CHAI RIMEL "Hoy, siempre..."

chai rimel javier
Pasado y presente fundidos en un abrazo.

Javier Villalba presenta este sábado 1 de junio Chai Rimel "Hoy, siempre...", su cuarto trabajo musical que reúne ocho composiciones, en su mayoría en lengua ranquel.

Se trata de un álbum conceptual que ratifica su compromiso con el rescate de la lengua ranquel, la búsqueda de nuevos sonidos y texturas que ambienten las historias de los ríos pampeanos; la naturaleza, recuerdos personales y la búsqueda de las Madres y Abuelas de plaza de Mayo, entre otras temáticas. Una singular propuesta en la que conviven la música de raíz folclórica como la huella, cueca o chacarera, con sonidos de rock o virtuales electrónicos en varios pasajes del disco, sin perder la esencia de la canción.

Ganador del Fondo de Fomento del INAMU (Instituto Nacional del Músico) 2017-2018, región Patagónica, Chai Rimel fue grabado entre los meses de marzo, junio y diciembre de 2018, y el 1 de febrero fue estrenado en las plataformas digitales.

El encuentro del material con el público será este sábado 1° de junio a partir de las 21 horas en la sala ATTP ubicada en Bolivia y José Luro de la capital pampeana.

javier villaba mayo 2019

Javier -que tiene sangre ranquel en su ADN y motivaciones de sobre para indagar en su raíces-, conversó con Telón Pampeano acerca de la concepción del disco y sobre algunos entretelones del proceso de realización del material.

- Podría decirse que hay una reunión de causas nobles en Chai Rimel, algo así como un tono reivindicativo. ¿Qué temas abordás?
Con este disco me posiciono frente a muchos temas como reconocer el genocidio de la dictadura, y también pedir por el nuestro (el de los pueblos originarios que fueron silenciados, torturados). Hago referencia al conmovedor abrazo con Taty Almeida, a la emoción del sentimiento de reencontrar un ser, la defensa de nuestros ríos, el agradecimiento a los poetas. “Chai Rimel” (Hoy siempre) es una mirada que se posiciona en el presente sosteniendo el pasado.

- ¿La totalidad de las canciones, tanto en música como en letra, están compuestas por vos?
Todos los temas, excepto uno que surgió después de un encuentro con Taty Almeida en el Polivalente de Arte, unos tres años atrás. Nos abrazamos y asomó una canción, que habla de la búsqueda de las madres. Yo le puse música a un texto escrito por su hijo y recitado por ella. Y el último track es un tema dedicado al lonko Fermín Acuña.

- ¿Estudiás la lengua ranquel?
Cuando lancé “Iñ ruka” hice un estudio de la lengua con Nazareno Serraino. Tenemos dos hablantes que la difunden. En 2013 empecé una búsqueda y me encontré con la lengua ranquel y me gusta la fonética. Chai rimel tiene más temas en ranquel que en castellano.

- Al momento de componer, ¿priorizás más la música o las letras?
Depende de las canciones. “Nelaico” (No hay agua en el río) por ejemplo está inspirada en la presentación de La Pampa en la Corte Suprema. En lo manifestado allí por Campú (gobernador de la Nación Ranquel), más lo que agregó después el lonko Pedro Coria. Armé la historia y quedó. No tenía música, asique empecé a jugar con los sonidos, y en este caso elegí intencionalmente jugar con lo electrónico, para que llegue a otro público. Me di la libertad de hacerlo, compuse canciones armando pistas, recurrí a gente grosa para que me orientara en este camino, como Mauricio Ponce.

- ¿Hay un hilo conductor en lo temático?
Si, lo define el gran trabajo de la gráfica de Matías Prieto Cané, que tuvo una sensibilidad increíble para interpretar el espíritu del disco. En su ilustración está el río, el amanecer, los loros de Toay. Aparece un ranquel, que terminó siendo nuestro lonko. El proceso de ilustración de alguna manera retroalimentó al disco.

En la presentación en el teatro ATTP el músico estará acompañado por sus dos bandas: Werken Mapu (Mensajero de la Tierra) compuesto por Lía Hernández (piano), Tobías Pignol (violín), Misael Carrizo (contrabajo); y Werken Wenu (Mensajero del Cielo), integrado por Martín Cantero (secuencias, teclados, programaciones) y Gonzalo Alvarez en coros y guitarra.