La Fiesta Under del Año

Dunkan01.jpg

El sábado 16 de noviembre se realizará una nueva edición del celebrado ciclo Rock Ratas, que reunirá a bandas locales y visitantes en lo que se anuncia como uno de los mejores eventos de la temporada.

Desde las 21 horas y en el Salón de Usos Múltiples del Barrio Aeropuerto, Laferrere 288, el encuentro tendrá varios atractivos: musicalmente participarán I Love Daiana, Barredas (Neuquén), A Cara de Perro (Trenque Lauquen) y Los Dunkan (foto: Alejandro Cuesta), quienes celebrarán su décimo quinto aniversario.

En sus inicio, en marzo de 2002, el encuentro reunió a bandas tales como Caretofobia, Ácido Pez, Hellocos, Tuta Raimi, Ovejas Negras, La Pulenta, Alter Pop, Super 8, Precursores, New Dots, Tristes Sabatistas, Trizeto Funkízimo Pepuza, Dybbuk, Influencia (Doblas) Patada en la Nuca (Victorica), Sin Límites (General Pico), Benders (Neuquén); y cuando creció en popularidad llegó a albergar a bandas de renombre nacional como Flema o Sin Ley.

También, con el correr de las ediciones, el Rock Ratas se realizó en el recordado Centro Cultural Frida y en el Club Belgrano, y dada la cantidad de bandas que han participado y el tiempo que lleva, es el máximo Festival de Rock vigente.

La idea fue, según expresan los organizadores, sumar un punto de encuentro para los seguidores del rock y de la música y cultura en general, pero teniendo en cuenta ciertos aspectos que tienen que ver con la accesibilidad para todo público; esto es que además de los tickets de entrada a precios accesibles, el evento se realiza en un horario que posibilita la concurrencia de los más jóvenes.

Por otra parte, y en cuanto a las bandas, se les propone un lugar alternativo para tocar, que no persigue el lucro como fin, si no -muy por el contrario- la propagación del arte y la cultura como objetivo comunitario, de hecho uno de los slogans del Rock Ratas es “Otra forma de Cultura”.

El ciclo, que ha logrado con creces su objetivo, es motorizado por un grupo de personas nucleadas que promueven esta movida social y cultural que apunta a facilitar la infraestructura para que las bandas puedan mostrar sus canciones sin pagar, pero también para que otros hacedores culturales, tales como artistas plásticos y emprendedores, armen sus stands y muestren sus productos y creaciones.

El festival también está destinado a que los menores de edad puedan acercarse al rock, ya que se realiza en un horario que así lo permite, cosa contraria a la mayoría de los locales de diversión nocturna, en donde los shows son cada vez más inaccesibles. La movida es apuntalada en las redes sociales por una original propuesta propagandística que incluye diseños y videoclips dedicados a cada edición.