guillermina Gavazza también estará convidada a avivar el aquelarre.

Clara Cantore ha recorrido gran parte del país y del mundo con un bajo, una guitarra y una loopera a cuestas. Canta y compone con la misma delicadeza y es una instrumentista virtuosa, que ha hecho del dialogo entre su voz y las cuerdas una experiencia sonora hipnótica, minimalista, plena de trances entre la potencia y la suavidad.

Tiene tres discos editados, el último de ellos producido junto a Raly Barrionuevo, con quien ha grabado además un puñado de canciones extraordinarias. Su trabajo abraza el folclore latinoamericano con fuerte influencia del tango, el flamenco y la música clásica, huellas de su paso por los conservatorios de Alemania y los estudios de guitarra con Paco Morales. Fue convocada a participar del festival de Cosquín Folclore Japonés que se realiza en la ciudad de Kawamata y ofreció excelentes conciertos en Tokio, Kobe, Kyoto y Nagoya. Regresa ahora mismo de una intensa gira por Europa. Su disco “Calma” conmueve con nueve composiciones propias de alto vuelo.

Luciana Jury es probablemente la intérprete argentina más fulgurante, incorrecta y libre surgida durante los últimos diez años. Creció en una familia de artistas donde la intensidad, lo onírico y lo fantástico eran una marca de especie. Desde su primer trabajo solista en 2011 se inclinó hacia la música de raíz latinoamericana, pero su repertorio resiste las categorías disponibles.

En su música hay versos de Violeta Parra, Lhasa de Sela, obras anónimas de transmisión oral, rock, flamenco, estilos de 1800 y viñetas pop de Raffaella Carrá. En 2014 grabó un disco maravilloso con Gabo Ferro y desde entonces no se detuvo. Activa defensora de las causas humanas, sus ideas trazan un plan estético y político va desde la recuperación de cantos extraviados por el tiempo hasta la libertad sexual.

Este año, en un foro históricamente conservador como el de Cosquin, ofreció una noche llena de homenajes a su tío Leonardo Favio, reversionó una cumbia de Lía Crucet mientras dos hombres bailaban en el escenario y se despidió diciendo “¡Mucha vida y poca vergüenza!, citando a Susy Shock, una actriz porteña que se define a sí misma como trans-sudaca.

Como Joplin o como Chavela, Jury pertenece a la raza de artistas que cantan con vértigo y sin red. Una voz salvaje que descansa en un profundo dominio técnico de lo que ofrece. Cuando le preguntan por qué canta como canta, ella responde: “Por la literatura de mi padre”.

La producción del evento que comenzará a la hora 21 en la mejor sala que posee Santa Rosa corre por cuenta de La Frontera y las entradas anticipadas con descuento se pueden adquirir en el mismo teatro, Hilario Lagos 44.