viernes 22 de marzo del 2019

La oscuridad es otro sol

Puentes_fangos00.jpg

Puentes Fangos presenta disco.

Puentes Fangos es un singular dúo musical, puntualmente de rock sureño de Santa Rosa, ya que su génesis y campo de acción se sitúa en el Plan 5000, como ellos mismos se encargan de resaltar.

Batería, guitarra y voz. Maxi Galván y Pablo Gómez dan vida e impulso a este proyecto que –además de resultar novedoso en cuanto a su conformación musical- también resalta por la preponderancia de la lírica en las creaciones. Una gran impronta urbana, pero extrañamente también campestre, envuelta con una forma de escritura exquisita, que remite tanto a los creativos letristas del inicio del rock nacional, como a los grandes poetas del tango.

Con motivo de la presentación de su primer trabajo de larga duración, denominado “Ciclo de Luces y Sombras” es que mantuvimos un interesante ida y vuelta con Pablo, habitual letrista y voz cantante de la banda.

“Este sábado 22 de diciembre es la presentación oficial del disco que hemos grabado este año, nos van a acompañar y abrir la noche Paraninfos”, nos cuenta. La cita es en Jake al Rey, reducto ubicado en avenida Alsina 43 de la ciudad capital de La Pampa.

Se formaron a mediados del 2015, como se dijo, en el Barrio Sur, Plan 5000, “y ese es el espacio geográfico donde más circula nuestra música, ese es el lugar de origen de las canciones, aunque las canciones pertenezcan al cosmos”, explica Pablo.

El disco es la consecuencia lógica, luego del EP “Escruche”, del camino recorrido. “Ciclos de Luces y Sombras es un disco conceptual y muy espontáneo. Surgió en un breve lapso de tiempo y es una síntesis de un modo de pensar, al mismo tiempo un fragmento de la realidad”, enfatiza el autor.

“Proviene de algunas ideas que tenía yo con respecto a la cuestión del bien y del mal y la necesidad de una instancia en donde se supere esa dicotomía”, reflexiona.

El psicólogo Carl Jung consideraba que el hombre debe integrar la sombra, la oscuridad, al ser para lograr completar al individuo. El ser humano tiene una tendencia casi inconquistable a ocultar los rasgos de su personalidad que no le gustan o que no son socialmente aceptables. Al hacer esto va por el mundo fragmentado, con una psique dislocada, y proyecta esta sombra -que no es capaz de aceptar en sí mismo- al mundo.

El concepto de Puentes Fangos se articula en ese mismo sentido, sirviendo el dúo como un espacio donde trabajar esa línea de pensamiento. “Uno convive con la contradicción, es intrínseca al carácter de la realidad. Con esto no quiero justificar nada, al contrario: declaro el estado de reflexión permanente”, dice el músico.

Con respecto al aspecto musical del año que termina, Pablo Gómez cuenta que “no fue muy agitado, es decir, no tocamos mucho... creo que la cosa está difícil porque el ajuste económico repercute fuertemente en el campo de la Cultura y más en la Cultura independiente. Esto hace que se cierren espacios, que sea demandante hacer un evento, difícil viajar, uno va a lo seguro y eso hace que se pierda un poco el entusiasmo... pero las fechas que hemos compartido este año, todas han sido muy buenas!!!”.

“Pero, sobre todo, en este 2018 nos mantuvimos realmente muy ocupados con el disco; algo que compensa el vacío de la abundancia de los shows. Por otra parte al disco ya lo veníamos planeando desde el año pasado, y lo pudimos llevar adelante porque fue una producción de bajo costo”.

Respecto del proceso de grabación-creación que se da dentro del estudio, y que en la mayoría de las veces sirve para terminar la idea, ver –en cierta como funciona en la práctica- la voz de los Puentes Fangos explica que “cada instancia hace que la música suene diferente! Es difícil crear expectativas con la grabación de un disco, medio que uno se sorprende luego de cómo la gente responde a la hora de ver el resultado final. Sinceramente estamos muy contentos y orgullosos por el trabajo que hicimos!!! Le pusimos el corazón, y creo que eso es el arte”.

(La fotografía que ilustra la nota es de Dagna Faidutti)