Víctima del Vaciamiento

victimasdelvaciamiento02.jpg

El próximo sábado 4 de enero se presentará por primera vez en La Pampa este singular proyecto musical que estira sus raíces hasta lo más creativo y sustancioso del rock de fines de los ’60, ’70 y ’80.

Si bien el garage punk y el low-fi son géneros muchas veces menoscabados, ahí está la semilla fundamental, no solamente en lo musical si no también en la manera de hacer las cosas. Esto es la autogestión, principalmente, y una estética que reúne elementos de la cultura popular trozados -y destrozados- por una maquinaria que suele ser la propia personalidad de quien la crea.

Se da la fructífera paradoja de que esta música está plagada de sonidos “vintage”, pero sin embargo suena actual.

Víctima del Vaciamiento es un proyecto personal de Osvaldo Zulo, convertido en banda. Desde Rosario va hilvanando pequeñas piezas que conforman el collage de su obra con pedazos de Velvet Underground, Radio Birdman, Pixies, The Cramps, Damned, Sonic Youth, The Misfits (vaya cóctel, así desordenado temporalmente y todo!). La misma fuente en la que han abrevado bandas como El Otro Yo, Fun People o Los Brujos, por citar solo un puñado de las que lograron eclosionar la modorra creativa con la que se despertaron los 90s.

Pero hay que hacer la salvedad de que, en el mainstream, este tipo de producciones –y genéricamente todas las propuestas de Zulo, ya que VdV no es la única- tienen una absoluta intencionalidad que se desdobla en dos facetas: la que se ve, la que se escucha, y la del reverso, es decir el cómo está hecho esto.

Particularmente Víctima del Vaciamiento comenzó como un proyecto unipersonal en el cual Zulo se encargaba de armar las canciones, tocar y grabar todos los instrumentos, y –básicamente- manejar todos los aspectos de la producción artística. Luego, según él mismo cuento, por “aburrimiento” o “ganas de explorar”, algunas de estas tareas las comenzó a compartir, pero siempre sobrevolando el total.

La alineación con la que se presentarán en Santa Rosa es: Osvaldo Zulo en guitarra y voz, Guillermo Insausti en batería, Ale Siniestro en bajo y Rulo Ramos en guitarra. Lo más probable es que basen parte del set en los temas que integran su último disco, un ep llamado “Outsider” y cuya edición es, en realidad, un mini peluche artesanal con código QR para que se pueda bajar desde una web y escuchar el disco. A esto nos referíamos con la innovación creativa, que no sólo alcanza aspectos artísticos sino logísticos.

Además, cuentan con seis discos más. #1 del 2012 (contiene dos versiones de temas de Radio Birdman y Velvet Underground), #2 del 2015 (el primero como “banda”), #3 del 2017 (grabado en portaestudio), #4 del 2018 (registrado en “vivo”, en la sala de ensayo), y dos eps más, hechos en distintos momentos del 2019. Todos los trabajos están en el bandcamp de VdV.

Para muestra, también, acerca de la singular personalidad de este hombre detrás de la máquina, bien vale reproducir un pensamiento expresado por Zulo, en el marco de una entrevista periodística: “Ojalá un día pudiera dejar esta estupidez de tocar y todo eso, y poder focalizarme en algo mas importante para convertirme en una persona mejor.”

El show será en Jake al Rey (Alsina 43) después de la medianoche y abrirá la jornada I love Daiana.

(L.G.)