sábado 18 de noviembre del 2017

Una visita a los ciervos del Parque Luro

Continúa la temporada para realizar el avistaje de ciervos en brama, con caminatas guiadas, degustación de platos criollos y alojamiento para pernoctar.

Esta ceremonia de la naturaleza se da cada año entre los meses de marzo y abril, cuando las hembras entran en celo. Particularmente en el campo que administra la Subsecretaría de Turismo de La Pampa, denominado “Parque Luro”, y que se encuentra enclavado sobre la ruta nacional 35 a 35 kilómetros al sur de Santa Rosa, el espectáculo es magnífico ya que es un lugar ideal por su geografía y por ser un área protegida, principalmente.

El ciervo común o colorado es una especie que el dueño original del lugar introdujo junto al chancho jabalí con el objetivo de crear un coto de caza, el primero del país. Ambos se extendieron al resto del monte pampeano, el de caldén, único en el mundo. Al pasar el predio a manos del estado, éste se convirtió en un área reservada, lo que permite ahora poder observar en tu todo su esplendor la majestuosidad de estos imponentes animales.

La excursión propiamente dicha consta de un paseo por los senderos del bosque natural del Parque Luro en la búsqueda de un harén de ciervos, con la finalidad de poder apreciar el cortejo de los machos y admirar la belleza rústica de estos poderosos rumiantes. Especialmente este año la cantidad de individuos es al

ta, es común durante la caminata poder observar varios grupos trasladarse de un lugar al otro, de planicie a monte, de monte a planicie, seleccionando el mejor lugar para la reproducción.

Para uno de los más importantes atractivos de La Pampa y la región, hay dos horarios posibles para realizarla, a las 7 de la mañana y a las 18, esto es porque al rato que amanece y antes del ocaso, son los períodos de tiempo que los animales eligen para “mostrarse” y desplegar todo su repertorio de bramas, juegos, diálogos y corridas.

Este es el único rincón del país donde se puede vivenciar este particular espectáculo de la naturaleza, y Parque Luro es la única reserva de bosque de caldén del mundo.

Para la recorrida se arman grupos de 20 personas, aproximadamente, quienes conducidos por un par de guías del parque van caminando por los senderos hasta el mirador, pudiendo apreciar, también, la gran variedad de flora existente en el lugar, y acompañados de muchos pájaros, algunos residentes y otros visitantes.

brama01.jpg

Si en el día elegido para la caminata el cielo está despejado, la vuelta del mirador al epicentro del predio ofrece otro espectáculo de tintes épicos: la Vía Láctea en todo su esplendor, otra de las maravillas que resulta fantástica de apreciar desde este punto del mundo donde los horizontes quedan “lejos”.

Para quienes quieran realizar un visita más extensiva e intensiva, el parque cuenta con servicio de alojamiento en cabañas, restaurante, mesas y parrillas de uso público, además de otro tipo de actividades como lo son el senderismo, las visitas educativas al castillo, el Museo El Caserío y Matusalén, entre otras.

Para información y Reservas contactarse con el Concesionario de servicios Juan Pablo Olivera (02954) 15712939, o con Informes Parque Luro (02954) 452600 (int. 1947)